viernes, abril 16, 2021

Barbara Ferrer: menos contagios y muertes, pero aún más que en noviembre

Si bien los números de internados en los hospitales cada día por contraer el COVID-19 siguen cayendo, el ritmo de reducción es cada vez más lento, advirtió Barbara Ferrer, la directora del departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles.

Números aún preocupantes

“Hemos llegado a unos 1,500 nuevos casos por día en el condado, menos que en enero, pero más arriba del nivel que teníamos antes del aumento en noviembre pasado”, cuando era de 800, dijo Ferrer en una conferencia de prensa con medios comunitarios organizada por Ethnic Media Services y el condado angelino.

Lo mismo sucede con el número de fallecidos a causa de la enfermedad. El 13 de febrero fueron 254 en todo el condado y bajaron a unos 100 por día en estos momentos. Sin embargo, en noviembre habían bajado a 14.

“La pandemia está lejos de llegar a su fin”, acotó.

Nuestro índice de casos positivos de cada cien mil residentes nos dice que la transmisión aún es muy amplia, aún estamos en “la franja naranja”, explicó, que es la más alta. “Quizás lleguemos a la franja roja el 17 de marzo. Tiene que ser de menos de 7 casos positivos por cada 100,000 habitantes y ahora estamos en 7.2.

Hace unos meses, sin embargo, el condado había bajado a una tasa de contagio de 5.1.
Una tasa menor de 7 permitirá aprobar la reapertura de gran cantidad de actividades económicas y sociales.

Nueva población elegible

Barbara Ferrer
Barbara Ferrer

Entretanto, se han multiplicado los sitios de análisis y de vacunación administrados por el condado, incluyendo siete megasitios, cinco más dirigidos por la municipalidad de la ciudad de Los Ángeles, además de 18 lugares de vacunación en hospitales, centros de vacunación en 121 farmacias por parte del condado y cien más en el sistema federal de FQHC o Federal Qualified Health Centers, Centros de Salud Federales Autorizados.

Se administran vacunas, también, en 153 clínicas comunitarias.

En estos momentos les toca el turno a residentes de 65 años de edad para arriba, así como trabajadores de la salud, la agricultura, la industria de la comida, cuidado de los niños, educación y agencias del cumplimiento de la ley.

“Hasta ahora había 2.2 millones de residentes elegibles para la vacuna”, explicó Ferrer.
La verdad es que ni siquiera tenemos suficientes vacunas para esta población. Recibimos dos millones de vacunas hasta hoy. Y a partir de esta semana hemos agregado a los elegibles entre 1.1 y 1.2 millones de nuevos residentes.

Vamos a necesitar más de 6 millones de dosis para vacunar a todos los que lo necesitan. Más vacunas, más voluntarios, más recursos, más asociados en este esfuerzo.

A partir de octubre hemos movilizado a unos mil trabajadores de salud comunitaria (CHW), que efectuaron más de 200,000 actividades, tanto en persona como virtualmente, para llegar a 370,000 personas. Entregaron 232,000 mascarillas y 60,000 botellas de sanitizador».

Extrema desigualdad

Sin embargo, reconoció Ferrer que la tasa de vacunación en diferentes áreas del condado para mayores de 65 no es igual.

“Registramos altos porcentajes de vacunación en el Valle de San Fernando. Pero todo el Centro-Sur de Los Ángeles está en blanco, es decir con pocos residentes vacunados. Lo mismo en Sur Los Ángeles, en el sudeste, en ciertas partes del mismo valle de San Fernando y en todo el Valle del Antílope».

“Ese es el desierto de la vacunación”.

El problema es que para la gente en las comunidades que más fuerte han sufrido el impacto hay menos vacunas, y son las que tienen la tasa más alta de hospitalizaciones y de decesos.

En consecuencia, afirma la funcionaria, “Tenemos que hacer una tarea mucho mejor. Asociarnos con organizaciones comunitarias (CBO), con líderes de la comunidad, para trabajar alrededor de los Centros de Llamadas del Departamento de Salud Pública (DPH) para así registrar rápidamente a la población en uno 2,000 centros de registración, incluyendo clínicas de salud pública.

Dificultades para registrarse

“Una de las maneras de llegar a la gente ha sido operando Equipos Clínicos Móviles en 46 localidades a partir de esta semana”, anunció la Dra. Bárbara Ferrer, quien tiene un doctorado en asistencia social.

“De la misma manera estamos llegando a mucha gente que tiene problemas, no solamente para registrarse para la vacuna, sino incluso para llegar al sitio de vacunación. Hemos enviado y pagado por 1,500 viajes de ida y vuelta por Uber esta semana”, agregó.

“Es que muchos no tienen computadoras”.

Asimismo, estamos reclutando a las empresas para que faciliten la vacunación de sus empleados, incluyendo pagarles por el día o las horas que se ausentan.

Protección a indocumentados

Un lugar especial en la presentación de Ferrer lo dedicó a tranquilizar a los residentes respecto a su estado migratorio. “Nunca preguntamos por papeles. Ser ciudadano o residente permanente no son necesarios” para recibir la vacuna.

Por favor, no deje que su estado migratorio obstaculice su vacunación. Vacúnese. Ni siquiera necesita tener un documento de identidad del gobierno, hay otras maneras de verificar su identidad”, pidió.

Hay más facilidades que está desarrollando el condado. Por ejemplo, “si administras un negocio grande, con gran cantidad de empleados, quizás podemos traer una unidad de vacunación al sitio mismo, sin que tengan casi que dejar de trabajar”.

Movilizamos desde octubre más de 900 trabajadores de la salud de tiempo completo y parcial. Han efectuado más de 200,000 actividades, tanto virtuales como en persona, con las que llegaron a 369,000 residentes. Entregaron 232,000 mascarillas y 60,000 botellas de desifectante.

Resistencia y dudas

Respecto al problema de indecisión (hesitancy) por parte de algunos miembros de la comunidad, Ferrer afirmó que en realidad el problema es la carencia de suficiente acceso a la vacuna y los análisis y no la vacilación.

“Una vez por semana trabajo en un sitio de vacunación. Veo una y otra vez que el problema es cómo conseguir la cita para la segunda dosis. Muchos tratan de hacerlo y no lo consiguen. Personalmente me llevó tres semanas para mí. Pero mi esposo, que tiene 72 años, no ha conseguido la cita hasta la fecha.

Respecto a quienes están indecisos, dijo, “hay que darles asesoramiento, la mejor información, para que tomen su decisión. Pero ese no es el problema real».

La desigualdad entre quienes son vacunados o no, no existe por la indecisión sino por falta de acceso: la gente con dos empleos no puede pasar horas frente a la computadora.

Es mejor ahora con el sitio My Turn donde pueden averiguar cuándo y dónde les toca vacunarse, pero todavía hay que saber manejar la computadora. Y luego, entre 500 sitios de vacunación, muchos tienen diferentes sistemas para registrarse.

Lo que tenemos que conseguir es que la gente se pueda registrar en el sitio mismo de la vacunación, sin que necesiten computadoras. Y que lo hagan con ayuda directa.

40% de las vacunas para los más necesitados

A partir del 15 de marzo, por orden del gobernador, el 40% de la existencia de vacunas se destina a las comunidades más vulnerables del estado, según su código postal. Muchas de esas comunidades están en el condado de Los Ángeles.

“Sí, lo hacemos desde hace varias semanas, y queremos llegar a más de ese 40%”.

 

Fundador y co-editor de HispanicLA. Editor en jefe del diario La Opinión en Los Ángeles hasta enero de 2021.
Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y editor de noticias, también para La Opinión. Anteriormente, corresponsal de radio. Tiene tres hijos adultos que son, dice, "la luz de mi vida".

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

BAJO LA LUPA - Nuestro nuevo podcast

Lo más reciente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

LO MÁS LEÍDO ESTA SEMANA

LOS 5 TEMAS MÁS BUSCADOS

Los 5 artículos más recientes