Keison Carrillo y Fernando Carrillo: solidaridad durante la pandemia

En esta ocasión quiero resaltar el ministerio de los  apóstoles Keison y Belkis Carrillo, quienes fundaron la Iglesia Misión Cristiana para el Mundo y la @Fundación Todas las Cosas en Común. Están celebrando esta semana 21 años de servicio ininterrumpido en  las comunidades más vulnerables del oeste de la ciudad de Barquisimeto. Es una labor casi anónima a nivel internacional pero que quiero dar a conocer por medio de la plataforma de Hispanic LA.

Galería de fotos

Red de voluntarios

Barquisimeto es una ciudad moderna en el estado Lara. Es la cuarta ciudad más poblada de la República Bolivariana de Venezuela con aproximadamente 2 millones de habitantes. Es considerada la capital musical del país, por la afición que tienen sus habitantes por la música, algo no muy conocido hasta que apareció en la escena internacional el maestro Gustavo Dudamel (@Gustavodudamel) actual director de la orquesta sinfónica de Los Ángeles y la sinfónica Simón Bolívar. Dudamel es oriundo de esta ciudad y  orgullosamente Guaro, como se les dice cariñosamente a los larenses.

Keison Carrillo y Fernando Carrillo: solidaridad durante la pandemia 7
Keison y Belkis Carrillo

Esta extraordinaria pareja dirige un red de aproximadamente 500 voluntarios que sirven cada mes a unas 20,000 personas de bajos recursos. Entre los servicios que la fundación realiza son fundamentales los comedores populares que ofrecen almuerzos en 20 zonas vulnerables de la ciudad principalmente a ancianos, niños, mujeres embarazadas y personas con disabilidades. 

Ocasionalmente, salen brigadas de voluntarios a llevar almuerzos al hospital central de Barquisimeto y algunas de las cárceles locales. Allí dan comida no solamente a pacientes y privados de libertad, sino también a los policías y el personal médico. También proveen almuerzos a los maestros de varias escuelas primarias. 

La fundación realiza un trabajo con niños y jóvenes de forma integral. En la sede principal  tienen un espacio seguro donde realizan tareas dirigidas, clases de música, danza, arte, teatro, atención psicológica, prevención contra las drogas. Asimismo, academias deportivas de karate, basquetbol, beisbol, voleibol y futbol. Este programa de atención alcanza a cientos de niños y jóvenes cada mes.

¡Vidas transformadas, comunidades transformadas!

También se organizan cuadrillas de limpieza en las calles del municipio y en escuelas públicas. Los voluntarios son adultos mayores que se benefician del banco de alimentos, y por dignidad quieren aportar algo y no solo recibir un almuerzo. Los jóvenes pintan murales con mensajes positivos en contra de las drogas y la violencia, fomentando una cultura de paz y de respeto por la vida.

La fundación construyó y donó el centro comunitario Madre Teresa de Calcuta, donde se provee atención primaria y preventiva de la salud. Se ofrecen servicios de mediación por disputas civiles, orientación psicológica y defensoría de mujeres y niños. Ocasionalmente se realizan jornadas odontológicas donde se atienden a cientos de niños. También se construyó un modernísimo gimnasio accesible para los jóvenes y adultos de la comunidad para estimular el ejercicio físico.

Esa es la misión de la fundación. Lo pude corroborar en una de las primeras visitas que realicé al sector La Municipal donde está la sede principal. Keison Carillo (@Keisoncarrillo)  compartió  que los barrios en los alrededores eran de los más peligrosos de Barquisimeto con unos índices delictivos muy altos. Tienen callejones intransitables, donde ocurrían atracos y violaciones con regularidad. 

Hoy es una comunidad con índices delictivos muy bajos, según me lo confirmo el comisionado jefe de la policía local. Los vecinos participan y apoyan casi todos los proyectos y se está creando una cultura de paz y de autogestión. Por ejemplo, un callejón donde antes aparecían cadáveres y llamaban  Callejón de la muerte ahora es un espacio comunitario rebautizado como Callejón de la esperanza, un ejemplo de transformación comunitaria. 

Fernando Carrillo y su fundación Ángel Spirit se unen para multiplicar la solidaridad.

Al preguntarle al Apóstol Keison Carrillo de donde han salido los fondos para los programas de solidaridad durante las últimas dos décadas,  expresó lo siguiente:

En medio de la pandemia la solidaridad continúa

“En su gran mayoría y por 21 años, con fondos propios de la feligresía de nuestra iglesia,  que ha entendido que más bienaventurado es dar que recibir y que Dios ama al dador alegre. En los últimos dos años el  actor Fernando Carillo (@Ferrcarrillo), a través de su Fundación Angel Spirit, ha sumado sus esfuerzos de solidaridad a esta linda labor”. 

“Fernando Carrillo ha sido consecuente y ha manifestado en reiteradas ocasiones que  se considera parte nuestra. Su apoyo  ha sido fundamental y lo hemos adoptado como parte de esta familia. El tiene un corazón generoso y un profundo amor por los niños y jóvenes de Venezuela” 

En medio de la pandemia del coronavirus en Estados Unidos y en América Latina, surgió un debate en relación a las recomendaciones de los gobiernos de suspender las actividades religiosas en templos, mezquitas y sinagogas. Desde sectores seculares y ateos se ha cuestionado el rol de la religión en la sociedad. La Iglesia MCM suspendió todos sus cultos masivos entre semana y los domingos, que congregaban a miles de personas. También están suspendidas temporalmente  la mayoría de las actividades de la Fundación TCC, acatando las disposiciones del gobierno de Venezuela. 

