Actualidad política: recurrente crisis de legitimidad

Sí, la evidencia demuestra que la crisis de legitimidad se comporta de manera recurrente y en casos con tendencias agravantes en varias latitudes, en especial, aunque no exclusivamente, en países subdesarrollados o emergentes. Presenta en casos comportamientos circulares ascendentes o descendentes, como espirales. Sin embargo, influye el grado de modernidad en que se encuentre un país para manifestar de manera específica su propia crisis de legitimidad.

Desarrollo social y poder político

En los estados premodernos la búsqueda del caudillo, la carisma del líder se sobrepone a la vigencia y predominio de las instituciones y la legalidad. La estabilidad puede ser efímera y descansa más en regímenes autoritarios o abiertamente dictatoriales. La función social está dada por la figura “fuerte” que, cuando las condiciones lo ameritan, tampoco tiene remilgos en utilizar la fuerza armada represiva.

Crisis en los partidos políticos de Latinoamérica y el Caribe
La sociedad civil pidiendo democracia, justicia, que cese la represión, y que Ortega abandone el poder en Nicaragua 9 de mayo 2018.

En los Estados modernos un atributo esencial es el predominio de las instituciones y una cultura de legalidad. En el mejor de los casos estas agencias institucionales son incluyentes e incorporan el grueso del esfuerzo de grandes grupos sociales al desarrollo. Hasta allí, en lo premoderno y moderno, los aportes básicos de Max Weber (1864-1920) véanse en particular las obras: “La Política como Vocación” y “Economía y Sociedad” -primeras ediciones de 1919 y 1922, respectivamente.

En los estados post-modernos, la situación de la modernidad ha llegado a tal punto que existe el convencimiento social de ceder soberanía para resolver problemas fundamentales. Es el caso, por ejemplo, de Alemania cambiando el marco alemán por el euro en la conformación de este especial grupo de países europeos. Es la situación de varios países del Viejo Continente asumiendo las responsabilidades que impone el cambio climático, en función de acuerdos globales tratando de rescatar las condiciones de ecosistemas planetarios. Véase la obra de Robert Cooper (1947 -) “Estado Post-Moderno y Orden Mundial” (2000).

Lee también:   El llamado de la naturaleza

Crisis y representatividad

La crisis de legitimidad se enraíza con base esencial en dos criterios: la legalidad que se orienta a la legitimidad formal y la naturaleza concreta de todo régimen en el sentido de si es útil o no para promover efectivamente oportunidades para la población. Un rasgo fundamental es si se orienta en pro del mayor bienestar para los diferentes grupos sociales.

Últimamente la prensa internacional, en el caso de América Latina y el Caribe, ha llamado la atención respecto a que un 25% de los mexicanos manifiesta que ni el Presidente López Obrador, ni los gobernadores o los alcaldes, ni ningún partido político representa sus intereses (dato de 2020, según investigación de Gerardo Villagrán).

Esto pondría de manifiesto un problema clave para las democracias de Latinoamérica: los partidos políticos ya no constituyen instancias de intermediación social. Es decir, no representan los intereses de los ciudadanos. Estos últimos no perciben que las colectividades que luchan por alcanzar el poder hablen por ellos, por sus necesidades, sus aspiraciones, sus problemas más persistentes.

Los partidos políticos, al no representar los intereses de grandes grupos sociales, en la medida que se alejan de ese atributo, con mayor énfasis van a terminar representándose a sí mismos. A eso debe agregarse la actitud del D.R.F.E. (dinero rápido, fácil y efectivo). Se trata de la preeminencia de la adquisición de recursos “a como se vaya pudiendo”, rebasando límites que la propia legalidad impondría.

Lee también:   La parálisis legislativa con los Dreamers y otros temas

Mercantilismo y legitimidad en los mandatos

Tanto la carencia de intermediación social de los partidos, como las vías para el rápido enriquecimiento de funcionarios electos, de actores políticos, constituyen rasgos de la cultura del subdesarrollo. Son características del premodernismo que incluso se pueden encontrar en algunas sociedades que son mayoritariamente modernas, según la rápida clasificación a la que se ha hecho referencia más arriba.

Otro rasgo de los problemas que conlleva la legitimidad política concreta, la de resultados para el bienestar, es la revocabilidad de mandatos. Los grupos tradicionales de mayor predominio tratan de seguir la lógica de los políticos: retener y/o ampliar sus cuotas de poder.

Crisis en los partidos políticos de America Latina y el Caribe
Protesta ciudadana en Argentina ante la angustia por la imposición de un modelo económico y político que deja afuera a la mayoría de los ciudadanos. Diciembre 2016.

Quitar del poder a un gobernante electo, en los diferentes niveles de la representatividad democrática, un personaje que no genera resultados tales que llenen las expectativas esenciales de los electores, se puede volver una aspiración frustrante. Una auténtica misión imposible. Hasta cierto punto, los regímenes que son parlamentarios, con la figura de Primer Ministro o Jefe de Gobierno, separada del Jefe del Estado, pueden “amortiguar” esta condicionalidad de crisis de legitimidad referida a la revocabilidad de mandatos.

En este contexto, los factores asociados a la educación son totalmente claves. Tanto en cobertura como en calidad de procesos formativos. Los sistemas democráticos contienen a manera de supuestos de modelos operativos, el que la población cuente con elementos de criterio y criterios para poder tomar decisiones y participación en los asuntos de conducción de un país. Ese es uno de los rasgos esenciales que nos dejó como legados el Siglo XVIII, el Siglo de las Luces, el movimiento de la Ilustración.

Lee también:   Día de la Memoria: Homenaje a un héroe de la familia

Actualmente, procesos más propios del mercantilismo, van imponiendo lógicas propias en las cuales los partidos políticos en muchos casos pueden derivar rápidamente en entes que carecen de propuestas para la conducción nacional. En lugar de ello, su naturaleza gravita en ser más bien agencias electorales aprovechando condiciones de coyuntura.

Perfil del autor

Giovanni Efrain Reyes Ortiz, Ph.D. en Economía para el Desarrollo y Relaciones Internacionales, de la Universidad de Pittsburgh, con post-grados de la Escuela de Altos Estudios Comerciales -HEC- en París, Francia, y de la Universidad de Harvard. Ha sido Director de Integración Latinoamericana y del Caribe en el Sistema Económico Latinoamericano y Director de Informe en Naciones Unidas.
Google Scholar: https://scholar.google.com/citations?user=lr_tofcAAAAJ&hl=en
Academia Edu: https://urosario.academia.edu/GiovanniEReyes

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado