lunes, julio 13, 2020
More
    Inicio Politica Estados Unidos Tambores de guerra en medio del juicio político a Trump

    Tambores de guerra en medio del juicio político a Trump

    Estados Unidos en una enésima guerra inventada hace recordar la de Irak, cuando invadieron buscando armas de destrucción masiva que no existían.

    Los tambores de guerra contra Irán los toca alguien que evadió el servicio militar en Vietnam diciendo que sufría de espolones: Donald Trump. Ni siquiera objetor de conciencia; simplemente espolones, como su mejor artimaña para encubrir su notoria cobardía de juventud. Es el mismo individuo que ordena la deportación de la madre indocumentada de un militar hispano, a pesar de haber vivido y pagado impuestos en este país durante 31 años y ser una pequeña empresaria.

    Madre deportada

    Una madre hispana, Rocío Rebollar Gómez, a la que sus padres no le dieron “millones de dólares” para ganarse la vida haciendo negocios turbios, sino una mujer que supo entender desde el principio el significado del sacrificio por ser útil a esta nación en diversos frentes, ahora mismo sufriendo una deportación y una angustia por saber que su hijo podría estar entre los enviados hacia una guerra inútil. Algo que Trump ni siquiera entiende y mucho menos le importa.

    Es decir, el evasor deporta a la madre de un militar hispano en servicio activo, el teniente Segundo de Inteligencia, Gibram Cruz, quien ha demostrado más valor y amor a este país que un presidente que, para desviar la atención del proceso de juicio político que enfrenta, ordena la muerte de un alto militar iraní, el comandante de la Guardia Revolucionaria, Qasem Soleimani.

    La “inminencia” de la amenaza que representaba Soleimani no queda clara, como tampoco queda claro por qué, eliminado el militar, Trump tiene que acudir a Twitter para amenazar a Irán con destruirle 52 objetivos si intenta tomar represalias contra Estados Unidos.

    Es decir, el pendenciero reta, agrede, ofende y mata, y aun así pone condiciones absurdas para que sus víctimas no se atrevan a meterse con él. Pero debido a su irresponsable decisión unilateral —sin noción alguna de geopolítica, ni de cómo funcionan los conflictos bélicos a corto, mediano y largo plazos—, las serias consecuencias para la seguridad nacional de este país y para las naciones del Medio Oriente están hoy mismo sobre el tapete.

    Otra guerra inventada

    De hecho, la posibilidad de enfrascar a Estados Unidos en una enésima guerra inventada hace recordar la de Irak, cuando invadieron buscando armas de destrucción masiva que no existían, pero  que convirtió a esa milenaria cultura en una permanente zona de conflicto, donde la venta de armas se ha convertido en el más infame de los negocios y donde las nuevas generaciones de habitantes no ven ni verán con buenos ojos durante décadas la devastadora influencia de esta nación.

    Inteligencia y seguridad nacional

    Lo irónico es que ahora Trump argumenta que la decisión se basó en reportes de “inteligencia”, la misma inteligencia que él mismo ha desmoralizado, insultado y minimizado cuando sus miembros reportaron la intervención rusa en las elecciones presidenciales de 2016, cuando él resultó el beneficiado por dicha intervención. Pero su juego de bobos solo convence a su entorno, sin tomar en cuenta lo evidente que resulta su actual ardid contra Irán, sin dar pruebas que justifiquen el ataque a un “enemigo” del que no se tenía la menor noticia.

    Y Trump argumenta “seguridad nacional” cuando poco le ha importado que Rusia se inmiscuya en nuestro proceso electoral. Más bien defiende a Rusia y a Vladimir Putin, y tanto él como sus secuaces diseminan información falsa como la de que fue Ucrania la que intervino en nuestros comicios.

    Los que van a la guerra

    Cuando suenan los tambores de guerra se eriza la piel no de miedo, sino de rabia, al pensar cómo los políticos toman decisiones basadas en sacrificar las vidas de otros, aposentados en su cómoda curul, con sus ingresos asegurados, con prebendas por impulsar este o aquel proyecto de ley que no responde a necesidades sociales, sino a intereses particulares de multinacionales o de “los señores de la guerra”. Es cierto que los militares siguen órdenes, pero obviamente no serán los hijos ni los familiares de Trump los que se envíen a un teatro de guerra. Deberían ser los primeros.

