Economía 2023: pronósticos para un año turbulento

El pasado 20 de enero, Ethnic Media Service organizó una conferencia de prensa sobre el futuro inmediato de la economía en los Estados Unidos, haciendo foco en sus impactos para el año en curso (“How Tight Will the Economic Squeeze Get in 2023?”).

Posible recesión, algunos puntos de vista

Y como en toda reunión en el que se debaten temas económicos, se habló de la inflación, el alto nivel de empleo, las tasas de interés que la Reserva Federal ha aumentado ya siete veces y el prospecto de una recesión que muchos sugieren que es inevitable.

El encuentro comenzó con la presentación del doctor George Fenton, analista del CBPP (Center for Budget and Policy Priorities) diciendo que “aunque no soy especialista en macroeconomía, puedo decir algo muy concreto. Y lo primero es que no sabemos todavía si habrá una recesión en 2023 o no. Es lo que se sugiere en un podcast. Y también se dice que esa recesión podría ser corta y profunda. Pero son especulaciones. Desde nuestro centro, nos enfocamos en el crédito del impuesto de los niños, las ganancias de sueldos y las medidas anti pobreza. Debemos decir que estamos saliendo de una crisis histórica y necesitamos cimientos políticos más firmes. Mark Zandi dijo que hay un 50% de que haya recesión este año. Y una investigación de Bloomberg, dice que hay un 70% de chances. Y hay que estar preparados”.

Tratando de responder la pregunta de si habrá o no recesión, la doctora Wendy Edelberg, directora del Hamilton Project e investigadora principal de estudios económicos en Brookings Institution, comentó: “Hay que pensar en otros factores que están empujando a la economía estadounidense hacia otro lado. Y uno de los motivos por los que creo que la economía se va a resentir, es por el gran gasto fiscal en tiempos de pandemia. Estamos gastando como si no hubiese una pandemia. La participación de la fuerza laboral, sin embargo, no se ha resentido todavía, pero algo va a suceder. Si vemos el mercado, en diciembre de 2022 había 225,000 trabajos nuevos. O sea que el mercado laboral tiene un ritmo que no es sustentable. Todavía nos estamos recuperando de una gran caída del desempleo. Ahora pareciera que la economía está más estable; pero esto tal vez signifique tener durante un año un crecimiento modesto y positivo. De todos modos, el ciudadano común y corriente no va a sentir algo muy distinto de lo que se siente ahora”.

Por su parte, la doctora Rakeen Mabud, economista en Groundwork Collaborative,  explicó que “todavía no hemos salido de los problemas. El gobierno federal ha subido los intereses siete veces en el último año y probablemente los suba más. Eso se dijo en la última reunión del comité a fines de enero. El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ha admitido que no hemos sentido los efectos todavía. En una palabra, la medicina no ha llegado al sistema y hay mucho riesgo de que la reserva federal empuje nuestra economía hacia una recesión. Eso hará que la gente no tenga trabajo y que haya un dolor económico inmenso. Vengo diciendo, desde el principio, que no podemos tener una economía saludable si no se cuida a la gente que hace que la economía funcione. Y Powell tiene que reconocer esto; además de poner a las personas adecuadas sobre su trabajo. El motivo por el cual hoy tenemos inflación, no es porque la gente tiene mucho dinero o porque gaste más, sino porque las distintas corporaciones han podido subir los precios. Tenemos muchos modos de lidiar con la inflación; y no debiera haber altas tasas de desempleo. Eso es cruel, inefectivo y va en contra de tener una economía resiliente para todos”.

Lee también:   Los regalos de Navidad del régimen bukeliano

Mercado: fortalezas y debilidades

Wendy Edelberg aseguró que “tener un mercado laboral fuerte es algo muy importante. Y bajar el desempleo, algo muy bueno. De todos modos, no vamos a llegar a cero en la tasa del desempleo. Si pensáramos que ese es el único objetivo, podríamos crear una ley donde todos tengan que trabajar, sin opción. Pero sería una regla estúpida. La gente tiene derecho a renunciar a su trabajo para buscar uno mejor o tomarse un descanso. Hay mucha gente, además, que quiere organizar su vida alrededor del “no trabajar”. Por lo tanto, no vamos a tener una tasa de desempleo cero. Tenemos que pensar cuál es una tasa de desempleo equilibrada para tener un panorama económico estable. Pero la FED (Reserva Federal) quiere la mayor tasa de empleo y, a la vez, una inflación a una tasa estable del 2 o del 3 por ciento. El mundo en el que estamos ahora, con una tasa de desempleo en 3 y medio, hace que las compañías deban moverse para conseguir trabajadores. Pero muchos prefieren quedarse en casa. Y entonces, las compañías deben crear empleos tentadores y con buenos sueldos. Si las compañías elevan sueldos, tienen que elevar precios también. No estoy sugiriendo que este sea el único factor que genera inflación, pero es un factor importante. Lo que tiene que hacer el FED es crear un gran mercado laboral, que pueda seguir funcionando de forma estable. Un aumento neto de 225 mil trabajos no es sustentable desde nuestra actual economía. No tenemos crecimiento inmigratorio o de población y ya no está entrando masa laboral al país como antes”.

