La desinformación se propaga y contagia

El pasado 8 de febrero y bajo el título “Narrativas de la desinformación en las redes sociales” (“Disinformation Update –Current COVID 19 and Vaccine / Booster Tropes and Narratives 3”) Ethnic Medias Service (EMS) organizó una conferencia de prensa enfocada en la pandemia y temas relativos a la salud pública con un experto: Cameron Hickey.

Entre sus cargos más importantes, Cameron Hickey dirigió el Algorithmic Transparency Institute (Instituto de Transparencia Algorítmica) y la Shorenstein Center´s Information Disorder Lab (Harvard Kennedy School) monitoreando las elecciones de 2018. Actualmente dirige la National Conference on Citizenship, una organización no partidista y sin fines de lucro dedicada a fortalecer la democracia en los Estados Unidos.

Sobre el “virus” de la desinformación

“Siempre me emociona trabajar con EMS, ya que nuestra lucha es la misma: empoderar a la comunidad y bregar por el futuro de la democracia –comenzó Hickey-. Y por cierto, dar la mejor información legítima a la gente que trabaja en prensa étnica”. Y acto seguido, comenzó su ponencia.

“Para establecer un contexto, todos entendemos que la desinformación es viral y tan peligrosa como un virus. Se pueden tomar decisiones muy erróneas por causa de la desinformación y poner la gente en riesgo; exactamente como pasa con un virus cuyo tratamiento sanitario no es el adecuado. De hecho, cuando apareció la pandemia en 2020, la propia Organización Mundial de la Salud divulgó errores. Y esa “mala información”, como los virus, se propagan y contagian, evolucionan y de modifican según va pasando de ecosistema en ecosistema y de comunidad en comunidad. Por lo tanto, tenemos que ser muy cautelosos, entonces. No sólo como individuos de una sociedad sino también desde el trabajo de periodistas”.

A modo de “manual de acciones inmediatas” para no replicar desinformación, Hickey hizo la siguiente recomendación: “Es importante que reconozcamos que los mensajes problemáticos que vemos o escuchamos en internet, vienen en distintos formatos; ya sea como rumores, conspiraciones, discursos del odio o, simplemente, noticias-basura. Estas categorías no son fijas, son sólo distintas maneras de etiquetar algo que nos preocupa. No importa cómo las llamemos de momento; lo cierto es que harán que no entendamos las cosas. Su fin último no es informar, sino confundir o engañar a la gente”.

“DEBEMOS TENER EN CUENTA QUE LA “MALA INFORMACIÓN”, COMO LOS VIRUS, SE PROPAGAN Y CONTAGIAN, EVOLUCIONAN Y DE MODIFICAN SEGÚN VA PASANDO DE ECOSISTEMA EN ECOSISTEMA Y DE COMUNIDAD EN COMUNIDAD. TENEMOS QUE SER MUY CAUTELOSOS NO SÓLO COMO INDIVIDUOS DE UNA SOCIEDAD SINO TAMBIÉN DESDE EL TRABAJO DE PERIODISTAS”

El arte de viralizar “contenidos problemáticos”

“Enfoquémonos, entonces, en los llamados “contenido problemáticos” –propuso el disertante- Cuando vemos en las redes sociales información subida por “influencers”, hay muchas probabilidades que sean coincidentes con sembrar el miedo o predisponer a la manipulación. En una palabra, son mensajes que te van a dar miedo o te van a enojar. Cuando detectamos que la finalidad es esa, tenemos que estar muy atentos y no replicarla. Una táctica para dar miedo, siempre amplifica la información; y hay que estar muy atentos al alarmismo”.

Otro modo de “asustar y desinformar”, según Hickey, son las llamadas “teorías de la conspiración” que existen en la red.

Lee también:   Sobre Ralph Lazo, un héroe latino con corazón japonés

“Es importante saber que las teorías conspirativas tienen que ver con un actor muy malo y todopoderoso que nos va a dar mucho miedo; generalmente mediante la tecnología. Y esto nos lleva al tema de la ciencia y la pseudo-ciencia. En el área médica, habrá muchas afirmaciones sobre el COVID 19 que no están basadas en investigación cierta. Cuando vemos cosas así, no debemos prestar atención. Muchas veces, algunas retóricas eluden a conceptos que tienden a dividir o afirmar estereotipos. Y eso hace que haya odio y desinformación. El arma preferida de estos desinformantes, es el de los falsos argumentos o falacias lógicas. Esto se produce cuando se compara, mediante una extrapolación forzada, dos realidades disimiles intentando establecer una relación. Hay que tener mucho cuidado con eso también y, sobre todo, cómo respondemos a esa lógica para generar un periodismo serio”.

“EL ARMA PREFERIDA DE LOS DESINFORMANTES, ES EL DE LOS FALSOS ARGUMENTOS O FALACIAS LÓGICAS. ESTO SE PRODUCE CUANDO SE COMPARA, MEDIANTE UNA EXTRAPOLACIÓN FORZADA, DOS REALIDADES DISIMILES INTENTANDO ESTABLECER UNA RELACIÓN”.

