¿Democracia o totalitarismo?

Tal vez usted pertenezca al 37% de la población mundial que no tiene dudas al responder esta pregunta, porque cree que la democracia es el mejor sistema de gobierno. Sin embargo ante la pregunta: ¿democracia o totalitarismo?, no hay una única respuesta.

Existe un 67% que no le importa cúal es el sistema que los gobierna, solo desean vivir bien económicamente, tener seguridad y servicios de salud, dejando los cánones de libertad a un lado. La educación es un tema especial, ya que un pueblo educado no es útil para los totalitarismos.

La crisis y la opción entre democracia o totalitarismo

En el presente vivimos en un mundo convulsionado con pandemia, guerra, terrorismo, crisis energética y alimenticia, y a pesar del avance tecnológico la vida vale cada vez menos, aumentando la pobreza y la inseguridad, donde todos ven peligrar su estabilidad, es decir que el mundo de hoy es la base de cultivo para los regímenes totalitarios, tanto de derechas como de izquierdas.

Contrariamente a la creencia popular, los regímenes totalitarios no son rechazados por la gran mayoría, las encuestas señalan que: “Una mala democracia podría ser peor que un totalitarismo racional” o que, “Mientras la calidad de vida se mantenga alta, permitiendo vivir a cada uno como deseen, los ciudadanos pueden ser completamente felices bajo el totalitarismo”.

Lee también:   Vicentin Chin y el movimiento de derechos civiles asiático-estadounidense

La naturaleza humana contada en una novela

La novela de George Orwell, 1984, nos habla de un estado vigilante, totalitario y sin libertad intelectual, donde sostiene que “no hay pruebas de que el deseo de libertad y democracia sea una parte innata de la naturaleza humana”.

Así mismo Orwell, en su obra “Rebelión en la Granja” sostiene que: “El ser humano es la única criatura que consume sin producir. No da leche, no pone huevos, es demasiado débil para jalar el arado, no puede correr lo suficientemente rápido para atrapar conejos y, aun así, es quien ejerce el totalitarismo absoluto sobre todos los animales”.

¿Democracia o totalitarismo?
Mural en el centro del Barrio de la Catedral, en Belfast.

La ascensión de Hitler al poder

Recordemos que nueve años antes de tomar el poder, Adolf Hitler escribió Mi Lucha, Mein Kampf, plasmando su ideología racista, dividiendo la humanidad en seres superiores dominantes y seres inferiores que debían desaparecer. Como sabemos, a pesar de que su pensamiento racista era conocido, los alemanes lo admitieron como líder.

En poco tiempo Adolf Hitler convirtió al nazismo en una de las primeras fuerzas políticas, contando en 1932 con 230 escaños en el Congreso, o sea, la mayoría absoluta.
Las alianzas obreras, burguesas y sindicalistas, que Hitler había forjado antes de las elecciones, facilitarían la formación del régimen totalitario, por lo que el entonces presidente de Alemania, Paul Von Hindenburg, otorgó a Hitler el cargo de canciller, mismo que ocupó de enero de 1933 y hasta su muerte en 1945.

Lee también:   Bajo la sombra del cerezo

 «Un Mundo Feliz»

El ascenso de Hitler ocurrió, a pesar de que en 1932 Aldous Huxley público su obra “Un Mundo Feliz”, donde un estado mundial manipula la reproducción para garantizar personas perfectamente adaptadas a su posición social, designados con letras del alfabeto griego desde los Alfa, destinados a la dirigencia, hasta los Épsilon, diseñados para las tareas más peligrosas y repetitivas.

Siglo XXI y la pérdida de las libertades individuales

En otras palabras, acabar con los totalitarismos podría no ser el ideal para todos.

¿Democracia o totalitarismo?
Arte moderno en las paredes de Chipre.

Por esa razón vemos resurgir y mantenerse en el poder regímenes totalitarios, que demuestran los deseos de algunos ciudadanos en creer que, los totalitarismos son simplemente un enfoque diferente para dirigir un país, valorando el orden por encima de las libertades individuales.

Perfil del autor

Cesar Leo Marcus, nació en Buenos Aires, Argentina.
Doctor (PhD) en Logistica Internacional y Comercio Exterior, y Máster (MBA) en Sociología Económica, fue profesor de ambas cátedras en las Universidades de Madrid (España) y Cordoba (Argentina).
Periodista, publica en periódicos de California, Miami y New York. Escritor, publico 12 libros, y editor literario, director de Windmills Editions. Actualmente reside en California.

Lee también:   Los camiones eléctricos anularán las 'zonas de muerte por Diesel'

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado