Ajna, eclecticismo y electrónica hechos música

Ajna, eclecticismo y electrónica hechos música
Ajna / Courtesy Outside Lands
Ajna nació en la reconocida escuela de música Berklee, de Boston, Massachusetts, cuando seis estudiantes a punto de graduarse decidieron unir sus diferentes estilos musicales en uno solo.
A esa variedad de estilos musicales, sus integrantes le agregaron un componente adicional: la variedad de sus origenes nacionales y su cultura.
Así, el vocalista, compositor y guitarrista Felipe Maldonado es de Costa Rica, la tecladista Sidney Bichet nació en Nueva Orleans, el baterista Zak Icaza es ecuatoriano al igual que el guitarrista Saguiv Rosenstock; el vocalista de apoyo y operador de sintetizador OP1, Aaron Kennedy, es de EE.UU. y el bajista Carlo de Biaggio es italiano.
Lo que une tanta variedad es la música. Pero Ajna es algo más que la reunión de estos seis inquietos jóvenes.
“Llegamos todos a Boston a estudiar música, allí nos conocimos y la banda se formó al final, casi cuando estábamos por graduarnos después de cuatro años de estudios”, dice Saguiv Rosenstock durante la presentación de Ajna en el Festival Outside Lands 2018, en San Francisco, el pasado mes de agosto.
“Cada uno tiene un estilo, cada uno tiene sus influencias”.
Pero, agrega Rosenstock, había un riesgo: “¡esto podía sonar como una ensalada!”
Sin embargo, no hay ensalada sino una armoniosa combinación de sonidos dominados por el toque electrónico.
Ajna es el nombre budista del tercer ojo”, reflexiona Felipe Maldonado. Se refiere a esa parte del cerebro que los hindúes sitúan entre los ojos y que puede fortalecerse gracias al yoga y la meditación. El ajna se asocia con sabiduría. “Entonces hablamos de cosas que no podemos ver, de sueños lúcidos”.
El tema de Ajna, Chamillion, refleja esta idea: “Cada vez que tengo pensamientos sobre la realidad/Cómo puedo yo intentar/Cómo puedo yo intentar explicar/Algo que es extraño”.
Este espiritualismo está presente en muchos temas de Ajna.
Mientras tanto, sus integrantes tienen los pies bien puestos sobre la tierra y buscan consolidarse como grupo musical.
“Nos estamos mudando a Nueva York”, afirma el más ruidoso de la banda, el baterista Zak Icaza. “Aquí cada uno aporta lo suyo pero nos interesa el resultado final, y queremos seguir juntos”.
Aunque predomina el toque electrónico, Ajna tiene una evidente influencia indie.
“Lo importante es que esto suene bien, no forzado. Queremos concentrarnos en buscar un elemento común. Creo que lo estamos logrando”, concluyó modestamente Maldonado.
Escucha “Chamillion”, de Ajna:
https://ajna2.bandcamp.com/track/chamillion-worlds-single

Artículo anteriorMáximas y mínimas: Te iba a enviar dinero
Artículo siguienteEl Mal de Chagas Llega a Estados Unidos
Eduardo Stanley
Nacido en Rosario, Argentina. Después de graduar de la Escuela de Bellas Artes (área de cinematografía), de la Universidad Nacional de La Plata, realizó un curso de postgrado en la Universidad de Bucarest, Rumania, sobre teoría de la comunicación. Durante tres años impartió clases de Lógica y Semiótica en la Universidad Autónoma de Sinaloa (Culiacán, Sinaloa), México. A mediados de los 80 se trasladó a Estados Unidos. Durante más de 30 años realizó trabajos de periodismo y documentación en el Valle Central de California, desempeñándose en diferentes medios de comunicación —principalmente en español. Actualmente es colaborador de publicaciones nacionales e internacionales y autor de dos ensayos: “Latino immigrant Civic and Political Participation in Fresno and Madera, California” y “Proyecto Campesino - 60 Years of History and Commitment for Equality and Justice in the San Joaquin Valley, California”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí