Minorías y las pequeñas empresas

Bajo el título “One Small Business At a Time”, Ethnic Media Services convocó a políticos, empresarios y a protagonistas de una tendencia que crece en los Estados Unidos

Sunita Sohrabji, de Ethnic Media Services (EMS), abrió la conferencia de prensa diciendo que “Hay unas 33 millones de Pequeñas Empresas en los Estados Unidos. Lo que significa el 99.9% de todos los negocios. Estas, emplean casi la mitad de la fuerza laboral del país y le agregan un 44% al PBI general. El informe de esta semana… (es sobre) expandir estos emprendimientos, especialmente para mujeres y comunidades marginadas”.

Sobre los pequeños emprendedores afroamericanos

El primero en presentar fue Charles Phillips, co-fundador de la Black Economic Alliance, quien además formó parte de la Junta Asesora de Recuperación Económica del presidente Barack Obama. Phillips dijo que: “La pequeña empresa es la que genera la riqueza en el país. Hoy tenemos muchos empresarios en el país, pero no todas las personas tienen acceso a crear un negocio. Y de hecho, el acceso al capital es uno de los puntos más difíciles. El 41% de los negocios tienen dueños afroamericanos, y muchos tuvieron que cerrar entre enero y abril de 2020, afectados por la pandemia. Y no todos pudieron reabrir. Las personas de negocio necesitan más capital y, según encuestas de McKinsey, la mayor parte de las familias afroamericanas necesitan financiación para empezar una empresa. Ese es uno de los problemas y seguro lo abordará mejor el senador Warren. El otro punto es el apoyo. Se necesita no sólo capital sino otros recursos para poner una empresa.»

-¿Cuáles son esos otros recursos?
-El entrenamiento para comerciantes afroamericanos es fundamental, además de asesoramientos y capacitaciones por expertos sobre cómo iniciar una empresa. Las personas necesitan acceso a las redes, además de profesionales como abogados, contadores o consultores en los cuales apoyarse. Por último, diría que las grandes empresas podrían ayudar a las pequeñas proveyendo programas y suministros. El gobierno federal deberá apoyar también.

-¿Qué puede decir de las empresas de afroamericanos?
-Esa es la buena noticia, que el modelo empresarial está siendo exitoso en la comunidad afroamericana y que en los últimos 5 años ha tenido un 34% de crecimiento; es el sector más grande en la formación de negocios.

-¿Hay diferencia en la financiación para mujeres de color con respecto a los hombres?
-Los hombres de color tienen un poco más de acceso a capitales que las mujeres, las razones se deben a que estos, empiezan negocios diferentes en varias partes del país. Pero es una diferencia de un 20%.

“EL ENTRENAMIENTO PARA COMERCIANTES AFROAMERICANOS ES FUNDAMENTAL, ADEMÁS DE ASESORAMIENTOS Y CAPACITACIONES POR EXPERTOS SOBRE CÓMO INICIAR UNA EMPRESA. LAS PERSONAS NECESITAN ACCESO A LAS REDES, ADEMÁS DE PROFESIONALES COMO ABOGADOS, CONTADORES O CONSULTORES EN LOS CUALES APOYARSE. POR ÚLTIMO, DIRÍA QUE LAS GRANDES EMPRESAS PODRÍAN AYUDAR A LAS PEQUEÑAS PROVEYENDO PROGRAMAS Y SUMINISTROS”.
CHARLES PHILLIPS

Derechos civiles y empresariales de las minorías

Retomando lo dicho por Charles Phillips, el senador Mark Warner, co-presidente del Caucus Community Development Finance, del Senado Nacional, dijo que “históricamente se habló de necesidad de derechos civiles de la comunidad afroamericana, pero no del modo en que debía obtener acceso al capital. Este es un tema que me importaba muchísimo, antes de ser político. Cuando fui gobernador, tomé una de las decisiones financieras más grandes de Virginia, y sirvió a más del 60% de los beneficiarios y personas de bajos recursos, personas de color en su enorme mayoría. Haber invertido tanto capital en pequeñas empresas gestionadas por personas de color, o asiático-estadounidenses y de las islas del Pacífico, amortiguó los efectos de la crisis en 2008. Antes de esto, las personas de las comunidades afroamericanas o asiático-estadounidenses, no tenían una relación tradicional con los bancos y no obtenían su porcentaje. Pero durante nuestra gestión lo pudimos revertir y obtener. No sólo a nivel de ganancias sino también en subvenciones; incluso durante el Covid; y 9 billones de dólares fueron distribuidos, generando un gran beneficio para estas instituciones. Igual, hoy existe una brecha muy grande entre familias blancas y de color a la hora de comprar una casa, y que de hecho es de 10 a 1. Se debe a la discriminación de la vivienda. Tenemos una iniciativa para las personas que no tienen casa y van a comprar por primera vez, muchos son latinos o de color”.

