Hispanic L.A.EditorialLos padres antivacunas están...

Los padres antivacunas están enfermos

Mary o María, es maestra en una escuela secundaria del Valle. Su esposo también. Su padre enseñó en el mismo distrito escolar. Cuando cuenta acerca de las protestas de maestros y padres contra las vacunas, que están creciendo, tiene una palabra: «sabotaging», están saboteando.
A veces le da la impresión de estar rodeada de personas hostiles: colegas, padres y activistas.
Ahora, en numerosos distritos escolares a lo largo de California, desde el condado de Orange hasta el condado de Shasta, pasando por el de Los Ángeles, se está lanzando una revuelta. Son quienes se oponen a una reciente orden ejecutiva del gobernador de California Gavin Newsom, que establece la futura obligación de los alumnos de estar vacunados para poder participar en las clases en persona.
Este lunes 18 iniciarán una peculiar campaña que incluye walk outs – abandono de escuela o no envío de los chicos a estudiar personal o digitalmente y otras medidas. La razón: ellos se niegan a que sus hijos se vacunen y el gobierno estatal se los exige.

La iniciativa de Newsom aspira a que todos los estudiantes de los grados 7 al 12 estén vacunados para el próximo otoño una vez que las vacunas obtengan la aprobación federal final para todos los mayores de 12 años. Una vez que llegue la aprobación de la FDA – la Administración de Alimentos y Medicamentos – final para los niños de 5 a 11 años, el estado requerirá que también ellos se vacunen. Esto puede pasar a partir de enero próximo y la puesta en marcha del plan se calcula para el 1 de julio de 2022.
California será el primer estado del país en condicionar el acceso a clases en persona con la vacunación contra el COVID que tendrá lugar tanto en escuelas públicas como privadas.
Las protestas no esperaron hasta el inicio de las medidas. Lo hacen en nombre de un concepto de libertad que nunca aplicaron a las otras cuatro vacunas obligatorias, y en medio de una pandemia que ya ha matado a 700,000 estadounidenses en todo el país y 70,000 solamente en California.

En agosto Newsom había emitido una orden similar, destinada a docentes y personal administrativo, que ya ha entrado en vigencia y que da la opción de vacunarse o hacerse el examen de COVID semanalmente. En el distrito escolar de Los Ángeles (LAUSD) la vacunación es obligatoria.

La medida de fuerza de los padres anunciada en los medios sociales exhorta a los padres a no solo a no enviar a sus hijos ese día a estudiar, sino también a no excusar la ausencia de sus hijos ante la administración, para así hacer que las escuelas no puedan obtener los fondos de asistencia diaria promedio del estado.

De la misma manera piden a los maestros que falten a clase. El número de estos disconformes es muy exiguo. En todo el estado se han administrado 50,896,327 dosis de vacunas y el 71.7 por ciento de los residentes están completamente vacunados. Tuvimos 4.565.279 casos confirmados de contagio.

¿Cuál es el perfil de estos padres y sus simpatizantes? Muchos residen en áreas rurales; son blancos, y en su mayoría – aunque hay excepciones – simpatizantes de Donald Trump.
En una protesta, el 5 de octubre frente a las oficinas del Condado Stanislaus en la ciudad de Modesto, un centenar de activistas sacaron a sus hijos de la escuela y protestaron contra la orden de Newsom. Entre las pancartas que portaban se podía leer: “Mi hijo no es tu rata de laboratorio”, “Newsom ES el virus” y “Órdenes no son leyes”.
Parecería que los que no quieren vacunar – es decir, protegerlos a ellos y a sus compañeritos del contagio – a sus chicos son un frente unificado y sólido, pero no es así. Lo demuestran los números crecientes de vacunados desde que los gobiernos comenzaron a presionar y condicionar trabajo o estudios a la vacunación.
Tienen muchas explicaciones, diferentes y a veces hasta contradictorias.

  • Entre estos argumentos están los que dicen que se impongan vacunas para las paperas, el sarampión y otras enfermedades transmisibles es «comprensible», pero las del COVID «no han estado disponibles el tiempo suficiente”, aunque ya se vacunaron miles de millones y todo bien. El tiempo ha sido suficiente. Las vacunas son seguras.
  • Schuyler Wilson de Redding afirma que «No soy un antivacuna ni provacuna, soy pro- libertad». Otros dicen: «los padres debemos decidir qué es lo mejor para sus familias”. Sí, pero siempre que no enfermen a otras familias.
  • Supuestamente, dicen, los niños tienen una muy alta tasa de supervivencia de COVID y se ven menos afectados, algo que si pensamos, significa que que imponer sus principios políticos es más importante. Otro argumento es que «tenemos niños médicamente frágiles con los que no es necesario experimentar”.
  • Otro padre atestigua: “recibí la vacuna y aún así tuve COVID”. Nadie dijo que la vacuna es 100% eficaz, pero el 98% de los hospitalizados no fueron vacunados.
  • La enfermera Keryn Whitlow (¡una enfermera!) aduce que el mandato «no es constitucional”.  Fernanda Borges, una madre de la ciudad de Modesto, dice que California y la nación están «ya en las etapas del comunismo, el socialismo, o como quieras llamarlo».
  • La excusa más estrafalaria es : “mi religión me lo prohíbe”. Sólo la Iglesia de Cristo, Científico (cuyos adherentes son conocidos como «Científicos Cristianos») y la Iglesia Reformada Holandesa desalientan la vacunación en general, aunque los primeros, que prefieren oración a medicina, también recomiendan obedecer las leyes locales

Ni católicos, ni cristianos, ni judíos, ni musulmanes se oponen a la vacunación, aunque algunas sectas islámicas en Indonesia sí lo hacen. No por nada ese país tenía hasta hace poco la tasa de sarampión y rubéola más alta del mundo.

De pronto surgen fieles por cuenta propia que se pretenden religiosos con tal de no tener que vacunarse. Podrían tener éxito, porque el gobierno federal otorga un amplio margen de maniobra a lo que constituye una creencia religiosa sincera.

La verdad es que estos padres están confundidos; embebidos en hostilidad racial, en odio político, que los compele a dejar de razonar, a dejar de pensar en función de la salud física de sus hijos. Todo para seguir el rebaño, no alejarse de la “causa”, ser parte de algo que los enaltece. Aunque también los vilifica. Es el sentido torcido de identidad que generó el trumpismo y por eso el movimiento antivacunas creció tanto.

Es una enfermedad que amenaza con contagiarnos.

Series NavigationLos acaparadores de Los Ángeles: un mal social y contagiosoLatinos votaron en masa contra la destitución del gobernador Newsom
Esta es la parte 4 de un total de 5 partes en la serie Gente de Los Angeles
Gabriel Lernerhttps://hispanicla.com
Fundador y co-editor de HispanicLA. Editor en jefe del diario La Opinión en Los Ángeles hasta enero de 2021. Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y editor de noticias, también para La Opinión. Anteriormente, corresponsal de radio. Tiene tres hijos adultos que son, dice, "la luz de mi vida".

Comenta aquí / Comment here

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe una revista semanal con lo más nuevo de HispanicLA y con los artículos que hicieron historia.

En portada

Walt Whitman: Canto a mí mismo; prólogo y traducción de Jorge Luis Borges

0
Presentamos en Hispanic L.A. el prólogo de Borges a su propia traducción del Song of Myself de Walt Whitman, la traducción misma y el original en su versión de 1892, además de varios facsímiles del manuscrito original con las correcciones del poeta

Lo más reciente

Relacionado