lunes, noviembre 23, 2020
More

    Trump y la hidroxicloroquina: mentiras que cuestan la vida

    De tantas veces que el presidente Trump ha dicho mentiras, o forumulado ataques salvajes, o inventado conspiraciones alocadas, pretensiones inexistentes, ofensas contra todo quien lo contradiga o no le adule, de tanto que habla, ya nos marea, nos ahoga. Tratamos desesperadamente de ignorarlo y hacer como si no existiera.

    Oportunidades desperdiciadas

    De tantas escándalos diarios, parece que estamos viviendo una pesadilla. Que no puede ser.

    Pero lo es. Y va de mal en peor.

    Este hombre es un riesgo. En vez de sus acciones, declaraciones, tuits e inacciones equivocadas, con un liderazgo correcto y una administración medianamente eficiente se podía haber evitado la muerte de miles de estadounidenses. Si la orden de confinamiento en las casas se hubiera dado 15 días antes. Si se hubiera declarado el estado de emergencia para incrementar la producción de respiradores. Si se hubiera suministrado a los estados lo que los estados pedían – ¡máscaras!, ¡batas!…

    Pero ni existe el liderazgo correcto ni una administración medianamente eficiente.

    Hidroxicloroquina o no

    Esta semana se publicó la declaración de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que suspende “temporalmente” el uso de la hidroxicloroquina para tratar el COVID-19. Se veía venir y solo confirma la evidencia médica a los ojos de todos.

    Como se recordará,Trump promovió incesantemente las supuestas y falsas virtudes de la hidroxicloroquina, un medicamento para tratar la malaria, en la prevención y tratamiento del coronavirus. Llegó al punto de afirmar que lo estuvo tomando, personalmente, de manera preventiva por tres semanas.

    Muy probablemente, lo hizo.

    Y peligrosamente, algunos médicos trumpistas se revolcaron en el barro para encontrarle algún lado de autenticidad a la afirmación de su ídolo de que “funciona”.

    Pero el estudio muestra la falacia de las afirmaciones de la Casa Blanca sobre la hidroxicloroquina, la hipocresía en las loas a esta medicina, la realidad imaginada en la que quiere vivir el 40% del país.

    La primera vez que alabó la hidroxicloroquina lo hizo quizás sin demasiados miramientos ni atención ni despropósitos. Quizás ni siquiera se dio cuenta. Fue criticado por su ignorancia. Y como no soporta que le descubran un error, ahí es cuando insistió (“doubled down”) sin límites.

    La cura mágica

    Pero no solamente eso. Trump quiere crear, también desesperadamente, la falsa sensación de que existe un remedio, de que la vacuna está a la vuelta de la esquina, de que la salvación ha llegado, de que la crisis se ha superado y que él puede clamar “¡Victoria!” en noviembre. ¿Qué mejor que una cura mágica, sea inyectarse lavandina, ingerir un químico con largo nombre, junto con alentar a que otros vayan a la iglesia, so peligro de contagiar unos a los otros, mientras que él juega al golf? ¿Eh?

    Sin contar su defensa – en Twitter – en la que agresivamente alega que “¡por tres meses no jugué al golf!” Podemos reírnos.

    Esta insistencia casi demencial en la hidroxicloroquina es perniciosa y hace que miles de sus fanáticos la tomen. Piensan que eso los protege y se arriesgan a ser contagiados, enfermar, contagiar a otros y hasta morir. Independientemente de que quienes realmente lo usan para tratar el paludismo ahora no lo encuentran.

    ¿Qué les ha sucedido a los seguidores incondicionales de Trump que corrieron a abastecerse de la droga? ¿Quién lleva la cuenta de contagios?

    Un verdadero peligro

    Simultáneamente, la división política en el país llega a extremos angustiantes, que se reflejan en playas y bares repletos de gente sin máscara y sin distanciamiento, que están ahí arrimándose unos a otros como a propósito, y que inevitablemente resultan en más contagios.

    La OMS, para explicar su decisión, citó un estudio de la prestigiosa revista médica The Lancet que muestra más, y no menos mortalidad, en pacientes que tomaron hidroxicloroquina que en los que tomaron un placebo.

    Hasta en FoxNews, la red de noticias de cable que sirve como megáfono del Presidente, lo han desmentido y alertado a la población del daño que se pueden causar.

    Enfrentamos un verdadero peligro con este presidente. Un peligro inimaginable si llegamos a las elecciones y si las gana. El COVID-19 no tenía por qué matar tanta gente. Y encima de la ineptitud de su gobierno, el presidente insiste en incitar a su gente contra sus críticos. y convertirlo en arma electoral. Es inaceptable.

    Para ganar, todo le vale.

    Lee también

    La pandemia es el muro que tanto quería Trump
    La extraña maldad de enjaular niños inmigrantes en tiempos del coronavirus
    Vivir con los otros… a pesar del coronavirus

    Gabriel Lerner
    Gabriel Lernerhttps://hispanicla.com
    Editor en jefe del diario La Opinión en Los Angeles.Fundador y co-editor de HispanicLA.Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California desde 1989. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y anteriormente editor de noticias, también para La Opinión.

    Notas relacionadas

    Un llamado urgente a los senadores republicanos

    Es hora de que los senadores republicanos salgan de su estupor y reconozcan el triunfo de Biden y la derrota de Trump para que el país pueda salir adelante y atender las gravísimas crisis que confronta

    La frágil democracia estadounidense

    Donald Trump insiste en no reconocer su derrota, enfrascándose en una especie de golpe de estado en cámara lenta y a plena luz del día.

    Venezuela: ex viceministro Villegas en el Fogón de Hispanic LA (VIDEO)...

    Ex viceministro y embajador venezolano, la situación post-electoral en Estados Unidos y reportes sobre el COVID-19 desde Argentina, El Salvador, México, EE.UU. y Canadá en el Fogón del 21 de noviembre.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    catorce + 4 =

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Lo más reciente

    Un llamado urgente a los senadores republicanos

    Es hora de que los senadores republicanos salgan de su estupor y reconozcan el triunfo de Biden y la derrota de Trump para que el país pueda salir adelante y atender las gravísimas crisis que confronta

    La frágil democracia estadounidense

    Donald Trump insiste en no reconocer su derrota, enfrascándose en una especie de golpe de estado en cámara lenta y a plena luz del día.

    Venezuela: ex viceministro Villegas en el Fogón de Hispanic LA (VIDEO)

    Ex viceministro y embajador venezolano, la situación post-electoral en Estados Unidos y reportes sobre el COVID-19 desde Argentina, El Salvador, México, EE.UU. y Canadá en el Fogón del 21 de noviembre.

    HispanicLA apoya  a Xavier Becerra para secretario de Justicia

    Hispanic LA le pide al presidente electo Joe Biden que elija a Xavier Becerra como el próximo secretario de Justicia de Estados Unidos

    Estamos en Facebook y Twitter

    4,575FansMe gusta
    1,973SeguidoresSeguir

    Los 5 populares de la semana

    Cuatro poemas de la revolución mexicana

    Pablo Neruda: A Zapata; Salvador Novo: Del pasado remoto; Salvador Novo: Del pasado remoto; Manuel Maples Arce: Vrbe, superpoema bolchevique en 5 cantos

    Esta fue la literatura precolombina: aztecas, mayas, incas (imágenes)

    Todavía queda algo, muy poco, de esos escritos aztecas, mayas e incas, que podemos leer y analizar

    Comunismo y fascismo, el mismo perro

    Parafraseando a José Martí –y salvando las circunstancias y el simbolismo patriótico de la frase martiana—es evidente que el comunismo y el fascismo son del totalitarismo las dos alas. O dicho popularmente, son el mismo perro con diferente collar.

    El Cuervo de Edgar Allan Poe, traducción de Julio Cortázar

    “Es —dije musitando— un visitante tocando quedo a la puerta de mi cuarto. Eso es todo, y nada más.”

    Jacques Mesrine: Contigo en el infierno

    Jacques Mesrine, hijo de un industrial parisino, decidió convertirse a los 23 años en un asesino. “Uno de esos salvajes animales criminales que matan a sangre fría, una criatura de carne y hueso que no siente el menor remordimiento”