Rock indígena en California

Rodrigo Ayuujk: Rock indígena en california
Rodrigo Ayuujk : Rock indígena en california

El Rock and Roll, la música joven que se impuso arrolladoramente desde los 50s, nació y se desarrolló en inglés. Incluso en países donde se habla otro idioma, es común que muchas bandas locales de rock canten en inglés.

En Estados Unidos surgió hace unos 20 años el Rock en Español, una tendencia aceptada incluso por quienes no hablan esa lengua. Otra corriente popular es el “cross over”. Es decir,cantar en otro idioma que no es el propio para llegar a una audiencia diferente. De ahí, más artistas latinos cantan en inglés.

Pero existe una tendencia poco conocida dentro del rock que está ganando cada vez más adeptos. Es el rock indígena, que se expresa en el idioma de los primeros habitantes de diferentes regiones, y no en el idioma impuesto por los colonizadores.

“Yo estaba en la escuela preparatoria cuando surgió el levantamiento armado del ELZN” (El Ejército Zapatista de Liberación Nacional, 1994). “Eso avivó el sentimiento reprimido de la identidad que ha estado latente desde siglos”, dijo Damián Martínez, integrante de la banda de rock Sak Tzevul (que significa “Relámpago” en idioma Tzotzil) de Chiapas, México. “Coincidió con la rebeldía juvenil propia de la edad”.

Lea también / Read Also
No sólo por amor nos casamos

El pasado 9 de noviembre Martínez presentó un breve concierto en Madera, California. Ese es elhogar de miles de inmigrantes indígenas del sur de México que vienen a trabajar en el campo.

“El rock es la música más cercana a uno cuando eres joven. Al mundo adulto le molesta ver a un joven tocando la guitarra eléctrica… El rock es la música rebelde de los jóvenes”, completa Martínez. Él canta principalmente en Tzeltal, uno de los idiomas mayas.

Sak Tzevul fusiona rock con sones tradicionales del sur de México y también incorpora instrumentos tradicionales, creando un sonido original y poderoso.

 

Después de 20 años de aquella iniciación, el rock indígena sigue aumentando su audiencia. Crece el número de bandas. Y el alcance de los artistas que cantan en lenguas indígenas sigue creciendo. De esa manera también se enriquecen las expresiones de este género musical.

“Aparte del idioma, mi idea fue fusionar géneros de música que nos permitieran expresarnos mejor”, afirma Martínez. En México, agrega, existen más de 200 bandas y artistas que cantan en diferentes idiomas indígenas.

A pesar del crecimiento de esta corriente artística, Martínez lamenta el racismo y la discriminación existentes en México. Esa actitud se expresa en comentarios que ellos reciben particularmente por medio de las redes sociales.

Lea también / Read Also
Canto desconectado para Silvio, por Pilar Marrero
Rock indígena en california
Damián Martínez, integrante de la banda de rock Sak Tzevu. / Fotos: Eduardo Stanley

“Este movimiento va a crecer a pesar de todo, especialmente cuando los jóvenes comprendan que su idioma y su cultura son valiosos”, comenta Martínez, quien actualmente produce música y busca mejorar la calidad de grabación de estas bandas y artistas. “Hemos tenido encuentros con grupos similares de otros países, como Tibet, Groenlandia, Alaska, Perú, Argentina… ¡Es un movimiento mundial”!

Si bien el rock indígena es un fenómeno relativamente nuevo, la reivindicación de la música prehispana es anterior. Uno de los grupos musicales más notables de México, Tribu, lleva más de 40 años presentando esta música, interpretada con instrumentos también prehispanos. Tribu ha influenciado a las nuevas generaciones de músicos de México. El pasado 26 de octubre se presentó en Fresno, California, ante una deslumbrada audiencia.

Rodrigo Ayuujk Vargas canta en Mixe, uno de los 16 idiomas originales de Oaxaca, México, y junto a Martínez presentó su música en Madera.

“Cuando mi hermana se iba a casar dudé entre hacerle un regalo material o algo diferente. Entonces se me ocurrió componerle una canción. Primero fue instrumental pero sentí que le faltaba algo, asi que le agregué letra, en Mixe… La titulé ‘Fiesta’”!, dice Vargas, residente de la ciudad de San José, California. “Mi hermano llevó la grabación a la radio comunitaria del pueblo y a la gente le gustó. ¡Eso me motivó a seguir componiendo en Mixe”!

Lea también / Read Also
Una boda interracial en Los Angeles

En sus canciones, Vargas cuenta historias de su gente que vive “en el Norte”, como él, y busca destacar la importancia de su idioma.

“A veces mis paisanos que recién llegan se hacen los que no hablan Mixe!, dice Vargas. “A mi esto me molesta.”

No encontraremos en la música de Vargas a Elvis Presley cantando en Mixe. Porque su rock incorpora su idioma original pero también se “contamina” de otros ritmos más latinos, como la cumbia, dando lugar a una fusión musical original, festiva y bailable, muy bien recibida por su audiencia

“Hay mucha gente que nos agradece que cantemos en Mixe”, dice Vargas emocionado. “Esto nos ayuda a seguir adelante”.

Vargas empezó a componer en 2008. En 2013 estableció su primer banda, Entre Zurcos. También incursiona en acústico y electrónica.

“Nos presentamos en muchos lugares, la gente nos recibe bien… Siento que este movimiento esta creciendo. Incluso un amigo ya empezó a componer en Chatino, otro de los idiomas de Oaxaca”, concluye Vargas.

 

Artículo anteriorSomos migrantes; ¿por qué nos odian?
Artículo siguienteEl sexo es como una caja de chocolate: si no se controla, puede engordar
Eduardo Stanley
Nacido en Rosario, Argentina. Después de graduar de la Escuela de Bellas Artes (área de cinematografía), de la Universidad Nacional de La Plata, realizó un curso de postgrado en la Universidad de Bucarest, Rumania, sobre teoría de la comunicación. Durante tres años impartió clases de Lógica y Semiótica en la Universidad Autónoma de Sinaloa (Culiacán, Sinaloa), México. A mediados de los 80 se trasladó a Estados Unidos. Durante más de 30 años realizó trabajos de periodismo y documentación en el Valle Central de California, desempeñándose en diferentes medios de comunicación —principalmente en español. Actualmente es colaborador de publicaciones nacionales e internacionales y autor de dos ensayos: “Latino immigrant Civic and Political Participation in Fresno and Madera, California” y “Proyecto Campesino - 60 Years of History and Commitment for Equality and Justice in the San Joaquin Valley, California”.