Hebe de Bonafini: el legado de la campeona de los derechos humanos es global

Hebe de Bonafini fue la líder de las Madres de Plaza de Mayo, el grupo que cofundó en 1977, un año después de que la sangrienta dictadura militar tomara el poder en Argentina, con un fuerte apoyo y aliento de Washington. Falleció el 20 de noviembre de 2022 en La Plata.

Cuando el hijo mayor de De Bonafini, Jorge, fue arrestado y desaparecido por los militares, ella inició interminables rondas por hospitales, comisarías, juzgados y morgues en busca de su hijo. Posteriormente, su otro hijo, Raúl, también desapareció. Las rondas se multiplicaron. Estaba buscando al menos sus cuerpos.

Las autoridades nunca dieron una explicación sobre sus paraderos. Durante esas búsquedas, De Bonafini se encontró con otras madres que también buscaban a sus hijos e hijas secuestrados y desaparecidos.

El gobierno de facto, llamado “La Junta” —cuya misión era “eliminar la amenaza de una revolución de izquierda” pero que en realidad asesinó a miles de jóvenes, estudiantes, sindicalistas e incluso “disidentes” religiosos—prohibió las reuniones de más de tres personas. Entonces, las madres comenzaron a caminar todos los jueves en sentido contrario a las agujas del reloj alrededor de la torre del reloj ubicada en el centro de la Plaza de Mayo, la plaza principal frente a la residencia presidencial en Buenos Aires.

Espacio publicitario
Lee también:   Imparable la tragedia en el Mediterraneo

Su demanda era que sus hijos regresaran vivos a casa.

Las Madres de la Plaza, como las llamaban entonces, comenzaron a envolverse la cabeza con pañales de tela, que simbolizan los que alguna vez usaron sus hijos desaparecidos. Los pañuelos blancos en la cabeza se convirtieron en un símbolo del grupo.

A medida que las Madres se volvieron más activas y vocales, los militares tomaron represalias. La primera presidenta del grupo, Azucena Villaflor, fue secuestrada y asesinada, así como otras dos Madres.

De Bonafini se convirtió en líder de las Madres. El grupo se convirtió no solo en un símbolo de resiliencia, sino también de valentía. Cuando se restableció la democracia, en 1982, las Madres fueron uno de los grupos más determinados en llevar a los militares a los tribunales.

Más tarde ayudaron a crear las Abuelas de la Plaza. La misión de esta organización es identificar a los niños nacidos de madres jóvenes—sus hijas—secuestradas por militares. Esos niños fueron dados en adopción y sus madres asesinadas.

Las Abuelas ayudaron a crear un banco de ADN para ayudar a identificar a esos niños “perdidos”. Hasta el momento, más de 120 nietos fueron identificados y “recuperados”.

De Bonafini estuvo activa hasta sus últimos días. Pertenecía al ala más radical de las Madres. Denunció constantemente el papel de Washington en los golpes de Estado y su control sobre los gobiernos de derecha en América Latina.

Lee también:   Más migrantes en la frontera y proyecto de ley para ´Dreamers´

También fue controversial debido a su abierta simpatía y activismo en apoyo de las administraciones de Néstor (2003-2007) y Cristina Kirchner (2007-2015) y enfrentó críticas por aparentemente mal manejo de los fondos de su organización sin fines de lucro.

Durante el mandato de De Bonafini como presidente de las Madres, la organización alcanzó el reconocimiento internacional, lo que ayudó a crear una fuerte oposición internacional a las violaciones generalizadas de los derechos humanos por parte de los militares, que en última instancia ayudaron a la caída de la junta en 1982.

Bajo el liderazgo de De Bonafini, las Madres se convirtieron en una organización de derechos humanos activa e influyente en Argentina.

Algunas sociedades con gobiernos represores han reproducido el modelo de las Madres para exigir justicia.

A Hebe de Bonafini le sobrevive su única hija, María Alejandra.

Perfil del autor

Eduardo Stanley se graduó de la Escuela de Cine de la Universidad Nacional de La Plata, Argentina. Realizó estudios de post grado en Semiótica en la Universidad de Bucarest, Rumanía, y trabajó tres años como profesor de Logica y Teoría del Lenguaje en la Universidad Autónoma de Sinaloa, México. En Estados Unidos desarrolló una amplia carrera periodística, incluyendo Univisión, Telemundo, varias publicaciones comunitarias del Valle Central de California, y también como free lance para publicaciones nacionales e internacionales, como La Opinión (Los Angeles) y La Insignia (España). Actualmente es editor del periódico mensual Community Alliance y produce in show radial en español en KFCF 88.1FM, de Fresno. 

Lee también:   Ucrania-Rusia, de la independencia a la invasión
Espacio publicitario