Un muro de odio y corrupción, por Javier Sierra

Un muro de odio y corrupción, por javier sierra
Stephen Miller, apoya la idea nacionalista blanca / Flickr

La política migratoria de la administración Trump se parece más y más al guión de una obra escrita por un sádico dramaturgo.

Centro de detención infame

El Ejército y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) se apresuran a construir un centro de detención de familias inmigrantes. Es en Fort Bliss, Texas, —un lugar infame por sus derrames tóxicos, almacenamiento de venenos químicos y munición sin explotar. Esto, según documentos obtenidos por Earthjustice por medio de la Ley de Libertad de Información.

La base contiene cuatro lugares “supertóxicos”, que incluyen metales pesados, compuestos orgánicos volátiles y contaminantes radiactivos. La exposición a estos venenos puede causar cáncer, daños neurológicos y trastornos de desarrollo.

¿A quién se le ocurre encerrar a familias con niños pequeños en un lugar atroz como este?

Les presento a Stephen Miller, actual asesor principal de Donald Trump en política migratoria, el arquitecto de la política de “tolerancia cero” y, según emails filtrados, un nacionalista blanco que detesta a comunidades hispanas y afroamericanas.

Stephen Miller, nacionalista blanco

Los documentos filtrados al Centro Sureño Legal de Pobreza (SPLC) revelan 900 emails entre Miller y el sitio nacionalista blanco Breitbart News durante su periodo como asesor de la Campaña Electoral de Trump en 2016. En ellos, Miller promueve teorías de conspiraciones nacionalistas, y promueve narrativas antiinmigrantes y antimusulmanas.

Este año la administración Trump ha retenido en custodia a 70,000 niños inmigrantes, causando daños psicológicos irreversibles en muchos de ellos (Javier Sierra) Clic para tuitear

Su propio tío, David S. Glosser, rechaza la línea migratoria dura de su sobrino y públicamente le recuerda que su familia judía escapó la persecución y la muerte en Europa gracias a la generosidad que ahora él niega a otras personas en situaciones muy similares.

Las consecuencias de esta mentalidad cruel y racista son desgarradoras.

Una investigación de Associated Press (AP) y la Televisión Pública (PBS) reveló que este año la administración Trump ha retenido en custodia a 70,000 niños inmigrantes, causando daños psicológicos irreversibles en muchos de ellos.

El informe se centra en una niña hondureña de tres años de edad que llegó a la frontera en brazos de su padre. Él había solicitado solicitó asilo. Fue separada a la fuerza. Sufrió abusos sexuales bajo la custodia de funcionarios federales. Fue deportada y devuelta a su familia. La niña sufre ahora una profunda depresión y acusa a su padre de haberla abandonado.

Un muro de odio y corrupción, por javier sierra
La “sagrada” familia, cruzando la frontera / Javier Sierra

Cicatrices psicológicas y emocionales

El reportero de AP Frank Bajak tuiteó sobre el trabajo de sus colegas que, “Ningún otro país ha retenido tantos niños inmigrantes este año como Estados Unidos —69,550. Las cicatrices psicológicas y emocionales son profundas”.

Recuerde que esta vergüenza nacional se lleva a cabo en nombre de todo el país —ante los ojos atónitos del resto del mundo civilizado— tan abiertamente como los trapicheos de la administración a la hora de construir el muro fronterizo.

La compañía Fisher Land & Gravel logró un contrato de $400 millones para construir parte del muro fronterizo después de que Trump personal y repetidamente recomendara que lo consiguiera. El Cuerpo de Ingenieros del Ejército, el ente que otorga estos contratos, había rechazado la propuesta de Fisher por considerar que no cumplía con los requisitos necesarios.

El dudoso contrato de Fisher, que ya ha atraído la atención de investigadores en el Congreso, incluye la construcción de 31 millas de barreras en terrenos del Refugio de Vida Silvestre de Cabeza Prieta, Arizona, lo que empeorará aún más los catastróficos e irreparables daños que este muro racista está causando en los terrenos fronterizos.

Ya sean estructuras nuevas o refuerzos de otras existentes, el nivel de devastación es pasmoso. Causa inundaciones y erosión. Bloquea la migración de especies en peligro y destruye parajes que durante milenios han albergado algunos de los hábitats más bellos de Norteamérica.

Cuando el odio y la corrupción se alían para dictar la política migratoria federal, el resultado puede superar el ingenio del autor más cruel.

Insensibilizarnos ante excesos de Trump debilita la democracia

Niños migrantes: las secuelas de las que nadie habla

Amenazas de Trump no deben aterrorizar a los inmigrantes

 

 

Anuncios

1 COMENTARIO

Comenta / Comment