Niños migrantes: las secuelas de las que nadie habla

Niños migrantes: las secuelas de las que nadie habla
Niños migrantes: las secuelas de las que nadie habla

¿A las cuántas lágrimas se le compone a uno el corazón?

Una de esas preguntas que se hacen en voz alta esperando una respuesta que no llegará. Todos callamos al oír sus pensamientos. La escuchamos tragarse el llanto mientras se trenzaba el cabello. Se frotaba las manos nerviosa, como si con los dedos pudiera contener lo que estaba a punto de desbordarse por los ojos. Era reservada, pero amable. Se escudaba en el silencio, en las palabras de los otros… pero su mirada hablaba del dolor que no contaba con los labios.

Esa mamá migrante tenía, tiene y tendrá miedo; sí, así, con todos los tiempos.

Era la primera vez que hablaba de lo que pasó ese junio de 2018. En casa nadie toca el tema; no es por tabú ni censura, sino por no sacudir los recuerdos. Calan hondo. Dejó que fuera su esposo quien lo contara: escaparon de las amenazas en Guatemala, atravesaron México y se entregaron en la frontera de Estados Unidos. Ahí comenzó la crucifixión que le sigue al calvario. Él, que siempre ha dicho que los hombres no deben llorar, se acurrucó en posición fetal cuando le dijeron que no volvería a ver a su hijo. ¡Lo perdí, lo perdí!, ¡me lo arrebataron!

Escaparon de las amenazas en Guatemala, atravesaron México y se entregaron en la frontera de Estados Unidos... ahí le arrebataron a su hijo; niños migrantes Clic para tuitear

Las memorias montoneras explotaron sin filtro, con todo el dolor y la culpa que se puede acumular en un año. Él se desplomó, ella se endureció y los niños desvelaron las heridas que aún los desangran por dentro. La frontera los curtió, pero la separación les herró el corazón como castigo. Ahora están juntos pero rotos, con fisuras emocionales y despostillados sociales.

Lea también / Read Also
TIJUANA BLUES: Un capítulo no cerrado

Esta es la historia de una familia guatemalteca que fue separada en la frontera; como ella, unas 900 más han sido forzadas a dejar a los suyos a pesar de que un juez estadounidense prohibió que los niños migrantes fueran arrebatados de sus padres al tocar territorio norteamericano. Pero el papel y la vida real son tan diferentes.

La “cero tolerancia” no ha terminado; la discreción es mas fuerte que los lazos familiares. Ahora no tienen nombres, sino las letras y los números de un expediente que los espera en inmigración; ya no son los Valenzuela, para el mundo son otros dos casos de asilo pendientes en el montón.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) interpuso una demanda en California para frenar las separaciones ilegales de migrantes.

Esta familia no lo sabía, para ellos el daño está hecho; pero hay otros con niños migrantes que podrían salvarse de ese suplicio que se manifiesta en pesadillas y abrazos de consolación. Si tan solo pudieran evitar que otro niño pasara lo que vivió el suyo… quizá.

Lea también / Read Also
España, Quijotes y Sanchos, por Laura Fernández Campillo

Y es que es muy diferente ver el fenómeno migratorio a través de gobiernos y leyes, de padres con sueños americanos o abogados luchando por los derechos, que a través de los ojos de un niño. Esos pierden la inocencia; el camino les arrebata las ilusiones y la frontera los mata por dentro.

La separación de familias es una cruz que se llevará por generaciones Clic para tuitear

La separación de familias es una cruz que se llevará por generaciones. Esos niños migrantes no olvidan; los hijos estadounidenses de los arrestados en las redadas, tampoco. Están creciendo con resentimiento social, con un odio inculcado por la sociedad.

Estas son las secuelas de las que nadie habla.

Maritza L. Félix es una periodista, productora y escritora independiente galardonada con múltiples premios por sus trabajos de investigación periodística para prensa y televisión en México, Estados Unidos y Europa.

Artículo anteriorTrump contra minorías que son “carga pública”
Artículo siguienteSoCal Gas nos quiere dar atole con el dedo
Maritza Félix
Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años. Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra. En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona. Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.