“TENER UN MERCADO LABORAL FUERTE ES ALGO MUY IMPORTANTE. Y BAJAR EL DESEMPLEO, ES ALGO MUY BUENO. DE TODOS MODOS, NO VAMOS A LLEGAR A CERO EN LA TASA DE DESEMPLEO. SI PENSÁRAMOS QUE ESE ES EL ÚNICO OBJETIVO, PODRÍAMOS CREAR UNA LEY DONDE TODOS TENGAN QUE TRABAJAR, SIN OPCIÓN. PERO SERÍA UNA REGLA ESTÚPIDA. LA GENTE TIENE DERECHO A RENUNCIAR A SU TRABAJO PARA BUSCAR UNO MEJOR O TOMARSE UN DESCANSO. HAY MUCHA GENTE, ADEMÁS, QUE QUIERE ORGANIZAR SU VIDA ALREDEDOR DEL “NO TRABAJAR”. TENEMOS QUE PENSAR EN UNA TASA DE DESEMPLEO EQUILIBRADA PARA TENER UN PANORAMA ECONÓMICO ESTABLE”
WENDY EDELBERG, HAMILTON PROJECT

Demanda laboral y crédito fiscal para niños

Rakeen Mabud, por su parte, agregó que “el FED está trabajando con una herramienta básica en cuanto a la inflación: el aumento en las tasas de interés. Y eso, aumenta el costo de tomar un préstamo con sus consabidas consecuencias, ya que va a tocar la demanda laboral. Cuando uno da un paso atrás y se pregunta de dónde viene la inflación actual; concluye que viene de un sistema que no está equipado para satisfacer la demanda laboral. Yo no creo que tengamos una escasez de trabajadores o que la gente esté saliendo del mercado. Hoy nos está haciendo falta gente que tome los trabajos penosos. Hay que ver al sistema entero, y el sistema demanda un mercado laboral saludable. Y esto no es solo una tasa de desempleo baja sino, también, calidad laboral; invertir en infraestructura, asegurarse que la gente tenga licencia médica para tener un día libre y no descarrilar el tren. Cuando a la gente le va bien, a la economía le va bien”.

Finalmente, George Fenton expresó su punto de vista. “Hemos perdido una política que ha sido un éxito comprobado durante la pandemia. En el 2021, se creó el crédito tributario para niños. Y hoy, bajo la ley actual, la cosa está siendo al revés. Porque tenemos 19 millones de niños y familias que no califican para el monto entero, ya que los ingresos de sus padres son demasiado bajos. En 2021 se cambió eso y el beneficio se convirtió en reembolsable solo sí trabajaban los padres. Esto, durante la pandemia, ayudó a bajar la pobreza infantil a un nivel histórico. Es increíble que eso sucediera durante la crisis; es decir, que la pobreza infantil se bajara hasta un 5 por ciento. Y se les hizo accesible este crédito a las familias sin importar su ingreso. Aumentó el monto, además, para niños más pequeños. Y se lo pensó para que el crédito fuera mensual. Hubo datos que las familias gastaban este dinero en cosas esenciales como alquiler, ropa y educación… A fines de 2021 venció esta política y vemos a millones de niños que volvieron a su antigua situación de pobreza. Además del sufrimiento a corto plazo que esto causa, tenemos investigaciones que muestran secuelas a largo plazo. Si podemos sacar un niño de la pobreza, tendrá mejor salud, le irá mejor en la escuela y tendrá chances de ir a la universidad. Y para cuando tenga 20 o 30 años, tendrá mejor ingresos. O sea que este beneficio no es solo moral, sino también fiscal para todo el país. Es trágico que esta política haya vencido. Desaparecieron las protecciones por desempleo. Respecto al futuro, te diría que estamos luchando para tener leyes masivas económicas de impuestos y políticas de familia. Habrá un cambio gigante en nuestras políticas de impuestos alrededor de 2024 y 2025. Muchas de las exenciones de Trump se van a vencer. Tal vez eso genere un compromiso en la reforma”.

“EN EL 2021, SE CREÓ EL CRÉDITO FISCAL PARA NIÑOS Y SE BAJÓ LA POBREZA INFANTIL A UN NIVEL HISTÓRICO. ES INCREÍBLE QUE ESO SUCEDIERA DURANTE LA PANDEMIA… ESTE CRÉDITO FUE ACCESIBLE A TODAS LAS FAMILIAS Y SE LO PENSÓ PARA QUE FUERA MENSUAL. HUBO DATOS QUE LAS FAMILIAS GASTABAN ESE DINERO EN COSAS ESENCIALES COMO ALQUILER, ROPA Y EDUCACIÓN… A FINES DE 2021 VENCIÓ ESTE PROGRAMA Y VEMOS A MILLONES DE NIÑOS QUE VOLVIERON A SU ANTIGUA SITUACIÓN. SI PODEMOS SACAR A UN NIÑO DE LA POBREZA, TENDRÁ MEJOR SALUD, LE IRÁ MEJOR EN LA ESCUELA Y TENDRÁ CHANCES DE IR A LA UNIVERSIDAD. Y PARA CUANDO TENGA 20 O 30 AÑOS, TENDRÁ MEJOR INGRESOS. O SEA QUE ESTE BENEFICIO NO ES SOLO MORAL, SINO TAMBIÉN FISCAL. ES TRÁGICO QUE ESTA POLÍTICA HAYA VENCIDO”.
George Fenton, CBPP

Brechas éticas y brechas raciales

¿Cómo afecta el desempleo a los distintos grupos raciales, especialmente a la comunidad afroamericana que históricamente ha sido la más relegada?

Lee también:   La Mora: El silencio que duele, por Maritza Félix

“Históricamente en los Estados Unidos hubo brechas en las tasas de desempleo; por ejemplo entre hombres blancos y hombres negros», dijo Wendy Edelberg. «Nunca hemos tenido una economía en donde esa brecha haya sido igual cero. Es verdad que en un mercado laboral fuerte esa brecha se achicó, como en el 2007. En ese tiempo, los hombres negros tenían una tasa de desempleo apenas un 3 por ciento más alta que la de los blancos; y antes de la recesión por Covid, había bajado a un 2.5 por ciento. Ahora, el mercado laboral se da vuelta y la tasa de desempleo de los hombres negros sube mucho más rápido que la de los blancos, llegando hasta 10 puntos de diferencia. Eso es algo que nos deja atónitos. ¿A dónde estamos ahora con el mercado laboral? La brecha se está achicando y la tasa de desempleo de hombres negros es sólo dos veces mayor que la de los blancos. Lo que tenemos que hacer, es que el mercado laboral esté más fuerte para seguir bajando esta brecha. Sin embargo, yo no tengo confianza en que un mercado laboral fuerte pueda, a largo plazo, resolver problemas estructurales. Pero sé que una economía débil va a afectar a las personas marginadas de manera muy rápida. Necesitamos que haya más familias resilientes en los Estados Unidos”.

Pueblo versus corporaciones

Rakem Mabud abordó del tema de las corporaciones que se enriquecieron durante la pandemia. “Creo en una economía centrada en el pueblo y las familias. Si a los trabajadores les va bien y podemos tener dinero para los gastos básicos, esa es una economía exitosa. Ahora estamos en un sistema donde los ricos y las corporaciones están mejor que nunca. Y a esto lo hemos visto claramente durante la pandemia. Las corporaciones han tenido ganancias increíbles. De hecho, hubo gente que, al ver el precio de los huevos, ha mandado cartas diciendo: “esto es aprovecharse de los trabajadores agrícolas”. Esconderse bajo la cortina de la inflación y la pandemia, ha sido la estrategia de las corporaciones. Acá hay un papel muy fuerte que debe tener el Estado. El mercado laboral fuerte no será la solución, sino que tendremos que cambiar las dinámicas, para que las corporaciones no sean las que le den forma a las decisiones económicas del país. Esta recesión ha sido relativamente leve, porque los políticos tomaron para el pueblo; no para los economistas ni los bancos. Hay partes del gobierno que pueden ir en contra de los negocios que suben los precios, los créditos para los niños o el tender a bajar las tasas de desempleos. Hay mucho poder regulatorio. Podemos vencer a esas corporaciones que han estando explotando el poder y controlando a la economía. Y la economía que yo quisiera ver, es una en donde los grupos históricamente excluidos sean incluidos”.

“CREO EN UNA ECONOMÍA CENTRADA EN EL PUEBLO Y LAS FAMILIAS. SI A LOS TRABAJADORES LES VA BIEN Y PODEMOS TENER DINERO PARA LOS GASTOS BÁSICOS, ESA ES UNA ECONOMÍA EXITOSA. AHORA ESTAMOS EN UN SISTEMA DONDE LOS RICOS ESTÁN MEJOR QUE NUNCA. LAS CORPORACIONES HAN TENIDO GANANCIAS INCREÍBLES DURANTE LA PANDEMIA. Y ACÁ HAY UN PAPEL MUY FUERTE QUE DEBE TENER EL ESTADO. EL MERCADO LABORAL FUERTE NO SERÁ LA SOLUCIÓN, SINO QUE TENDREMOS QUE CAMBIAR LAS DINÁMICAS PARA QUE LAS CORPORACIONES NO SEAN LAS QUE LE DEN FORMA A LAS DECISIONES ECONÓMICAS DEL PAÍS”
RAKEEN MABUD, GROUNDWORK COLLaborative

Seguridad social versus inseguridad económica

-¿Cuán preocupados deben estar las personas que reciben seguridad social?

Lee también:   Arranca otro relevo en el Senado por lograr la reforma migratoria

Wendy: -No se tienen que preocupar durante marzo y abril por estos cheques. La tesorería tiene bastante flexibilidad sobre cómo pagar hasta junio. No sabemos lo que va a ocurrir en junio, pero si el Congreso no aumenta el techo de la deuda, probablemente en el verano no pueda pagar todas sus obligaciones y tendrá que ver qué hace. Va a ser muy complicado.

-¿Cómo sería una buena economía para 2023?

George: “Que se modere el aumento de costos sin pérdidas de trabajo; lo que el FED está denominando un “aterrizaje suave”. La idea es que se pueda controlar la inflación sin el sufrimiento de los trabajadores o las consecuencias de una recesión. Y, por cierto, el crédito contra pobreza para los niños se tendría que mantener. Hay razones para ser optimistas.

-¿Los impuestos corporativos ayudarían a reducir el deseo de acumular riquezas?

Rakem: “¡Claro! El presidente Biden, a fines de 2022, había apoyado un impuesto a las grandes ganancias en compañías gasolineras y energéticas. Todas tuvieron beneficios increíbles aprovechando la guerra de Ucrania, por ejemplo. La idea era que este dinero pudiera ser utilizado para hacer inversiones sociales. Me gustaría ver esto en todos los rubros, no sólo en el energética. Se debería prohibir que los ejecutivos puedan aumentar los precios artificialmente y luego dar esos pagos a sus accionistas. Hay modos de limitar este desenfrenado poder corporativo.

Poco optimismo a largo plazo y alguna esperanza en los republicanos

La última pregunta fue común para los tres panelistas: ¿Qué creen que va a pasar en 2023?

Wendy: -Yo creo que el año va a ser increíblemente desafiante. Estamos en una lucha muy difícil en cuanto al techo de deuda, y esto va a consumir al Congreso con el trasfondo de una economía frágil y desacelerándose. Estoy muy preocupada. Nuestro sistema impositivo corporativo necesita una gran transformación, no sólo por el modo en que las decisiones corporativas afectan al país. Debemos tener en cuenta que, resolver el sistema del impuesto corporativo no va a resolver los problemas urgentes de la población, pero nos va a encaminar muy bien en el largo plazo.

Raked: Desafortunadamente tengo una evaluación igual de deprimente. Creo que hay dos amenazas en el horizonte. La primera, es que nos empujen a una recesión con desempleo en crecimiento. La segunda, es que habrá cortes en los gobiernos. Los republicanos han comenzado el congreso mencionando lo del techo de deuda, y van a mantener su posición de exigir cortes a los servicios sociales. Necesitamos que los políticos le presten atención a lo realmente importante. Queremos una economía macro que no afecte a los trabajadores.

George: -Quiero esperar más de lo que realmente espero. Una dinámica política sería que, ahora que los republicanos tienen el control de la Cámara de Diputados, puedan tomar mejores decisiones en pos de la gente.

Botón volver arriba

Descubre más desde HispanicLA: la vida latina desde Los Ángeles

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Verificado por MonsterInsights