4 de Julio sin celebrar por miedo, un mal precedente

Como se lo mire, fue un precedente peligroso. Para algunas personas fue imposible celebrar el Día de la Independencia de Estados Unidos el 4 de julio. El principal motivo fue la violencia con armas, y ese tener que vivir en una sociedad donde las familias son sometidas a continuos tiroteos y abusos policiales, en los que hijos, hijas, padres y madres siguen muriendo.

4 de Julio ya no es lo mismo

El 3 de julio le hablé a un amigo para preguntarle cómo iba a celebrar el 4 de Julio. Él es un inmigrante muy entusiasta y amante de esta nación, donde ha vivido durante más de 30 años; tiene casa, hijos nacidos en este país y un buen trabajo. Su respuesta fue rápida y sin titubear.

“¡Celebrar! ¿Qué hay que celebrar?, cuando miles de familias siguen siendo víctimas de la violencia con armas y no hacemos nada para detenerla”, respondió.

Pero él no paró ahí. Parecía que estaba esperando la oportunidad de expresar su inconformidad y gritarla para que todos lo escucharan:

“¿Y qué me dices de la guerra”, añadió. “Seguimos inyectando millones de dólares a un conflicto sacrificando al pueblo ucraniano en lugar de buscar la paz directamente con Rusia. Es asombroso cómo muchas personas protestan más por el incremento de la gasolina, que por un conflicto donde mueren miles de personas”.

Lee también:   Calor extremo: nombran funcionaria en Los Ángeles

Y agregó. “¿Te acuerdas de la muerte de los 53 inmigrantes la semana pasada en Texas? ¿Y de la muerte de los 19 menores de edad en la escuela primaria de Uvalde hace unas semanas”?

A forma de conclusión, subrayó que ya no podemos estar tranquilos en un lugar público porque no sabemos si vamos a regresar a casa. Pero más preocupante es que, aclaró, “no sabemos si nuestros hijos regresarán’’.  En ese momento todavía no sucedían los tiroteos del 4 de Julio en Chicago y Filadelfia.

No aprenden más

El comentario que catapultó su enojo, molestia y preocupación fue el hecho de que hace unos días un joven afroamericano fue acribillado por ocho policías con 60 disparos en el estado de Ohio.

“Parece que no aprendieron con los castigos dados a los policías que asesinaron a George Floyd en mayo de 2020. No han pasado ni dos años de las protestas y el abuso policiaco contra las minorías no termina”, reflexionó.

Un día después, ya durante la celebración de Independencia de Estados Unidos, los tiroteos se volvieron a apropiar de las pantallas de televisión y de los celulares. Un tiroteo en Chicago, en pleno Desfile de Independencia, quitó la vida a seis personas e hirió a 30.

Pero cuando pensamos que las cosas no podrían ponerse peor, durante la exhibición de los juegos pirotécnicos en Filadelfia, un nuevo tiroteo surgió, donde fueron heridos dos policías.

Lee también:   Fortaleciminento del dólar: implicaciones y riesgos  

Y eso que no hemos incluido el hecho de que hace 10 días la Corte Suprema de la nación declaró anticonstitucional el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo durante la gestación, lo que ha generado una serie de protestas diarias por todo el país.

Con todos estos incidentes en menos de cinco semanas, no tuve otra opción más que estar de acuerdo con este gran ciudadano estadounidense, quien es propietario de un arma, pero que no se opone a las restricciones del acceso a las mismas.

Después de los dos tiroteos durante el 4 de julio volví a hablar a mi amigo para saber qué pensaba, pero ya no me contestó. Su esposa me dijo que no quiso hacer nada ese día y se había ido a dormir temprano.

Y usted, ¿tuvo razones para celebrar el 4 de julio?

Agustín Durán es editor de la sección Local del diario La Opinión, de Los Ángeles.

Perfil del autor

Agustín Durán es un inmigrante que ha ejercido el periodismo en diferentes medios de Los Ángeles por 23 años y actualmente es editor de Metro de La Opinión. Es graduado de Ciencias de Comunicación en Ciudad de México y tiene una maestría en Comunicación Masiva de la universidad de Northridge. Es padre, esposo y es tan escéptico que no le cree ni a su madre cuando le dice ´te quiero´, se lo tiene que probar.

Lee también:   El calor mata en silencio

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado