martes, julio 14, 2020
More
    Inicio Politica América Latina Monseñor Romero en Twitter

    Monseñor Romero en Twitter

    El  24 de marzo de 1980, cuando Óscar Arnulfo Romero, arzobispo de San Salvador fue asesinado, Twitter no existía. Tampoco Facebook. Ni siquiera el internet ni los teléfonos celulares. Pasaría un año hasta que apareciese la primera computadora personal, la PC de IBM.

    El mundo individual era más pequeño. El tecnológico, inconmensurablemente más vacío y más grande.

    Cuando murió Romero nació la leyenda que casi medio siglo después llevaría su memoria a la canonización por la Iglesia Católica. La misma – pero no igual – que guardó silencio antes y después de su muerte. Escribió el poeta español Joaquín Suárez Bautista

    “¡Pobre pastor glorioso,
    asesinado a sueldo,
    a dólar,
    a divisa,
    como Jesús, por orden del Imperio.
    Pobre pastor glorioso,
    abandonado
    por tus propios hermanos de báculo y de Mesa…!

    Pasados todos estos años, el silencio ya no es posible. Encabeza la iglesia alguien nuevo, que no calla. Lo hacen santo, al cabo de un proceso prolongado.

    Pero la noticia explota. En los medios sociales, como si el ayer fuera hoy. Como un evento nuevo. Como noticia.

    Aquí están, pues, algunas expresiones del momento, en Twitter:

    Noticiero Hechos

    El funeral de Monseñor Romero fue el domingo 30 de marzo de 1980, un día para no olvidar en la historia, con una multitudinaria asistencia y que terminó en tragedia, decenas de participantes murieron frente a Catedral Metropolitana.

    Numa Molina

    En la medida que se aproxima la canonización de Monseñor Romero las fuerzas hostiles no lo soportan y arremeten contra sus estatuas. Es la misma clase pudiente y católica que lo asesinó.

    Martha Patricia M

    Cuando se le da pan al que tiene hambre lo llaman a uno santo,  pero si se pregunta por las causas de por qué el pueblo tiene hambre, lo llaman comunista, ateísta. Monseñor Romero. Homilía Septiembre 15 de 1978.

    Paola Alemán

    Qué milagroso eres, Monseñor Romero. Haces que hablen de ti, hasta los ateos y los que antes no te bajaban de comunista y guerrillero.

    Mahad

    ¿Va a China comunista 6 meses para cargar una foto de Monseñor Romero? Solo los ignorantes pueden creer que este tipo cree en Dios, es del FMLN.

     

    hispanicLA
    hispanicLA
    Instantáneas, opiniones, noticias y comentarios de los latinos de Estados Unidos

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Publicaciones recientes

    Dictamen: Trump debe entregar fondos que retenía a ciudades santuario

    La Corte federal de Apelaciones del Noveno Circuito otorgó esta semana una victoria al estado de California y la protección de los inmigrantes. Ciudades santuario El...

    Goya Foods: La guerra de los #hashtags

    En un mundo en que la reputación de una marca da un giro a la velocidad que se difunde un hashtag, un texto, un...

    Historias de inmigrantes: siempre seremos mexicanos

    He regresado varias veces a México, con las ganas de quedarme en mi país, de no abandonar otra vez la que considero mi casa, mi origen, lo más mío, aquello a lo que pertenezco, de no dejar mi México

    Estamos en Facebook y Twitter

    8,501FansMe gusta
    2,450SeguidoresSeguir

    Publicaciones al azar

    A Path with Heart: A Tsunami that Never Arrived

    The powerful earthquake and tsunami that struck Japan made me remember the tsunami alert that mobilized Mazatlán when I was a child.

    A Fat Man in a Plane (A Path with Heart)

    I consider calling the flight attendant to complain. Hey, why do you let this man pay for only one seat? He is taking up half of my own seat.

    Nosotros y él: Silvio Rodríguez en Los Ángeles

    Me sorprende descubrir cuánto ha cambiado. Silvio tiene panza. Silvio ya no tiene pelo. Silvio tienen el bigote blanco. Silvio camina despacio, se ve menos alto, se joroba, sonríe menos