El templo está cerrado. Pero la iglesia continúa abierta por medio de las acciones de solidaridad de sus miembros en la calle. Es así como hasta la fecha desde que iniciaron las medidas de cuarentena en marzo debido a la pandemia, los voluntarios han repartido 10,328 almuerzos a los más vulnerables. En el 2018 solo en la sede principal se repartieron 238,206 almuerzos y en el 2019 150,542.

Un llamado al maestro Gustavo Dudamel

El apóstol Keison Carrillo nos comparte que la idea de la Fundación surgió: “En primer lugar de la inmensa necesidad y vulnerabilidad de nuestro pueblo más pobre. En segundo lugar, de una carga en mi corazón por responder a la palabra de Dios. Jesús nos dio ejemplo al alimentar a la multitud, no sin antes decirle a los discípulos: denle ustedes de comer. Jesús siempre tenía compasión de la gente y nos enseñó que como él hizo nosotros debíamos hacer”.

 Al reflexionar en la situación actual agravada por la pandemia, nos dice: “el sueño más grande es que un día no muy lejano los niños salgan de la situación de vulnerabilidad y puedan estar en pleno desarrollo y las personas de tercera edad vivir una vejez digna.  Sueño con un país sin hambre, sin pobreza y que desarrolle todo el gran potencial que tiene.”

Aunque este articulo no está enfocado en el maestro Gustavo Dúdamel, resalta su extraordinaria carrera como director de música clásica que combina con su labor social musical ayudando a jóvenes de escuelas públicas en barrios vulnerables que forman la Orquesta Juvenil de Los Ángeles (YOLA). Quiero aprovechar la tribuna de Hispanic LA para pedirle al Guaro predilecto de Barquisimeto nos ayude a multiplicar la solidaridad de la fundación TCC en Venezuela.

Venezuela es un país dividido políticamente, aislado internacionalmente. Las sanciones económicas de  Estados Unidos están perjudicando a los más pobres. Los medios de comunicación en su mayoría resaltan las malas noticias. Pero aquí, la labor espiritual y altruista de los apóstoles Keison y Belkis Carrillo, resaltan. Como diría Augusto Mijares en su obra Lo Afirmativo  venezolano: “Explorar, valorizar y defender la dimensión espiritual de Venezuela es tan importante como cuidar su integridad material. O más”.

La iglesia MCM y la fundación TCC  nos muestran caminos de solidaridad basados en el amor y el servicio a los pobres, que es el verdadero evangelio de Cristo. Celebro sus 21 años de labor pastoral y social en Barquisimeto y agradezco el apoyo que el actor de larga trayectoria  internacional Fernando Carrillo ha venido prestando durante los últimos dos años y que ha permitido multiplicar la solidaridad entre los más humildes y necesitados en Venezuela.

El autor con Gustavo Dudamel

Keison Carrillo y Fernando Carrillo: solidaridad durante la pandemia 8

 

Keison Carrillo y Fernando Carrillo: solidaridad durante la pandemia 9

Artículo anteriorDictamen: Trump debe entregar fondos que retenía a ciudades santuario
Artículo siguienteTelesalud: nueva modalidad para personas con enfermedades crónicas
Ricardo Corzo Moreno
Ricardo Moreno originario de Venezuela, se radico en Los Ángeles en 1991. En 1999 obtuvo una licenciatura en teología en el seminario teológico latinoamericano, en la ciudad de La Puente, California. En el 2002 obtuvo una maestría en divinidades en la escuela graduada de teología de la Universidad de Redlands en California. En el 2004 realizo un diplomado en ética y políticas públicas en la escuela de divinidades de la universidad de Harvard en la ciudad de Cambridge, Massachusetts. En el 2012 estudio un diplomado en liderazgo latino y fue un académico becado del centro Cecil. L. Murray del departamento de religión y cultura, de la facultad de artes y letras de la Universidad del sur de California. Moreno fue organizador regional de la Coalición de Defensa de los Derechos Humanos de los Inmigrantes de los Ángeles (CHIRLA por sus siglas en ingles). También fue asociado nacional para relaciones con Latinos de Bread for the World, una organización basada en Washington DC, que influye (lobby) al congreso de Estados Unidos, en temas del hambre, pobreza, migración y desarrollo internacional. También fue asesor del embajador de la República Bolivariana de Venezuela en Washington DC, Bernardo Álvarez Herrera, (2003-2010). Moreno es autor del capítulo “La Iglesia Presbiteriana y los Inmigrantes” del libro “Vivir y Servir en el Exilio” publicado por la Fraternidad Teológica Latinoamericana y la editorial Kairos de Argentina. Sus artículos de opinión fueron publicados con regularidad por el periódico La Opinión de Los Ángeles, el periódico en español de mayor circulación en los Estados Unidos y es un colaborador frecuente para Aporrea, un portal digital venezolano de divulgación de noticias socio-política y cultural, independiente de toda influencia gubernamental o privada. También ha sido invitado regularmente por CNN, Univisión, Telemundo Internacional, Al Jazera, Rusia TV y otros medios de comunicación internacionales para comentar sobre los asuntos políticos de Venezuela y de los latinos en Estados Unidos. En el 2015 regreso desde Los Ángeles a su país natal Venezuela, y se radico en la ciudad Caracas, donde se desempeño como director general del despacho del vice ministro para América del Norte, de la cancillería venezolana. Fue miembro de la delegación oficial a la 71ava Asamblea General de las Naciones Unidas, en la ciudad de New York (Septiembre 2016). Desde el 2018 se desempeña como consultor independiente en temas políticos, sociales, y religiosos, tanto nacionales como internacionales.

Nos interesa tu comentario / We are interested in your comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.