miércoles, marzo 3, 2021

Lección de la elección: un país dividido

Mientras se tabulan los votos de los estados pendientes, ya sea que gane Joe Biden o se reelija Donald Trump, la elección presidencial de 2020 evidencia muchas cosas en este país dividido.

La división abismal

Entre otras, la elección presidencial revela un país dividido lastimosamente en bandos con visiones diametralmente opuestas en el ámbito ideológico, pero también en prioridades de política pública matizadas además por una guerra de identidad entre quienes añoran el dominio blanco y los que integran y acogen la diversidad de este país.

Trump, presidente de un país dividido
El presidente Donald Trump. FOTO: NS

En efecto, esa larga e intensa noche del 3 de noviembre se convirtió en el abismo numérico en el que, uno a uno, los votos de ambos bandos iban reflejando un desdén por la unidad nacional y una ansiedad irremediable al ver cómo el sentido común por salvar un país dividido se iba al traste por la vía menos pensada, añadiendo de inmediato en el imaginario colectivo escenarios de repercusiones sociales insospechadas.

Hace unos días escribimos que si Trump retenía la presidencia, la pregunta a responder era qué diría eso de esta sociedad. Y vaya que ahora las enseñanzas son amplísimas, en tan solo una noche y un día en que literalmente se decidía el futuro de Estados Unidos.

Así es, pues aunque Trump no fuera reelecto, el hecho de que 67 millones de estadounidenses lo hayan apoyado, incluyendo a un amplio sector de latinos que han salido a vociferar y a aplaudir una elección que aún no ha arrojado resultados definitivos, deja más que claro que Trump no es él mismo una aberración, sino un reflejo y un producto de eso en que se ha convertido un sector de la sociedad estadounidense que ahora lo encumbra y que al parecer se conforma con el discurso de odio que ha despertado lo que en el fondo seguramente siempre fueron.

Esperaban a un Mesías

De hecho, que esto haya ocurrido después de la presidencia de un afroamericano como Barack Obama es evidente que se debió a que por ocho años ese sector estuvo como olla de presión aguardando por un Mesías que los representara en su lucha por la “identidad de la nación”.

No es extraño entonces escuchar una y otra vez decir a más de uno de sus seguidores que a Trump “lo envió Dios”, otorgándole una especie de “santidad” a quien es el maestro de la mentira, de la infidelidad, del vituperio, de la crueldad, de la xenofobia y del racismo. ¿Qué clase de pensamiento religioso puede sostener a un ser así? Eso también habla mucho de esa parte de la sociedad.

Durante los pasados años la respuesta ante los excesos, el racismo y la xenofobia de Trump era que él no representa “los valores de Estados Unidos”. Incluso se decía que su insistencia en repetir esa grosera retórica incendiaria en contra de minorías le iba a ser contraproducente e iba a debilitar la fuerza de su movimiento.

Pero, ¡oh, sorpresa!: la votación plasma que sí representa los “valores” de un sector de Estados Unidos, de esa mitad de electores que apoya ciegamente a Trump a pesar de sus mentiras, de sus engaños, de su evasión fiscal, de su xenofobia y de su racismo, además de su desdén por la vida humana en medio de una pandemia.

“Es lo que es”, como dijo al referirse a la contundente realidad de la cifra de fallecidos por Covid-19, frase que se acumulará a la lista de agravios contra su propia sociedad, pero que ahora mismo incluso pasan por alto sus partidarios.

Un país dividido peligrosamente

Biden para Presidente en un país dividido Poema de Oscar de PabloSi existe la percepción de que la economía anda bien, aunque muchos de ellos estén desempleados, no puedan costear sus gastos o no tengan seguro médico, nada de eso les importa, porque Trump es su escudo en la guerra cultural a la que ellos han dado cabida sustentados en sus temores y prejuicios.

Ese es el verdadero meollo de tanto encono contra “el otro”, y en las profundidades de esa realidad insuperable debido al prejuicio se hunde cada vez más este país dividido que otrora servía de ejemplo, de avanzada social ante el mundo.

Lo increíble es que ese sector no solo incluye a anglosajones, sino a latinos y afroamericanos que discriminan contra los suyos. Y han sido tan útiles en esta cruzada xenófoba, que seguramente no les costará trabajo entender el porqué no serán tomados en cuenta como parte de ese mundo ajeno en que se desenvuelven Trump, su familia y sus compinches cuando todo esto haya concluido.

Vecinos, amigos, familiares

Mientras las piezas se acomodan donde caigan, tenemos que hacernos a la idea de que ese “otro” sector también son nuestros vecinos, familiares o conocidos y que, como su líder, no les incomoda intimidar a quienes consideran sus enemigos políticos. Ya lo vemos en redes sociales, en llamadas en tono de burla, en mensajes llenos de ironía o en la retórica fundamentalista que hace cortar la respiración a cualquiera.

En tanto, el “otro” sector no los vio venir o ignoró las señales, subestimó su fuerza o trató de despacharla diciendo que eran excesos de Trump que no nos representan como nación. Ya se ve que no.

Pero los supremacistas blancos, o los que trataron en Texas de desviar un autobús de la campaña de Biden; o los asistentes a los rallies de campaña que se burlan del Covid-19 y de las mascarillas, ellos son el espejo donde se refleja Trump. Y él sonríe.

 

Maribel Hastings es asesora ejecutiva de America’s Voice y David Torres es asesor de medios en español de America’s Voice.

Maribel Hastings / David Torres
Maribel Hastings es asesora ejecutiva de America’s Voice y David Torres es asesor de medios en español de America’s Voice.

1 COMENTARIO

  1. Impresiona y espanta sobre todo esa situación de latinos y afros que se pretenden fuera de su comunidad originaria y adoptan los valores de sus verdugos. Es la mayor victoria de los blancos anglosajones que forman la clase dominante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Desigualdades en el sistema de vacunación

Las personas que reúnen los requisitos para recibir la vacuna contra el coronavirus nos dicen que se están topando con barreras que están diseñadas en los mismos sistemas destinados a atender a las personas con mayor riesgo de morir por la enfermedad. Tenemos previsto continuar el seguimiento de estos obstáculos.

Presidente Biden: la ‘Carga pública’ debe irse

Estoy de acuerdo con el candidato Joe Biden. Y ahora, el presidente Joe Biden debe cumplir su promesa electoral. La regla de “carga pública” debe irse

Una inyección en el brazo contra la COVID-19, por el Gobernador Gavin Newsom

La prioridad en vacunar es para trabajadores sanitarios, mayores de 65, docentes y trabajadores de los servicios de emergencias, alimentación y agricultura.

Cuando el embarazo llega en medio de una pandemia

Paso a paso, lo que vivió durante su gestación, los retos en cada revisión médica y lo que tuvo que hacer para llevar su salud y la de su bebé a una condición óptima.

1 COMENTARIO

  1. Impresiona y espanta sobre todo esa situación de latinos y afros que se pretenden fuera de su comunidad originaria y adoptan los valores de sus verdugos. Es la mayor victoria de los blancos anglosajones que forman la clase dominante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LO MÁS LEÍDO ESTA SEMANA

LOS 5 TEMAS MÁS BUSCADOS

Los 5 artículos más recientes

LOS 5 COMENTARIOS MÁS RECIENTES