Nadie le cree a Obama

Nadie le cree a Obama cuando de reforma migratoria se trata, o por lo menos nadie le hace caso. En su segundo informe de gobierno el presidente Obama se limitó a mencionar el fenómeno migratorio tan sólo una vez, cuando ligó el tema educativo al de los estudiantes indocumentados.

Con tono mesurado, el presidente exhortó por enésima ocasión a demócratas y republicanos “a trabajar para proteger nuestras fronteras, aplicar las leyes y resolver [la situación] de los millones de trabajadores indocumentados que hoy viven en las sombras”.

Fue el mismo discurso que utilizara durante la campaña de 2009; el mismo de hace un año, cuando su partido tenia la absoluta mayoría en el Congreso y fracasara rotundamente en aprobar reformas a las leyes migratorias.

El presidente concluyó su mención sobre la migración en su discurso aseverando “que será un debate difícil y que tomará tiempo”.

Pero para nuestras comunidades es de sobra conocido que la política migratoria, es mucho más que un debate difícil.

La mañana del 20 de enero, cuando seguramente el presidente ajustaba los últimos detalles de su discurso, en el pequeño poblado de Ellensburg en el estado de Washington, la represión del gobierno de Obama volvió a dejar estragos entre la comunidad migrante.

Agentes uniformados del FBI y del ICE, allanaron con lujo de violencia las humildes moradas de varias familias migrantes. Con armas en las manos, los agentes encañonaron a los residentes, incluyendo a varios menores y detuvieron al menos 30 personas. La mayoría de los detenidos, mujeres que trabajaban como recamareras en los hoteles de la región.

Lee también:   Divididos triunfaremos

El violento operativo en Washington indignó también a la comunidad religiosa de esa entidad; puesto que entre los detenidos se encuentran el Reverendo Gilberto Barrientos, pastor de la Iglesia Pentecostal Monte Sinaí, así como su esposa. El pastor, quien ha encabezado a la iglesia Pentecostal de Ellensburg por más de una década, enfrenta cargos penales por no acatar una orden de deportación. Los dos hijos del matrimonio son ciudadanos de Estados Unidos y se encuentran en casa de conocidos mientras sus padres se encuentran recluidos.

Un día después de la represión en Ellensburg, funcionarios del ICE dieron a conocer el saldo de otro fuerte operativo en contra de la población migrante, esta vez en el estado de Michigan. ICE, como siempre lo hace, insistió que el operativo en Michigan estaba orientado “a detectar a delincuentes”. El operativo de 4 días de duración y que se realizó en 7 condados de Michigan, tuvo como saldo la detención de 77 personas, de las cuales la mayoría no tenían antecedentes penales.

Es una actitud demasiado cómoda la que asume el presidente. Por un lado denuncia férreamente los desplantes xenofóbicos de gobiernos como el de Arizona y las propuestas descabelladas de los republicanos para atender la reforma migratoria. Pero por otro lado Obama atiza la represión contra nuestra población, para después pararse ante los reflectores y decir que es el momento de trabajar juntos para la reforma migratoria.

Lee también:   La muerte del Bitcoin

Mientras tanto en poblados como Ellensburg, Washington o Kalamazoo, Michigan, las comunidades migrantes todavía se recuperan del terror de la separación familiar y de las redadas migratorias. Son los hechos de Obama los que hablan más fuerte, porque sus palabras hace mucho tiempo que se las llevó el viento.

***

Perfil del autor

Christian Ramírez nació en la fronteriza ciudad de Tijuana, Baja California, México. A temprana edad, junto con su familia, se trasladó “al otro lado” y vivió en San Ysidro, California.
Desde 1994 ha trabajado para promover y defender los derechos humanos de las comunidades fronterizas, ocupando puestos de liderazgo en varias organizaciones populares de la región.
Se ha destacado como defensor de los derechos humanos y ha sido invitado a exponer sobre el tema de la frontera y los derechos humanos en conferencias y seminarios locales, regionales, nacionales e internacionales. En la actualidad es el coordinador nacional para asuntos migratorios del American Friends Service Committee.
Radica en el histórico Barrio Logan de San Diego, California.

Artículo anteriorAparece Palabra Abierta número 11
Siguiente artículo 72 Migrantes

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado