Hispanic L.A.PoliticaEstados UnidosCuarentena desde el privilegio

Cuarentena desde el privilegio

Cuatro días fueron suficientes para ponerme al día con las series de Netflix; vi la de la vecina que denuncia un asesinato desde su ventana, la de una estafadora que se hace pasar por heredera alemana, una de romance empalagoso y otra de esas españolas que siempre me encantan.

He pasado más de una jornada laboral semanal frente al televisor y siento que me estoy volviendo un fósil en el sillón.

Después de dos años de haberme escapado de un contagio, mi prueba casera salió positiva; dos PCR más lo confirmaron. Soy una portadora casi asintomática del virus. Solo tengo dolor de cabeza y un cansancio acumulado que cargo con mucha gracia; pero eso es lo de siempre. No puedo notar la diferencia. Solo que la cabeza no me da mucho para leer ni pensar. Trabajo poco, lo básico y no más. Me agoto. Sí, sé que necesitaba descansar, pero el COVID me obligó hacerlo. Ahora estoy arañando las paredes. ¿Cómo le hicimos durante el aislamiento obligado y el voluntario?

Aun así, estoy consciente de que me quejo desde el pedestal del privilegio. Soy una periodista independiente cuya oficina es el sofá o una cafetería. Tengo mi horario y mis plazos, y una flexibilidad laboral de la que pocos pueden presumir. Tengo una red de apoyo grande y sólida. Soy una minoría y, no, no fue suerte.

Sé que hay muchos que no pueden pausar para sanar; la necesidad es más grande y los obstáculos más desafiantes. Sí, entrando a este tercer año de pandemia, la situación no mejora para millones que aún están desamparados frente al virus que tiene a los más privilegiados aburridos y enriquecidos. La brecha no se cierra, se ensancha.

La enfermedad, a pesar de lo leve de los síntomas, me hizo recordar las disparidades sociales y las necesidades que muchas veces ignoramos. Además, me di cuenta de que a pesar de que he investigado mucho sobre el virus y la mitad de mi trabajo es verificar información de la pandemia, tengo muchas dudas. El temor y la incertidumbre juegan con nuestra cabeza y en algún momento ponemos en duda algo o todo.

Son esos momentos de vulnerabilidad los que nos hacen susceptibles a la desinformación. Tenemos hambre de saber algo que nos consuele, que nos conforte y podemos creer lo que mejor se alinee a nuestra filosofía. Eso me da miedo. También hay vacuna para eso y es la información verificada, el diálogo, la experiencia, los expertos y la comunidad.

Ese es otro de los privilegios más grandiosos que tengo con Conecta Arizona.

Como sociedad deberíamos luchar para que todos tuviéramos acceso a servicios de salud, a pruebas gratuitas de covid que sean confiables, a vacunas de alta efectividad, a incapacidades médicas por una infección propia o familiar, a tener un ingreso seguro cuando nos vemos obligados a parar por un contagio, a información verificada del virus, las vacunas y las variantes, a apoyo en nuestro idioma con una perspectiva de inclusión, género, cultura e entendimiento, a un periodo de recuperación digno o la mera capacidad de sanar sin ser castigados por haber sido vulnerables a una enfermedad que se nos salió de las manos.

Maritza Félix
Maritza Félix
Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años. Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra. En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona. Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.

Comenta aquí / Comment here

“Los educadores californianos son el corazón de nuestra comunidad. Y la razón por la que la Asociación de Maestros de California sabe que escuelas públicas de calidad son lo que hace una California mejor para todos nosotros”.


“California Educators are the heart of our community. And why the California Teachers Association knows quality public schools make a better California for all of us.”

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe una revista semanal con lo más nuevo de HispanicLA y con los artículos que hicieron historia.

En portada

El después de la migración

Migrar es complejo. Cruzamos la frontera, con visa o sin ella. Migrar es renacer y fecundar; es entender que la ida casi nunca lleva vuelta. Migrar es el día después.

EDITORIAL

Biden y los inmigrantes: desconcierto y desilusión

Plan migratorio de Biden
0
Llamamos a la anulación inmediata del uso del “Título 42” para impedir que migrantes refugiados soliciten legalmente asilo en Estados Unidos. Y que esta anulación abra el camino para avanzar la esperada reforma migratoria

Lo más reciente

Relacionado