Hispanic L.A.PoliticaAmérica LatinaCuadernos de la Pandemia:...

Cuadernos de la Pandemia: Haití, sin tiempo para respirar

Ahora, en medio de la interminable sangría de Haití, en medio de un pasado siempre ligado a su tragedia, me vienen los versos de uno de sus mejores poetas, León Laleau:

Este corazón obsesivo que no concuerda
Ni con mi lengua ni con mis ropas
Y sobre el que muerden como un arpón
Sentimientos prestados y costumbres
De Europa. ¿Sentís este sufrimiento
Y este desasosiego a ningún otro igual
De domesticar con palabras de Francia
Este corazón que me vino de Senegal?

Después de convertirse en el segundo país del continente en proclamar su independencia en 1804 (y primero en proclamar el fin de la esclavitud), Francia lo obligó a pagarle una indemnización de 150 millones de francos (unos 21 mil millones de dólares al día de hoy) como parte de las “reparaciones” por la pérdida del trabajo de los esclavos. Los haitianos estuvieron endeudados por más de un siglo hasta que en 1947 terminaron de pagar semejante infame “deuda”. Como resultado de este pago, Haití se ha mantenido con una deuda casi impagable con los bancos europeos, que le han cobrado millonarios intereses y que ha contribuido a perpetuar su miseria.

Los Estados Unidos se negaron a reconocer la independencia de Haití porque representaba darle la libertad a sus propios esclavos. A lo largo del siglo 20 y hasta el presente, los Estados Unidos han apoyado sangrientos dictadores como los Duvalier (Papa Doc y su hijo Baby Doc). Ahora, después del asesinato del presidente Jovenel Moïse, el nuevo gobierno le pide a Estados Unidos que mande tropas para ayudar a estabilizar al pequeño país, el más pobre del continente. Es decir, más de lo mismo. Como dijo también otro destacado poeta caribeño, Edouard Glissant, “Haga lo que haga el hombre, el grito echa raíces”.

OTROS ARTÍCULOS:
Cuadernos de la Pandemia: La masacre racial de Tulsa
Cuadernos de la Pandemia: Las esterilizaciones forzadas no son cosa del pasado

Valentín González-Bohórquez
Valentín González-Bohórquez
Actual profesor en Pasadena City College que ejerció la docencia en otras instituciones como la Universidad de California Riverside y Biola University. Entre sus publicaciones se destacan Arbol Temprano. Poemas selectos (Page Nine, 2012), Exilio en Babilonia y otros cuentos (Page Nine 2005), e Historia de un rechazo (Alternative Publishers, 2001). También es co-autor de A History of Colombian Literature (Cambridge University Press, 2017) y The Reptant Eagle. Essays on Carlos Fuentes and the Art of the Novel (Cambridge Scholars Publishing, 2015). Es aficionado del arte, cine, ajedrez, tenis, viajar, el medio ambiente y camping.

Comenta aquí / Comment here

“Los educadores californianos son el corazón de nuestra comunidad. Y la razón por la que la Asociación de Maestros de California sabe que escuelas públicas de calidad son lo que hace una California mejor para todos nosotros”.


“California Educators are the heart of our community. And why the California Teachers Association knows quality public schools make a better California for all of us.”

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe una revista semanal con lo más nuevo de HispanicLA y con los artículos que hicieron historia.

En portada

Rusia-Ucrania y la inoperancia de Naciones Unidas

El Consejo de Seguridad no puede actuar porque Rusia está involucrada en este enfrentamiento con Ucrania. Se trata de un auténtico candado funcional. Seguir así es resignarse a un hecho indiscutible: los miembros permanentes “a la vez que tienen el derecho de veto que puede paralizar la ONU, tienen en la otra mano los botones nucleares que pueden asegurar la destrucción planetaria”.

EDITORIAL

Biden y los inmigrantes: desconcierto y desilusión

Plan migratorio de Biden
0
Llamamos a la anulación inmediata del uso del “Título 42” para impedir que migrantes refugiados soliciten legalmente asilo en Estados Unidos. Y que esta anulación abra el camino para avanzar la esperada reforma migratoria

Lo más reciente

Relacionado