La oruga muy hambrienta, un libro de Eric Carle

La oruga muy hambrienta, un libro de eric carle

De las decenas de libros de que ha escrito e ilustrado Eric Carle, quizá ninguno es tan querido y tan emblemático como “La oruga muy hambrienta”. En inglés, “A Very Hungry Caterpillar”.

¿O será que mis hijos y yo nos quedamos prendados de él porque fue el primero que leímos de este autor?

No lo sé, pero es de esos textos que tus hijos pueden repasar una y otra vez y cada vez encontrar algo divertido, algo de qué reírse o –lo más importante– algo que aprender.

Primero descubrimos la versión en inglés, que es maravillosa. Pero lo emocionante llegó cuando encontramos esta joya, editada por primera vez en 1969, en español y leímos cada una de las palabras de La oruga muy hambrienta, que ya conocíamos en inglés, ahora en castellano, la lengua que hablamos en casa.
Mis hijos aprendieron que “caterpillar” es “oruga”; que “cocoon” es capullo; que “butterfly” es mariposa. Y es que a estas alturas, en la guardería tanto Víctor, de 5 años, como Jorge Mario, de casi 3, ya aprendieron el ciclo de la vida de estos insectos. Así que para mí es importante que conozcan estos conceptos en ambos idiomas.

Pero vocabulario nuevo y el proceso de las orugas para convertirse en mariposas no es todo lo que los niños pueden aprender de este texto, cuya belleza radica no solo en la sencillez de las ilustraciones, sino en la explosión de colores que guarda cada página.

Lo que también aprenden los niños son los días de la semana. Se supone que la glotona oruga se prepara para recluirse en su capullo por unos 15 días o más. En lo que dura su transformación, se dedica a comer y comer y comer. Cuanta fruta y hojas pueda. Además de un trozo de pastel, queso, unas cuantas golosinas, un pepino, un helado y otros bocaditos a partir del lunes y hasta el domingo.
Para entonces ya no es la pequeña oruga. Aquella que vimos salir de un huevito que colgaba de la hoja de un árbol a la luz de la luna.

Eel texto de La oruga muy hambrienta es muy divertido. El libro está hecho para que los niños introduzcan sus deditos en los orificios por donde se supone que pasa la tragona oruga. Así es como los lectores más pequeños aprenden a contar, porque el glotón insecto se devora el lunes una manzana; el martes dos peras; el miércoles tres ciruelas, y así hasta llegar a cinco naranjas el viernes.
Pero no crean que la oruga no tiene su merecido por ser tan golosa. Al final, antes de meterse en su capullo, le dio un terrible dolor de panza. Se curó luego de haberse zampado una deliciosa hoja verde.

Al final, vamos a ver a la pequeña tragona convertida en una hermosa mariposa. Eric Carle la despliega en dos páginas en donde plasma con lujo toda una gama de vibrantes colores.

Ya les contaré en otra ocasión otro cuento de este autor, “La araña muy ocupada”. Es otro de nuestros libros favoritos, que incluye elementos resaltados en sus páginas para que los niños sientan texturas diferentes.

Mientras tanto, no dejen de incluir “La oruga muy hambrienta” en las bibliotecas de sus hijos. Van a pasar momentos lindos cortesía del ingenioso Eric Carle.

El libro es de la editorial Philomel Books, y está disponible en varios tamaños; sus precios van desde los 10.99 hasta los 35 dólares. Se puede comprar en Amazon o en las tiendas de materiales escolares, como Scholastic.

Nos interesa tu comentario / We are interested in your comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.