Tradiciones de tamales en Navidad

Mi mamá no hacía tamales. Ella era la más joven entre sus hermanas y las mayores y su mamá la mantenían fuera de la cocina, me decía. Por eso nunca aprendió. Durante las vacaciones íbamos a visitar a una de mis tías que hacía tamales. Siempre sentí que de alguna manera algo perdía porque, aunque había crecido comiendo los tamales, nunca aprendí a hacerlos.

Cuando mi mamá se volvió a casar, todo cambió.

Mi padrastro era de Michoacán. Era un cocinero increíble. Me encantaban sus taquitos de papa, su guisado de res y sus salsas caseras que hacía con pimientos de la huerta.

Una Navidad hace como 20 años, sugerí que todos hiciéramos tamales. Rubén, mi padrastro y mi mamá, Santa – sí, así se llama y efectivamente es una santa – felizmente coincidieron. Rubén preparó los ingredientes. Habíamos decidido hacer tamales de pollo con salsa verde y tamales de cerdo con salsa roja. Él y mi mamá cocinaban las carnes. Rubén también hacía las salsas, por supuesto.

Invitamos a mis hermanos y a algunos sobrinos y sobrinas. Preparamos una línea de montaje donde hacer los tamales. Remojamos las hojas de maíz. Dos personas colocan la masa en las hojas. Dos más agregan la carne. Dos enrollan y doblan los tamales. Luego los ponemos en una olla grande a cocer al vapor. Unos 45 minutos después, me comí un tamal de cerdo. Estaba delicioso, tal vez más porque yo había ayudado a hacerlos.

Los tamales de cerdo rojo siguen siendo mis favoritos

Los prefiero finos y sin demasiada masa. En mis viajes a Oaxaca, México, también me enamoré de los tamales de pollo con mole envueltos en hojas gigantes de plátano verde.

En mi más reciente viaje tuve la ocasión de comer el tamal más auténtico que jamás haya probado. Se llamaba tamal de barbacollita y lo servían en un restaurante increíble llamado Levadura de Olla, en donde se especializan en comida hecha lentamente y utilizan recetas y técnicas de cocina autóctonas.

Sirvieron el tamal en una cazuela de barro con hojas de maíz que estaban ardiendo alrededor del borde. Era un tamal abierto con una especie de masa crumble, pollo, cerdo y especias. Cuando el camarero me lo sirvió, las brasas de la cáscara ardieron. Él vertió una rica salsa roja sobre el tamal. Fue increíble.

Hay tantas variedades de tamales, desde los tradicionales hasta lo que yo llamaría nuevos tamales.

Probé algunos de ellos en el Festival Internacional de Tamales de Long Beach en los últimos años. Allí sirvieron tamales de panceta de cerdo, tamales dulces de bizcocho con chocolate y fresa y tamales veganos en hoja de plátano.

Los tamales y su origen

Los tamales se remontan al año 8.000 a.C. en Mesoamérica, donde el maíz es un alimento básico. Los indígenas de México originalmente cocinaban tamales sobre cenizas calientes. Los conquistadores españoles trajeron ollas y sartenes y luego la gente empezó a cocinarlas al vapor. En la actualidad, los tamales son parte de nuestra cultura y tradiciones navideñas.

Una de mis experiencias más gratas al hacer tamales fue en diciembre de 2020. Mi padrastro había fallecido en 2015. Mi mamá vivía sola y yo también. Nos hicimos la prueba de COVID y luego nos aislamos juntas durante varios meses. Decidimos hacer tamales para Navidad, solo para nosotras dos.

Me llevaron los ingredientes a mi departamento e hicimos tamales de pollo con chile ancho, tamales de queso y poblano, y tamales dulces. Distribuimos el trabajo a lo largo de dos días y terminamos haciendo 12 docenas de tamales. ¡Muchos tamales para solo dos personas!

No podríamos comerlos todos. Les llevé tamales a mis amigos. Dejé paquetes de tamales en las puertas de entrada de sus casas. En Nochebuena comimos tamales y viajamos con el resto de mi familia por todo el país. Después de varios días, congelamos el resto.

La semana que viene iré a Chicago a ver a mi madre y a mi familia durante las vacaciones. Una cosa sí sé con certeza. Los tamales ya están en el menú.

Publicado originalmente en CALO News. 

Autor

  • Teresa Puente

    Teresa Puente ha dedicado su carrera a informar sobre inmigración y temas latinos en los Estados Unidos y también ha informado extensamente desde México. Anteriormente, fue reportera del Chicago Tribune y formó parte del consejo editorial del Chicago Sun-Times. Al principio de su carrera, trabajó como reportera para Press-Telegram en Long Beach y The Orange County Register. Su trabajo periodístico reciente ha sido publicado en TIME, Newsweek, The Guardian, The Daily Beast, The Hill, The Miami Herald, la revista Latina, In These Times y más. Puente también es facilitador, entrenador y mentor senior de The OpEd Project, una iniciativa social que ayuda a promover y publicar voces subrepresentadas en los medios. Puente, profesor asistente en la Universidad Estatal de California en Long Beach, enseña ética y reportajes de noticias, comunicación en redes sociales y producción y reportajes de revistas bilingües. Sus alumnos publican la revista en español Dig En Español, la primera revista de este tipo en Long Beach. Puente recibió el premio Studs Terkel de Public Narrative por su cobertura de las diversas comunidades de Chicago. Ha formado parte de la junta directiva de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos, la Asociación de Medios de Noticias Chicanos de California y JAWS – Periodismo y Simposio de Mujeres. Fue presidenta de la Asociación de Periodistas Hispanos de Chicago. Puente tiene una maestría en escritura creativa de Columbia College Chicago y una licenciatura con doble especialización en periodismo y ciencias políticas de la Universidad de Indiana-Bloomington. Antes de regresar a Long Beach, enseñó periodismo durante 10 años en el Columbia College Chicago. También fue profesora asistente visitante en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia y enseñó periodismo y comunicaciones en el Tecnológico de Monterrey, campus en Guadalajara, México.

    Ver todas las entradas

Teresa Puente

Teresa Puente ha dedicado su carrera a informar sobre inmigración y temas latinos en los Estados Unidos y también ha informado extensamente desde México. Anteriormente, fue reportera del Chicago Tribune y formó parte del consejo editorial del Chicago Sun-Times. Al principio de su carrera, trabajó como reportera para Press-Telegram en Long Beach y The Orange County Register. Su trabajo periodístico reciente ha sido publicado en TIME, Newsweek, The Guardian, The Daily Beast, The Hill, The Miami Herald, la revista Latina, In These Times y más. Puente también es facilitador, entrenador y mentor senior de The OpEd Project, una iniciativa social que ayuda a promover y publicar voces subrepresentadas en los medios. Puente, profesor asistente en la Universidad Estatal de California en Long Beach, enseña ética y reportajes de noticias, comunicación en redes sociales y producción y reportajes de revistas bilingües. Sus alumnos publican la revista en español Dig En Español, la primera revista de este tipo en Long Beach. Puente recibió el premio Studs Terkel de Public Narrative por su cobertura de las diversas comunidades de Chicago. Ha formado parte de la junta directiva de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos, la Asociación de Medios de Noticias Chicanos de California… More »

Comenta aquí / Comment here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Descubre más desde HispanicLA: la vida latina desde Los Ángeles

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo