La articulación provocadora de la derecha mexicana y las consecuencias para la democracia

Xóchitl Gálvez, Lilly Téllez y Kenia López, las tres legisladoras del PAN que vociferan, insultan, agreden y falsean la realidad, tienen su megáfono en los medios de comunicación que amplifica sus voces.  Parecen ir tomando temas y los disparan para ir danzando con ellos como si estuvieran coreografiados, parece ser lo que un monero definió como el ballet de la derecha, ya que con en conjunto danzan al unísono lectores de noticias, pseudo analistas y académicos.

Muchos pensamos que eran personajes desafectos por el cierre del grifo presupuestal, y mientras muchos lo son, como por ejemplo los dueños de periódicos o algunos críticos del CIDE, la realidad parece sugerir una articulación política profunda, que igual financia campañas de bots o a “intelectuales” o paga peticiones de amparo, vaya usted a saber si también soborna jueces.

La agresión de las senadoras se monta en una campaña de largo alcance que arrancó en 2006 al etiquetar a AMLO como el peligro de México; siguió con que era (Hugo) Chavista, traería el comunismo a México y hasta dijeron que estaba apoyado por el oro de Moscú, siendo que Rusia no es comunista y la URSS nunca se distinguió por enviar oro, aunque si financian campañas de desinformación en redes sociales.

El ataque a los libros en las escuelas

El evento más reciente en la campaña es el ataque a los libros de texto gratuito que articula a las organizaciones de ultraderecha creadas y sostenidas por la iglesia católica, como la Unión Nacional de Padres de Familia, a obispos y pastores cristianos, a juezas que alegremente tratan de bloquear el reparto de los libros y una determinó que debían tirarse los libros y reimprimirse los libros viejos. ¿tendrá idea del costo de esa decisión?

Lee también:   Asalto contra la democracia en el Senado

Llegan al grado de que en Aguascalientes la gobernadora, Maria Teresa Jiménez,  pisotea el estado laico al retratarse bajo la virgen acompañada de un obispo, paso seguido en ese Estado se arma una marcha en contra del libro de texto porque dicen que introduce el comunismo y ataca la moral al abordar la educación sexual, tema crucial en un país con problemas de embarazo precoz.
La campaña contra los libros de texto muestra con claridad como se articula la campaña, aunque falta encontrar la hebra del financiamiento.

Una campaña para debilitar al gobierno

Gálvez, Téllez y  López no son un fenómeno espontáneo. Fueron parte de un proceso para lanzar una candidata por medio del ataque al gobierno.

Para eso contaban con información o consignas que alimentaban sus arranques. En el proceso de depuración faltaba ver quién penetraba en el ánimo de los titiriteros, porque las tres recibían atención de los medios. López pareció desinflarse antes del proceso de selección de candidata, Téllez pareció darse cuenta de no contar con el aval que deseaba y tiró la toalla; Gálvez siente que va en caballo de hacienda pero descubre que armar casas de lego o entrar disfrazada de botarga al senado es insuficiente para convencer a los aparatos partidistas, en especial al que pertenece diciendo no pertenecer y los panistas son muy celosos de las declaraciones de lealtad.

Lee también:   Historias de inmigrantes: siempre seremos mexicanos

Para algunos Claudio X es el articulador, o por lo menos así parece, para otros es el ejecutor de una estrategia trazada más arriba, ya sea por los oligarcas o por una alineación de la derecha donde jugarían factores de la iglesia.

Esta estrategia ha avanzado con solidez y efectividad relativa. Logró descarrilar el intento presidencial por controlar la Suprema Corte y aseguró contar con apoyo judicial, no solamente para conseguir amparos al por mayor, sino definiciones jurídicas de largo aliento. Frenaron los megaproyectos gubernamentales, como el tren Maya y la construcción de aeropuertos, pero no lo evitaron.

Sin votos y con fracaso

La campaña busca obstruir al gobierno, generar la impresión de inestabilidad e ingobernabilidad, culpar al gobierno de polarizar, debilitarlo para dificultarle la sucesión presidencial y hasta celebran los llamados interventores de Estados Unidos.
La estrategia ha fallado en varios sentidos: el gobierno logró crecimiento económico y control de la inflación, no han logrado convertirla en votos, y no obstante haber alineado en una coalición a tres partidos de oposición con serias diferencias ideológicas y hasta declaraciones de enemistad eterna, fracasaron para mantener el Estado de México y se quedaron con Coahuila debido a los errores de MORENA.
La campaña no ha logrado crear un ambiente adverso que frene las inversiones, México recibe empresas que salen de China y otras que buscan utilizar el T-MEC e instituciones multilaterales reconocen el mérito financiero y fiscal del gobierno. Mucho menos fructificaron los rumores que presagiaban un escenario catastrófico, como el derrumbe del peso que en lugar de caerse a 35 por dólar ha llegado a menos de 17.
La articulación provocadora seguirá actuando y tendrán que pensar sus acciones de perder la presidencia.

Lee también:   Seguidores de Bernie Sanders, ¿adónde vamos ahora?
Perfil del autor

Investigador visitante en UT Austin. Chair, International Advisory Board for Immigration Studies. U.S.-Mexico Research Program. UCLA. Director asociado de la revista Araucaria. Director del semanario El Reto. Testigo experto en juicios de asilo político y para frenar deportación de mexicanos en Estados Unidos. Posdoctorado en Historia, University of California, Los Angeles. Doctor en Ciencias Política (UNAM). 35 libros publicados y más de 1,000 artículos. Traducido al inglés, francés e italiano. Pionero en varias áreas de investigación: análisis de redes políticas, estudios sobre humor político, democratización en México, temas fronterizos (agua, migración y seguridad) y sobre Crimen Autorizado.

Escuelas comunitarias de California
Botón volver arriba

Descubre más desde HispanicLA: la vida latina desde Los Ángeles

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo