martes, julio 14, 2020
More

    Adriana Gutiérrez

    Adriana Gutiérrez
    4 Publicaciones0 COMENTARIOS
    Me llamo Adriana Gutiérrez, nací el 15 de Septiembre de 1948 en Colón, Entre Ríos, en la costa este de la R.A., a los 7 años una maestra me regaló mi primer libro (Mujercitas) y mi padre me llevó a ver mi primera película (Fantasía), y por supuesto decidí que sería escritora y que mis historias se llevarían al cine, meta aún no lograda, pero escribir es el mejor viaje que he hecho, y cada vez importa menos el destino final.

    Frente pelada: el despertar de la conciencia, un cuento de Adriana Gutiérrez

    Para estar desconcertado no hace falta ser inteligente, más bien lo contrario. Tampoco hace falta saber qué es un desconcierto, ni conocer una palabra que identifique tal sensación. Aún sin tener un sonido para nombrarlo o un dibujo de un desconcierto cualquiera, éste se puede presentar dejándolo a uno desconcertado

    El usurpador, un cuento de Adriana Gutiérrez

    ¡Que alivio sintió después de archivar esa maldita máquina de escribir! Tanto como la había odiado y ahora, por fin, se la sacaba de...

    La Zona inexistente, un cuento de Adriana Gutiérrez

    Ayer soñé otra vez con la Zona inexistente y como siempre que esto pasa me levanté deprimida. La sensación de soledad absoluta que se apodera de mi en el sueño me persigue durante horas; días a veces. Es una sensación extraña, sin penas ni alegrías pero sobre todo, sin temores. No me siento ni bien ni mal, me siento raramente normal.

    La carta del interior, un cuento de Adriana Gutiérrez

    Lidia mira con fastidio la hoja que desde la máquina de escribir se burla de ella; ha ideado varias maneras de relatar el asesinato de un personaje secundario de su novela y no puede decidirse por ninguno

    Publicaciones recientes

    Dictamen: Trump debe entregar fondos que retenía a ciudades santuario

    La Corte federal de Apelaciones del Noveno Circuito otorgó esta semana una victoria al estado de California y la protección de los inmigrantes. Ciudades santuario El...

    Goya Foods: La guerra de los #hashtags

    En un mundo en que la reputación de una marca da un giro a la velocidad que se difunde un hashtag, un texto, un...

    Historias de inmigrantes: siempre seremos mexicanos

    He regresado varias veces a México, con las ganas de quedarme en mi país, de no abandonar otra vez la que considero mi casa, mi origen, lo más mío, aquello a lo que pertenezco, de no dejar mi México

    Estamos en Facebook y Twitter

    8,501FansMe gusta
    2,450SeguidoresSeguir

    Publicaciones al azar

    El cuadro político antes de New Hampshire

    Ha amasado unos mil millones de dólares para su campaña electoral y sigue recolectando dinero. Trump un rival formidable, organizado y más disciplinado de lo que su verborragia hace pensar. Y en su venganza, es peligroso. Pero no invencible

    Recordarán en Los Angeles a las víctimas del terrorismo de estado argentino

    Un grupo de argentinos residentes en Los Ángeles, California, se juntarán para recordar, solemnemente, a las víctimas del golpe militar de 1976 en el que se instauró el terrorismo de estado en Argentina. El evento, que está abierto al público, tendrá lugar en el restaurante Pampas, de Granada Hills, el 26 de marzo de 2011, a las 12:00 del mediodía.

    Dos poemas de Marcos Silber

    Marcos Silber es un prolífico poeta argentino nacido en Buenos Aires en 1934. Reconocido internacionalmente, su libro Thriller fue finalista en la Casa de las Américas. También fue ganador del Premio Certamen Nacional de Poesía de la APDH y de la Casa de la Amistad Argentino-Cubana.
    Adriana Gutiérrez
    4 Publicaciones0 COMENTARIOS
    Me llamo Adriana Gutiérrez, nací el 15 de Septiembre de 1948 en Colón, Entre Ríos, en la costa este de la R.A., a los 7 años una maestra me regaló mi primer libro (Mujercitas) y mi padre me llevó a ver mi primera película (Fantasía), y por supuesto decidí que sería escritora y que mis historias se llevarían al cine, meta aún no lograda, pero escribir es el mejor viaje que he hecho, y cada vez importa menos el destino final.