San Antonio, Texas: Un camión lleno de migrantes muertos

Cincuenta y un migrantes muertos, en su mayoría mexicanos pero también hondureños y guatemaltecos,  fueron hallados,  luego de haber sido encerrados en un tráiler abandonado cerca de San Antonio, Texas. Este crimen es el caso de contrabando de personas más mortífero en nuestra historia.

La brutal acusación republicana

Escasos minutos después de que esto se hiciera público el gobernador del estado aprovechó la ocasión para culpar a la administración de la tragedia.  Gregg Abbott  tuiteó que las muertes ““son el resultado de las letales políticas de fronteras abiertas de Joe Biden”.

Fue una reacción brutal, cuando la magnitud de la catástrofe aún no se conocía. 

En cambio, fueron dignas las reacciones de los presidentes de México, López Obrador, y de nuestro país, Biden. Este último culpó de la “trágica pérdida de vidas” a las redes de tráfico de personas que año tras año organizan los cruces ilegales masivos de la frontera sur.

Pero la reacción de Abbott y las de otros portavoces republicanos no son solo brutales. 

Mentiras y restricciones

Son falsas, porque el gobierno federal sigue utilizando las mismas restricciones fronterizas de Trump. Específicamente, con el programa Quédate en México, por el que decenas de miles de solicitantes esperan en el lado mexicano que se celebren sus audiencias de inmigración. 

Lee también:   E-democracia

Y recién en mayo Biden ordenó cancelar la orden de salud pandémica conocida como Título 42, que ya se ha aplicado un millón de veces y que rechaza a solicitantes de asilo por considerarlos potenciales focos de infección del COVID. 

La regla ahora se sigue aplicando por imposición de un juez. 

Así, los modos y puntos de entrada más seguros de la frontera han sido restringidos. Y  muchos migrantes deben emprender los caminos más peligrosos para ingresar al país. Decenas han muerto en accidentes mientras viajaban secretamente hacia el norte. Muchos más se ahogaron al cruzar el Río Grande.  

Y finalmente están quienes han pagado a bandas criminales para que los llevaran en camiones, lo que da lugar directamente a tragedias como la que vimos en San Antonio.

Migrantes muertos, una tragedia que se repite

No es la primera vez.  En 2003, hallaron en un camión en Houston a 18 migrantes muertos de entre siete  y 91 años. En 2017, 10 murieron de calor y decenas se salvaron por milagro al ser descubiertas a tiempo en un camión cerrado en un Walmart en San Antonio. 

Invariablemente, llegamos al mismo punto: no alcanza con perseguir a las pandillas responsables del contrabando de migrantes, aunque sí es necesario. Las soluciones son políticas y económicas. Incluyen por un lado la reunificación de familias dentro de nuestro país y por el otro la creación de condiciones económicas en los países de origen, que ataquen las razones por las que deciden iniciar la peligrosa ruta al norte. Algo que la vicepresidenta Kamala Harris ha comenzado a organizar y que en ausencia de una reforma migratoria integral es el camino a seguir.  

Lee también:   Salud mental de niños en Miami-Dade, Florida

 

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado