sábado, septiembre 18, 2021
Hispanic L.A.Salud públicaCoronavirusLos idiotas no desaparecen,...

Los idiotas no desaparecen, solo se reciclan: los antimáscaras de 1918

Uno se puede desgañitar y enroquecer solo del estupor de ver como tanta gente se rehusa a usar barbijos – o máscaras – para no contagiarse del coronavirus  (y luego difundir la terrible enfermedad a su familia y amigos) y para prevenir contagiar a otros. Especialmente ahora, cuando tenemos la esperanza de que estamos a punto de vencer la pandemia, especialmente sublevan hechos como el reciente asesinato de una cajera de supermercado por un cliente que se rehusó a ponerse la máscara.

Lo vemos al salir a caminar en nuestro barrio, cuando somos cuidadosos, mantenemos mucho más que la distancia requerida, cruzamos cuando alguien viene, más rápido si no lleva máscara.

Por qué no las usan

Comentamos el porqué no las estará usando ese grupo de mujeres con niños, esa parejita joven, los jornaleros que se juntan bien temprano a vender su trabajo.

Y no usan máscara porque… bueno, por mil razones. Que la llevan en el bolsillo y la usarían cuando viniese la ocasión. Que es incómoda. Que no se puede uno contagiar en un parque con naturaleza y todo. Que no me moleste.

Pero si solo fuera eso.

Porque los que se niegan a usar máscara le encuentran un trasfondo ideológico. Es como si el «estado opresor» les coartara – y eso no lo van a aceptar jamás – sus libertades.

Claro, la libertad de contagiar a otras personas desconocidas. Y la libertad de contraer el virus y contagiar a sus padres y el resto de sus familias. Como ha pasado multitud de veces.

O directamente, en su histeria y como reflejo de adónde nos encaminamos, comparan la disposición de usar máscaras con el Holocausto. Así lo hicieron los 270 empleados de un hospital metodista que demandaron a su empleador por exigirles usar máscara en el edificio. Así lo hizo una nueva congresista perteneciente a las filas del temible Quanon. Después se disculpó.

Pero no aprenden. Porque no quieren aprender. Están cerrados. Están en una burbuja que se alimenta de falsedades a cual más estrambótica, nefasta.  Sí, ya que es Donald Trump, el afortunado expresidente de Estados Unidos, quien alimenta su ignorancia y promueve sus reacciones violentas.

Ya sucedió hace 100 años

No es la primera vez.

No me refiero a los seguidores de Trump y su ceguera. Esa es la carne de cañón de miles de déspotas, tiranos y mero aspirantes a serlo. Me refiero al barbijo, la máscara.

En San Francisco, noviembre de 1918, un policía trata de convencer a un ilustre ciudadano que use la máscara.

No es la primera vez que Estados Unidos sufre una epidemia mortal. No es la primera vez que se desató una virtual guerra por el cubreboca. La primera vez, ganaron los oponentes.

Efectivamente, «durante la epidemia de la gripe llamada «Española» en 1918, residentes de San Francisco formaron la «Liga contra la máscara«.  San Francisco fue, finalmente, una de las ciudades que más sufrió del mal, con una tasa de mortandad elevada».

Lo aclara el prestigioso sitio Politifact, perteneciente al Instituto Poynter de Estudios de Periodismo en St. Petersburg, Florida, propietarios del diario Tampa Bay Times.

El equipo de Poynter se propuso aclarar la veracidad de un reclamo, hoy borrado, que apareció en Facebook, y que contenía el texto arriba citado.

Con médicos

Reveló que los miembros de la «Liga», que incluían varios médicos, efectivamente se oponían al uso de las máscaras como método para prevenir la difusión de la influenza. Organizaron mitines en los que miles de personas se congregaron, sin máscaras.

Citando datos del Centro de estudios de la gripe en la Universidad de Michigan, confirmaron la existencia de esa liga de hace 101 años.

El reclamo fue también estudiado por Tim Mak, reportero de NPR, quien halló numerosos datos sobre la Liga contra la Máscara a partir de diversas fuentes y condensadas en su página de Twitter.

Era octubre de 1918, dos o tres semanas antes del fin de la Primera Guerra Mundial. El número de casos de la gripe en la ciudad de San Francisco estaba fuera de control. La municipalidad emitió un edicto que requería que todos llevasen máscaras, «a menos que estén comiendo», dice el artículo de Poynter.

Para que no surgiesen problemas como los que conocimos cien años después, trataron de darle a la decisión un aura de patriotismo. Y la mayoría de la ciudadanía siguió la orden. Pero algunos se resistieron. El 27 de octubre, 110 de ellos fueron arrestados por no llevar máscaras, lo que costó a la mayoría de ellos la friolera de cinco dólares. Otros, agrega Politifact, fueron a la cárcel.

Ida y vuelta, como ahora

Como aquí y ahora, dos semanas después la cantidad de contagios bajó y la ciudad permitió la apertura de teatros y eventos deportivos. Pocos días después el alcalde anuló la ordenanza que obligaba usar máscara. Pero los nuevos casos no tardaron en llegar y multiplicarse.

La ciudad volvió a ordenar el uso de máscaras, en enero de 1919.

Fue allí que los antimáscaras formaron oficialmente la Liga, formada por «ciudadanos de espíritu público, médicos y fanáticos»,  según el libro de Alfred Crosby, «La pandemia olvidada de Estados Unidos: la gripe de 1918», que se puede leer parcialmente aquí.

En sus reuniones participaban hasta 2,000 personas. Sin máscaras. Como ahora.

¿Cómo les fue?
Ganaron. Ante la oposición pública, la ordenanza que obligaba a usar máscara fue cancelada el 1 de febrero, por segunda vez. Poco después, la Liga, habiendo logrado su cometido, se disolvió. No hubo otras organizaciones similares en otras ciudades. Se los llevó la historia.

En todo el país, 43 ciudades sufrieron la segunda ola de la influenza mortífera. San Francisco estuvo entre las de mayor tasas de mortandad: 673 por cada 100,000 habitantes. ¿Por qué? Especialmente, sigue el estudio de Politifact, por no imponer el distanciamiento social suficientemente rápido y por no mantener las limitaciones por tiempo suficiente.

Sin embargo, San Francisco resultó a la larga ser una de las pocas ciudades que intentó imponer el uso de la máscara, en lugar de recomendarla como la mayoría del resto.

Esta historia es verídica. Aquí el San Francisco Chronicle informa sobre el inicio del «flu» en San Francisco. Y está en otros medios. Solo que lo olvidamos.

Lee también

Sobre el debate nacional: la máscara como ideología
Poesía de los días malditos: 24 horas de coronavirus

Visitas de hoy a esta página: 95
Ultima hora 2
Hispanic L.A. últimos 30 días: 444628
Gabriel Lernerhttps://hispanicla.com
Fundador y co-editor de HispanicLA. Editor en jefe del diario La Opinión en Los Ángeles hasta enero de 2021. Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y editor de noticias, también para La Opinión. Anteriormente, corresponsal de radio. Tiene tres hijos adultos que son, dice, "la luz de mi vida".

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Desde Los Angeles

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe una revista semanal con lo más nuevo de HispanicLA y con los artículos que hicieron historia.

Lo más reciente

Relacionado

Los 5 temas más buscados

LOS 5 COMENTARIOS MÁS RECIENTES