California lucha contra el odio, por Gabriel Lerner

En California, como en el resto del país, los delitos de odio contra minorías o supuestos rivales políticos han subido verticalmente en los últimos tres años. 

El gobierno estatal intensificó sus esfuerzos para combatir este cáncer que atenta contra la integridad de nuestra sociedad. Estas son las leyes y políticas. Es así como California lucha contra el odio. 

AB 2282

Pocos días atrás, el 18 de septiembre, el gobernador Gavin Newsom firmó la ley AB 2282,  parte de una campaña estatal de combatir la proliferación del odio político. Es, por supuesto, una reacción al movimiento fascista que hasta el surgimiento de Donald Trump en 2015 estaba debajo de la superficie, en los extremos como corresponde. 

Ya en otros artículos de esta serie en Hispanic L.A. he mencionado los grupos de odio y milicias armadas en California. Se pueden encontrar aquí. 

La AB 2282, de por sí, no soluciona mucho, pero limpia la superficie para facilitar la resistencia democrática. 

Lo que hace es igualar las penas de los distintos símbolos de odio, de manera tal que la resistencia ataque un frente común. 

Al respecto, conversé con la asambleísta Blanca Rubio, una de las proponentes de la ley. Rubio es activa en la Legislatura en Sacramento en la defensa de la comunidad latina en particular y la gente de bajos recursos en general.

Asambleísta Blanca Rubio

Para explicar la importancia de la AB 2282, Rubio mencionó el famoso poema del pastor luterano alemán Martin Niemoller, en su protesta contra la inacción frente a los crímenes de los nazis, y que termina así:

Luego vinieron por mí,
y no quedó nadie para hablar por mí

“Si no hacemos nada acerca de los símbolos de odio”, explicó la asambleísta Rubio, “si no protegemos a los otros cuando vengan por nosotros no va a haber nadie que nos defienda. Entonces, ¿cómo voy a proteger a los mexicanos solo? Si seguimos dejando que los otros extremistas actúen, ¿quien dice que no van a volver por nosotros? 

Lee también:   Odio armado y el próximo golpe de estado

“La comunidad asiática sufre mucho odio porque los  relacionaron con el origen del COVID ¿Cómo podemos ser indiferentes? Y California es un estado de mucha diversidad, más que cualquier otro”. 

La AB 2282 no fue la única legislación reciente contra el odio de este año. 

AB 587 

El 13 de septiembre, el gobernador ya había firmado – poniendo así en efecto – la ley AB 587. Esta requerirá a las compañías de medios sociales que revelen las políticas de desinformación del-discurso de odio. 

Aquí está el texto completo de la legislación.

Específicamente, según el texto, las empresas de medios sociales deberán detallar en un lugar sobresaliente del sitio las políticas de control. Específicamente las que rigen “el comportamiento del usuario y las actividades que están permitidas… Asimismo, el comportamiento del usuario y las actividades que pueden someter al usuario o a un elemento de contenido a acciones”.

Una vez más, California es pionera nacional en legislación que tiene grandes probabilidades de ser emulada en otros estados y luego a nivel federal. 

Según el sitio de gobernación de California, se trata de “una medida de transparencia de redes sociales primera en su tipo para proteger a los californianos contra el odio y la desinformación que se difunden en línea”.

California contra el odio
Gobernador de California Gavin Newsom durante la firma de la ley y su autor, el asambleísta Jesse Gabriel, de Encino.

Y en la ceremonia de firma de la legislación, agregó Newsom: 

“California no se quedará de brazos cruzados mientras las redes sociales se utilizan como armas para difundir el odio y la desinformación. Estos amenazan a nuestras comunidades y valores fundamentales como país”.

AB 2273

Más aún. En un digno cierre del ciclo legislativo de este año, el 15 de septiembre Newsom hizo efectiva la ley AB 2273, que extiende la protección a los niños. 