Covid y sus distintas muertes pos-pandemia

Continuando con el “Covid y las conspiraciones”, Cameron Hickey se refirió al punto más atacado por la teoría de la conspiración: las muertes que habrían llegado a causa de la vacuna y que se estarían reportando después.

“En primer lugar, hablaremos de la “muerte súbita”. Es algo que ha tenido mucha prensa en estos tiempos y se refiere al fallecimiento repentino de muchas personas, especialmente de gente muy famosa. Dicen que muchas de esas muertes tienen que ver con la vacuna del COVID 19, pero no hay ninguna evidencia que lo afirme. Por lo tanto, quienes propagan estos datos están desinformando o generando miedo en la población. De hecho, hace poco apareció un documental titulado “Muerte súbita”, que ha sido pionero en esta ola de miedo. La gente que ha perdido familiares repentinamente, están culpando a la vacuna pero sin pruebas ni fundamentos. Ha habido muchas muertes de personas reconocidas, es cierto, pero nada tienen que ver con la vacuna. Sin embargo han comenzado a rodar estas narrativas. Así, los conspirativos dicen que las altas tasas de mortalidad obedecen a un plan estratégico-político para disminuir la población”.

El segundo punto es el de las “muertes excesivas”.

“Hay datos que muestran que hay un aumento de personas fallecidas comparadas al año pasado. Pero en este caso, se trata de una información casual que se usa en un contexto nuevo. Hay más muertes, sí, pero no hay evidencia que tengan que ver con la vacuna de Covid 19; sino que hay muchísimos otros factores médicos, climáticos o económicos. Sabemos que las muertes han aumentado en algunos lugares; pero los activistas de las vacunas dicen que se debe a un efecto secundario de la vacuna. Pero a esto no lo han podido probar. La buena información que tenemos, es que desde la pandemia hasta hoy, mucha gente pospuso sus controles médicos de rutina. Y que eso habría generado complicaciones en la salud de algunas poblaciones”.

Vacuna “dañina” y otras “conspiraciones”

“La idea de que la vacuna es dañina para el organismo, ha sido muy difundida en los últimos tiempos en todo el mundo –comentó Hickey- En China, puntualmente, se dice que uno puede sacarse sus malos efectos en base a la ingestión de hierbas. Y acá hay dos cosas que son erróneas: decir que tenés algo problemático en el cuerpo y que te lo tenés que quitar mediante hierbas milagrosas. Esto también se está replicando por los medios. Lo cierto es que hay corporaciones a las cuales les convienen estos “miedos”, ya que ellos producen y comercializan esas hierbas. Y en estos casos debemos ser escépticos y reportarlos”.

Lee también:   Latinos, una visión americana

Respecto a la conformación de la vacuna, Hickey manifestó que “hay personas que al ver los ingredientes de las vacunas magnifican sus efectos, diciendo que contienen muchas cosas peligrosas para el organismo. Debemos informarnos por las vías correctas antes de entrar en pánico por los posteos de los influencers”.

Hemos visto, en los dos últimos años y medio, distintas versiones sobre medicaciones alternativas que podían tratar el Covid 19, junto a personas que estaban metidas en programas diseñados para vender esa medicación. Hay mucha investigación sobre quien comienza la desinformación de Covid 19. La mayor parte, proviene de 12 personas puntuales; es decir, de 12 cuentas en las redes sociales. Hay muy pocas personas responsables de tanta desinformación”.

“LA IDEA DE QUE LA VACUNA ES, HA SIDO MUY DIFUNDIDA EN LOS ÚLTIMOS TIEMPOS EN TODO EL MUNDO. EN CHINA SE DICE QUE UNO PUEDE SACARSE SUS MALOS EFECTOS EN BASE A LA INGESTIÓN DE HIERBAS. Y ACÁ HAY DOS COSAS QUE SON ERRÓNEAS: DECIR QUE TENÉS ALGO PROBLEMÁTICO EN EL CUERPO Y QUE TE LO TENÉS QUE QUITAR CON HIERBAS. HAY CORPORACIONES A LAS CUALES LES CONVIENEN ESTOS “MIEDOS”, YA QUE PRODUCEN Y COMERCIALIZAN ESAS HIERBAS”.

Campañas del miedo

“Sin embargo, los miedos relativos al Covid 19 no se reducen a la vacuna, sino a otras supuestas tácticas de los gobiernos para aislar y separar la población –afirmó Hickey- Un buen ejemplo son ciertas acciones que se han tomado en varias ciudades del mundo y que, según los conspiracionistas, son para limitar nuestra movilidad. En el Reino Unido, por ejemplo, se han creado restricciones de tráfico creando una “ciudad de 15 minutos”, donde todos los puntos importantes (sanitarios, comerciales o municipales) quedan a ese tiempo a pie o en bicicleta. Esta “ciudad asequible” fue pensada para no usar autos y promover otros medios de transporte. Pero hay gente que dice que el “movimiento verde” está propiciando nuevos “lockdowns” (aislamientos) como en tiempos del covid 19; y que estas “ciudades de 15 minutos” responden al mismo concepto: táctica de control y aislamiento. O sea que la pandemia se acabó pero vienen otros modos de control poblacional. Hay que estar muy atentos a estas falsas premisas que luego se divulgan de modo masivo.

Estufas a gas y gripe aviar

“Habrán escuchado que el gas natural aumenta el asma y los problemas respiratorios –comentó Hickey- y es así. Se comprobó que el 12 por ciento de las enfermedades respiratorias fueron causadas por las estufas de gas. Sin embargo, se determinó que no serán prohibidas pero sí reguladas. Hay un movimiento muy cargado políticamente que viene de la derecha, y dice que el cambio climático es una extralimitación del movimiento verde. El gobernador de Florida, Ron De Santis, dijo que iba a disminuir el impuesto a las estufas de gas. Este tema está siendo utilizado políticamente, aunque con excusas sanitarias.

Lee también:   La suba en los precios de alquiler amenaza con desatar una crisis

Algo muy importante sobre la “influenza H5N1”. Hete aquí en las palabras del disertante.

“Pocos días atrás, apareció una nota en el “New York Times” sobre la gripe aviar. Su título decía: “Una pandemia aún más letal puede llegar pronto”; y estaba firmada por la prestigiosa socióloga Zeynep Tufekci, o sea, por una fuente creíble. En una palabra, un medio confiable avisa que una pandemia fatal está a punto de caer sobre el género humano. Y yo me pregunto si este titular puede servirle a nuestra comunidad de la mejor manera posible; o si no será mayor el miedo o la ansiedad que genere. La buena noticia es que existe una vacuna para H5N1, y que si bien no es tan fácil de producir, existe. Y también que la gripe aviar es una enfermedad con mucha menos capacidad de transmisión y menos riesgosa que el Covid 19. Una vez más, la información puede cambiar. Y debemos ser muy cautos en el modo de informar o acusar recibo de esos cambios”.

“POCOS DÍAS ATRÁS, APARECIÓ UNA NOTA EN EL “NEW YORK TIMES” SOBRE LA GRIPE AVIAR. SU TÍTULO DECÍA: “UNA PANDEMIA AÚN MÁS LETAL PUEDE LLEGAR PRONTO”; Y ESTABA FIRMADA POR ZEYNEP TUFEKCI, UNA FUENTE CREÍBLE. Y YO ME PREGUNTO SI ESTE TITULAR PUEDE SERVIRLE A NUESTRA COMUNIDAD DE LA MEJOR MANERA POSIBLE”.

Boicot contra la desinformación

Tras la ponencia, llegaron algunas preguntas de participantes vía “zoom”. Hete aquí algunas de las más sustanciosas.

-¿Hemos progresado en la desmitificación de la desinformación?

-Estaba viendo un informe de hace un par de meses, donde dice que el 90 por ciento de los adultos en Estados Unidos tiene puesta, al menos, una vacuna contra el Covid 19. Eso habla acerca de cierta confiabilidad en la mayor parte de la población, a pesar de todo lo que se diga en contra. Nunca vamos a parar esos mitos conspirativos, pero la realidad muestra algo distinto. La idea no es frenar la proliferación de esos mitos pero sí el impacto. Y eso tiene que ver con educar a la gente mediante el periodismo que todos nosotros representamos. Lo que estamos viendo, de hecho, es un conocimiento más profundo sobre cómo se informa y desinforma a la gente acerca de estos temas.

-¿Cómo prevenir la amplificación de las falacias?

– La idea central es entender el déficit de la información en un artículo. Si hay un artículo desinformativo que está siendo amplificado, el mejor modo de mitigarlo es mediante el periodismo comprometido, que debe desenmascarar o desmentir la falsa información. Si querés desacreditar una cosa, hay que empezar por decir lo que sí es verdad, y luego profundizar en lo que no lo es. Identificar la parte incorrecta y ponerla en evidencia, es crucial.

“ESTABA VIENDO UN INFORME DONDE DICE QUE EL 90 POR CIENTO DE LOS ADULTOS EN ESTADOS UNIDOS TIENE PUESTA, AL MENOS, UNA VACUNA CONTRA EL COVID 19. ESO HABLA ACERCA DE CIERTA CONFIABILIDAD EN LA MAYOR PARTE DE LA POBLACIÓN. NUNCA VAMOS A PARAR ESOS MITOS CONSPIRATIVOS, PERO LA REALIDAD MUESTRA ALGO DISTINTO. LA IDEA NO ES FRENAR LA PROLIFERACIÓN DE ESOS MITOS PERO SÍ EL IMPACTO”.

Botón volver arriba