lunes, julio 13, 2020
More
    Inicio Politica Alerta máxima: un presidente Trump acorralado

    Alerta máxima: un presidente Trump acorralado

    Mientras la novela del impeachment sigue su curso, los escenarios por venir no ofrecen gran consuelo. Sucede que ha quedado claro que mientras más asediado se siente Donald Trump, más veneno destila con total impunidad y con el aval del cobarde liderazgo republicano del Congreso. Y más la emprende contra sectores vulnerables, como los inmigrantes, su preferida válvula de escape para mantener el apoyo de su base.

    Dos constantes

    No es mera casualidad que en medio de las diversas crisis políticas de esta presidencia haya dos constantes: primero, que Trump las sobrevive; segundo, que para mantener a esa base contenta cuadruplica esfuerzos a fin de seguir atacando a sus chivos expiatorios favoritos, los inmigrantes, su mejor carta en 2016, a lo largo de su caótica gestión, y su estrategia de reelección en 2020.

    Si no, solo pase revista por todas las crisis y verá que, aparte de sobrevivirlas, Trump lo hace intensificando la crueldad de sus políticas migratorias: desde la separación de familias y la detención en jaulas de niños y refugiados en condiciones infrahumanas, hasta pisotear las leyes de asilo; poner trabas a inmigrantes con documentos, así como ponderar la posibilidad de dispararle a las piernas a los migrantes o de colocar en la parte superior de su muro púas que destrocen su piel, con el fin de disuadirlos de cruzar la frontera.

    Juicio político

    Desconozco qué ocurrirá con la pesquisa en torno al potencial impeachment de Trump. Aunque la Cámara Baja, de mayoría demócrata, apruebe artículos de residenciamiento por la conducta ilegal del presidente de solicitar apoyo a una nación extranjera, Ucrania, para enlodar a un potencial contrincante demócrata, Joe Biden, en la elección del 2020, parece improbable que el Senado de mayoría republicana tenga las agallas de enjuiciar al mandatario.

    El líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, tiene doble discurso. Por una parte, dice que si la Cámara Baja aprueba artículos de residenciamiento, el Senado cumplirá su gestión constitucional de enjuiciar a Trump. Pero en un video de campaña en Facebook, McConnell declara que “la forma de frenar el impeachment es con una mayoría (republicana) en el Senado y conmigo como líder de la mayoría”.

    Los republicanos

    Y el triste espectáculo de los republicanos tratando de justificar lo injustificable, defendiendo conductas ilícitas que no tolerarían a ningún demócrata, tampoco ofrece esperanzas de que Trump vaya a ser destituido.

    Por ejemplo, la entrevista del senador republicano de Wisconsin, Ron Johnson, en Meet the Press este domingo, dio vergüenza ajena. Aunque la semana pasada Johnson se mostró preocupado ante la posibilidad de que Trump haya condicionado la ayuda exterior a Ucrania a que esa nación investigara a Biden y a su hijo Hunter, el domingo defendió a Trump diciendo que el presidente había negado enfáticamente que esto haya sucedido. Como si la palabra de Trump tuviera algún peso. Como si no mintiera a la menor provocación.

    Pero ningún republicano quiere ser atacado por Trump. El senador republicano de Utah y exaspirante a la presidencia, Mitt Romney, criticó a Trump y el presidente anda diciendo que debe ser residenciado.

    Trump intimida a todo el Partido Republicano que a su vez antepone la conveniencia política a la decencia, los valores, la Constitución, la democracia. No son sus víctimas, son sus cómplices.

    Solo imagine lo que puede ocurrir cuando uno de los partidos políticos en la rama legislativa, el Republicano, confabula con el presidente para normalizar lo ilegítimo. Peor aún, si la rama judicial, encabezada por Bill Barr, también actúa como marioneta de Trump. Solo piense qué puede ocurrir si el proceso de impeachment progresa. Y en caso de que Trump no fuera residenciado, imagine qué puede suceder si en 2020 pierde la elección. Tenga por seguro que afirmará que hubo fraude y que el victimario es la víctima ¿Instará a sus huestes a la violencia?

    Pronto sabremos hasta dónde es capaz de llegar un acorralado Trump.

    Maribel Hastings
    Maribel Hastings
    Maribel Hastings is a Senior Advisor and columnist at America’s Voice and America’s Voice Education Fund. A native of Puerto Rico, Maribel is a graduate of the University of Puerto Rico with a major in public communications and a history minor. She worked for La Opinión, and became La Opinión’s first Washington, D.C. correspondent in 1993. Maribel has received numerous awards, including the 2007 Media Leadership Award from the American Immigration Lawyers Association (AILA) for her coverage of the immigration debate in the U.S. Senate.

    1 COMENTARIO

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Publicaciones recientes

    Una chilanga del Inland Empire en el DF

    Es chilango quien sabe que en "La Marquesa" se comen las quesadillas de hongos y huitlacoche, que puede ingerir de pie los tacos al pastor con piña o de cabeza o de lengua de res con su salsa verde, que ha comido esquites con epazote...

    Los Misterios del Anáhuac, un poema de Adriana Citlali Brenes-Ríos

    Ave María Purísima...   Primer Misterio Doloroso Huyendo de la madre patria Santa María, ruega por ellos   Segundo Misterio Doloroso El Rio Bravo y la travesía del desierto Nuestra Señora de...

    Comadreando desde Los Angeles

    Eso eran: comadres. En México el concepto puede tener mas de un contexto negativo, sin embargo aquí en donde lo añorado es lo lejano, y donde las bases de lo que la palabra comadre o comadrazgo en términos religiosos y de camaradería significa, fue grandioso tener la oportunidad de ser una de ellas

    Estamos en Facebook y Twitter

    8,501FansMe gusta
    2,450SeguidoresSeguir

    Publicaciones al azar

    Emigración, Ground Zero

    Elizabeth Burns es una activista a pesar de sí misma. Vive en un rancho de 38,000 acres en la frontera entre Estados Unidos y México en el estado de Texas.

    ´Pijama Party´, la celebración de lo invisible

    Es lunes en la tarde. Aún no llueve pero se huelen las gotas que caerán del cielo en un par de horas. Como banderas...

    EL SENDERO DE LOS SUEÑOS: Tercera semana

    HispanicLA es eco de la odisea de cuatro muchachos de Florida que iniciaron el 1 de enero El Sendero de Los Sueños, una caminata de cuatro meses a Washington D.C., para popularizar la reforma migratoria y documentada en http://trail2010.org. Reproducimos aquí en español sus días de marcha tal cual ellos los describen en inglés, a medida que lo vayan publicando.