“AB 2273 requiere que las plataformas en línea consideren el mejor interés de los niños usuarios y protejan su salud mental y bienestar”, dice el sitio del gobierno de California. 

También en este caso se trata de la primera ley de su tipo en toda la nación.  Al igual que otras leyes similares, esta originó en la colaboración entre demócratas y republicanos. 

Lee también:   ¿Democracia o totalitarismo?

Comisión sobre el Estado del Odio

Pero quizás el avance potencialmente más importante en la lucha del gobierno de California es la creación de la Comisión sobre el Estado del Odio, creada por la ley AB 1126. Su autor es el asambleísta Richard Bloom, de Beverly Hills. La firmó el gobernador el 8 de octubre de 2021.

“La Comisión,” dice el texto oficial,  “evaluará los datos sobre los delitos de odio en California, proporcionará recursos para las víctimas y hará recomendaciones de políticas para proteger mejor los derechos civiles”.

Newsom asignó las cinco plazas de la comisión que le corresponden a cuatro demócratas y un independiente. No requiere aprobación del Senado estatal y no conlleva compensación alguna. Dos vocales más serán designados por el Presidente de la Asamblea, y dos más, por el Comité de Reglas del Senado, para un total de nueve. 

Entre los miembros seleccionados por el gobernador se encuentra la conocida activista trans Bamby Salcedo, de 53 años, de Los Ángeles. Salcedo ha sido presidenta y directora ejecutiva de TransLatin@ Coalition desde 2015.

 

Crecimiento de los delitos de odio

La creación de la comisión en su momento fue una reacción institucional al brusco incremento en los delitos de odio en California. Como se recordará, el año pasado llegaron a su más alto nivel en una década con más de 7,000 casos. En Los Ángeles, subieron en 66% en 2021 los delitos de odio generales y en 26% los basados en orientación sexual. 

Los delitos de odio contra la comunidad asiática americana aumentaron en 177%. 

Las características requeridas de los miembros del comité dan una idea de la amplitud de metas de su trabajo. Tienen que poseer experiencia profesional o conocimiento especializado “en la lucha contra el odio, la intolerancia y la discriminación por motivos de sexo, color, raza, género, religión, ascendencia, origen nacional, discapacidad, condición médica, estado civil, orientación sexual, ciudadanía , idioma principal, estado migratorio o información genética”.

Lee también:   Chile: rechazo a la propuesta constitucional

Fondos para organizaciones contra el odio

Adicionalmente, en 2022 el gobierno estatal entregó 110 millones de dólares a programas contra el odio de todo tipo. Específicamente, dinero entregado a organizaciones que brindan servicios a sobrevivientes de delitos de odio y desarrollan  opciones de prevención. 

La campaña Stop The Hate ha estado distribuyendo más de 14 millones de dólares a al menos 80 organizaciones, medios de comunicación impresos, digitales y radiofónicos. Parte de los fondos se distribuyen a través de la Biblioteca Estatal de California, a medios de comunicación étnicos. Se destinan a la publicación de información, análisis, documentación y comentario sobre los delitos de odio. Hispanic L.A. es uno de los sitios que participan en este esfuerzo político, cultural y moral.  

Esta lista no es exhaustiva. La situación es dinámica. Se acercan a pasos agigantados las elecciones de medio término del 8 de noviembre y la tensión política aumenta día a día. Muchos predicen, temen o invitan, actos de violencia contra quien piensa distinto o se ve diferente. Mucho más trabajo se requiere para revertir la situación. El avance será difícil y prolongado. 


Este artículo fue apoyado en su totalidad, o en parte, por fondos proporcionados por el Estado de California y administrados por la Biblioteca del Estado de California.

Perfil del autor

Fundador y co-editor de HispanicLA. Editor en jefe del diario La Opinión en Los Ángeles hasta enero de 2021.
Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y editor de noticias, también para La Opinión. Anteriormente, corresponsal de radio. Tiene tres hijos adultos que son, dice, "la luz de mi vida".

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado