lunes, julio 13, 2020
More
    Inicio Literatura Poesía Canto sin Estrellas, por Dukardo Hinestrosa

    Canto sin Estrellas, por Dukardo Hinestrosa

    A mi tío Noel, que un día
    amaneció muerto en la mansarda,
    en posición de cúbito dorsal.

    Good evening” por la noche,
    Norteamérica, es otoño.  Se oscurece
    la ciudad y mi alma todos los días,
    a las cuatro de la tarde.

    No tengo dollars, ni quarters, ni dimes, ni
    cents.  Hollywood enciende sus movie stars.
    El tío Sam no cambia su vestido
    a rayas.  No parking, no smoking,
    no admittance, Don´t walk.

    Todavía se habla de Cuba y el premier
    Khruschev; prefiero seguir mirando burlesque
    y ver a las call girls consumirse como
    cigarrillos Kent. Madam, please scotch;
    thank you, lady; gracias, gentleman.

    Me paro, camino hasta el fondo
    del hall; vomito estrellas
    donde dice “men”, me voy,
    estoy cansado, quiero ponerme
    horizontal.  Por lo menos hay
    tanto motel.  No parking, no smoking,
    no admittance, Don´t walk.

    Los freeways reciben y disparan automóviles
    por mil; Cabo Cañaveral: otro cohete
    ha fracasado; esta vez no partía el coronel
    Shepard.  Las muñecas de Playboy hacen
    su strip-tease; en Main Street, aún venden
    marihuana y ron y habanos de la Cuba
    de Fidel.  No parking, no smoking,
    no admittance, Don´t walk.

    Tercera edición del Herald Examiner:
    Mao invade a Nehrú; consejo urgente
    de la ONU; Wall Street, caen las acciones,
    aumenta el pánico; el café sigue firme
    hacia abajo; Bolivia no tiene estaño
    que vender, volverán los Patiños tal vez;
    el petróleo se le está secando a Betancur,
    mientras Pérez Jiménez viaja en limousine.
    No parking, no smoking, no admittance,
    Don´t walk.

    Smile, smile…, Don Juan Váldez,
    Tony Curtis y la Liz; 95 dollars un vestido
    en Nueva York; la mezcalina ya la aplican
    sin dolor y les dio polio a los hijos del Dr. Salk.
    What do you want?  -Chicken soup
    and coffee, please… Cambió el semáforo,
    -son 20 dollars, señor.  No parking,
    no smoking, no admittance, Don´t walk.

    Tampoco salí esta vez en la revista
    Life. I am looking for job, gentleman
    o manager o foreman.  I am looking
    for job, in employment office.  Yo,
    señora, hablo español; pero no soy
    de Cuba.  Me exilé por mi cuenta,
    sí, señor.  No parking, no smoking,
    no admittance, Don´t walk.

    Las teenagers muestran sus piernas
    de marfil, tiemblan sus pelucas
    doradas con el Twist.  En el teatro
    chino sigue West Side Story.  Lady,
    I am sorry, gracias mil.

    Otro parade en Hollywood;
    por Sunset Boulevard, cantará
    la Anderson, un réquiem para
    Marilyn, vendrá hasta Meredith,
    Faubus, Sammy Davis Jr. y la Piaff
    y tocará Armstrong la trompeta
    del juicio final.  Volarán los sabres
    y los jets, llegará Mr. Mauser with
    bazookas, junto con la cápsula de
    Glen.  Mejor déme, señora, otro
    paquete de Camel y quédese
    con el vuelto y el fusil.  No parking,
    no smoking, no admittance, Don´t walk.

    I have no money, sir, today;
    Pero lady, tengo mi alma entera,
    los zapatos rotos y un deseo
    violento de vivir.

    Dukardo Hinestrosa
    Dukardo Hinestrosa
    Poeta, novelista, ensayista y periodista colombiano. Destacado integrante de la Generación Nadaísta, que floreció en su país natal en la decada de 1960. Considerado, en palabras del profesor Robert Girardot, de Stanford University, "una de las voces más importantes por su irreverencia y estilo". Entre sus numerosas publicaciones se incluyen La rebelión de los machetes en América Latina, Salmos para bautizar un huracán, Poemas autobiográficos, Pasaje a Pereira y Gaitania revueltas: rosario y fusil. Durante su extenso exilio en Estados Unidos, compartió parte de su obra en la Peña Literaria La Luciérnaga de Los Ángeles.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Publicaciones recientes

    Una chilanga del Inland Empire en el DF

    Es chilango quien sabe que en "La Marquesa" se comen las quesadillas de hongos y huitlacoche, que puede ingerir de pie los tacos al pastor con piña o de cabeza o de lengua de res con su salsa verde, que ha comido esquites con epazote...

    Los Misterios del Anáhuac, un poema de Adriana Citlali Brenes-Ríos

    Ave María Purísima...   Primer Misterio Doloroso Huyendo de la madre patria Santa María, ruega por ellos   Segundo Misterio Doloroso El Rio Bravo y la travesía del desierto Nuestra Señora de...

    Comadreando desde Los Angeles

    Eso eran: comadres. En México el concepto puede tener mas de un contexto negativo, sin embargo aquí en donde lo añorado es lo lejano, y donde las bases de lo que la palabra comadre o comadrazgo en términos religiosos y de camaradería significa, fue grandioso tener la oportunidad de ser una de ellas

    Estamos en Facebook y Twitter

    8,501FansMe gusta
    2,450SeguidoresSeguir

    Publicaciones al azar

    California: universidades públicas, filosofía corporativa

    La decisión de la junta de Directores de la Universidad de California de subir las colegiaturas en 32% significa el bloqueo de la clase media y los inmigrantes a la educación superior. ¿Por qué lo hicieron?

    Sobre lo que ocurre en las cárceles de El Salvador

    Me mueven a expresar mi opinión aquellas escenas en las que aparece una enorme cantidad de reos amontonados en los patios de las mismas, sentados en el piso y casi desnudos; todas las reglas se ven violentadas y caen en saco roto al hacinar a miles de reclusos

    La muerte de Anastasio Hernández

    HispanicLA lo presenta tal cual. El audio de esta escena es, conociendo ya el desenlace trágico, uno de los sonidos más terribles que quien firma conoce: el del hombre inocente, inerme, vulnerable, siendo atacado cruelmente hacia lo que será su muerte.