    Serán sin duda los hijos y nietos de ese sector que lo defiende ciegamente y que como son tan ciegos, sentirán que es “un honor” seguir las órdenes de quien quizá sea el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas más inepto en la historia moderna de este país. Lo ha demostrado con creces y será difícil que alguien lo supere viendo estos ejemplos de su ineptitud.

    Los hispanos

    Y, lamentablemente, entre los que sirvan también estarán los hispanos que Trump tanto ha vapuleado durante esta tormentosa presidencia.

    Hispanos como Gibram Cruz, cuya madre deportada quisiera que se detuvieran las horas para que eso no ocurra, mientras piensa qué hacer para enfrentar su nueva situación en una ciudad como Tijuana, donde a nadie conoce ni tiene idea de cómo empezar de nuevo con su vida y su doloroso presente.

    Es cierto que los militares siguen las órdenes de su Comandante en Jefe. Pero es duro justificarlo cuando ese Comandante en Jefe es un ser errático que lo menos que siente es amor patrio, porque todo, incluyendo sus decisiones militares, se toman de acuerdo con lo que le convenga a él y no al país. Sobre todo si se trata de desviar la atención de su juicio de destitución.

    Arranca así de forma dramática un año electoral que definirá lo que somos como nación, sobre todo si Trump es reelecto y este caos continúa.

    [sc_fs_faq sc_id=”fs_faqhxcn5e76z” html=”true” headline=”h2″ img=”” question=”¿Qué nos recuerda las amenazas de Trump de guerra contra Irán?” img_alt=”” css_class=”” ]De hecho, la posibilidad de enfrascar a Estados Unidos en una enésima guerra inventada hace recordar la de Irak, cuando invadieron buscando armas de destrucción masiva que no existían, pero  que convirtió a esa milenaria cultura en una permanente zona de conflicto.[/sc_fs_faq]

    Avatar
    Maribel Hastings / David Torres
    Maribel Hastings es asesora ejecutiva de America’s Voice y David Torres es asesor de medios en español de America’s Voice.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Publicaciones recientes

    Una chilanga del Inland Empire en el DF

    Es chilango quien sabe que en "La Marquesa" se comen las quesadillas de hongos y huitlacoche, que puede ingerir de pie los tacos al pastor con piña o de cabeza o de lengua de res con su salsa verde, que ha comido esquites con epazote...

    Los Misterios del Anáhuac, un poema de Adriana Citlali Brenes-Ríos

    Ave María Purísima...   Primer Misterio Doloroso Huyendo de la madre patria Santa María, ruega por ellos   Segundo Misterio Doloroso El Rio Bravo y la travesía del desierto Nuestra Señora de...

    Comadreando desde Los Angeles

    Eso eran: comadres. En México el concepto puede tener mas de un contexto negativo, sin embargo aquí en donde lo añorado es lo lejano, y donde las bases de lo que la palabra comadre o comadrazgo en términos religiosos y de camaradería significa, fue grandioso tener la oportunidad de ser una de ellas

    Estamos en Facebook y Twitter

    8,501FansMe gusta
    2,450SeguidoresSeguir

    Publicaciones al azar

    Vota vota vota, no dejes de votar…, por Agustín Durán

    Si no votamos por nosotros, dijo la senadora María Elena Durazo, debemos hacerlo por quienes todavía no tienen este derecho. Por aquellos que no se pueden defender

    Promesas electorales y realidad

    ¿Qué podemos hacer para lograr esos empleos que prometieron los republicanos en sus campañas electorales? Quizá ayude si cambiamos el nombre de nuestra región… ¿Qué tal "Central China Valley"?

    El sabor amargo de vender dulces

    Tengo un recuerdo amargo de vender dulces en mi niñez; y el recuerdo dulce de ser despedida rápido de, ese, mi primer trabajo. Era un...