Lee también:   El más buscado: un sheriff que pueda hacerse cargo

-¿Hay racismo sistémico en los Estados Unidos?
-Absolutamente. Tras el asesinato de George Floyd, hubo muchas compañías que prometían lidiar con el racismo sistémico en los Estados Unidos. Junto a un secretario republicano de Idaho, creamos la Coalición de Oportunidad Económica y anunciamos compromisos para grandes entidades e invertir en estos bancos minoritarios. Queremos que todo el mundo tenga oportunidades por igual y para eso hay que invertir. Además, tenemos que alentar a las grandes compañías a asociarse con las comunidades de color.

-¿Qué opina de la decisión del tribunal sobre la Acción Afirmativa en las Universidades?
-Con este tribunal, tenemos que estar necesariamente nerviosos. Y también con respecto a las pequeñas empresas cuyos dueños son minorías. Estados Unidos ha tenido y sigue teniendo racismo institucional. Y eso no sólo sucede en las universidades sino también en las empresas”.

“TRAS EL ASESINATO DE GEORGE FLOYD, MUCHAS COMPAÑÍAS PROMETIERON LIDIAR CON EL RACISMO SISTÉMICO EN LOS ESTADOS UNIDOS. JUNTO A UN SECRETARIO REPUBLICANO DE IDAHO, CREAMOS LA COALICIÓN DE OPORTUNIDAD ECONÓMICA Y ANUNCIAMOS COMPROMISOS PARA GRANDES ENTIDADES E INVERTIR EN ESTOS BANCOS MINORITARIOS. LAMENTABLEMENTE, ESTADOS UNIDOS HA TENIDO Y SIGUE TENIENDO RACISMO INSTITUCIONAL. Y ESO NO SÓLO SUCEDE EN LAS UNIVERSIDADES SINO TAMBIÉN EN LAS EMPRESAS”.
MARK WARREN

Discriminación femenina en los subsidios

Shernaz Daver,socia y CMO en Khosla Ventures, se refirió a los desafíos de las mujeres emprendedoras para recibir financiación.

Lee también:   La pandemia produjo una revolución laboral

“Quiero hablar de los vacíos que tienen las mujeres hoy en día el país, y quiero dar un ejemplo. Una mujer me contó que fue a pedir ayuda financiera y lo primero que le preguntaron fue si tenía hijos. A esto nunca se lo preguntan a un hombre. He estado en la industria por 35 años y conozco cómo funciona esto. Y si la mujer, además, es afroamericana o latina, la cosa es mucho peor. Así que hay muchas cosas por cambiar”.

-¿Cuáles son esos cambios inminentes?
-Una de las cosas a cambiar es, definitivamente, el acceso al capital y a subvenciones federales. Hay cosas que podemos mejorar. Las mujeres están empezando a construir compañías increíbles, como “Glasses T-Shirt”, “Canva” o “Mambo 23”, son compañías de multibillones. Conozco a estos financiadores y tenemos que celebrarlos. Si hubiese una campaña de gobierno de apoyo, sería muy útil.

-¿Faltan más mujeres líderes en industrias y empresas?
-Muchas veces, las industrias invierten en lo que entienden; es decir que ítems como fertilidad o menopausia van a encontrar compañías respaldadas por una mujer. Esto es un buen signo. A la vez, hay mujeres en posiciones de poder y eso es algo que tenemos que alentarlo. Muchos hombres suelen ser nuestros defensores mayores y a eso hay que decirlo. Yo no hubiera llegado hasta aquí de no haber sido por los hombres que me ayudaron. Y hay que crear esas asociaciones.

-¿Qué solución propones en pos de una mayor igualdad?
-Creo que desde el colegio hay que enseñarles a las mujeres a abogar por sí mismas. El mundo no es justo, y es doblemente injusto si eres una mujer. Tenemos que darle a las mujeres el permiso de fracasar. Y no estamos haciendo eso como sociedad. Una mujer recibe menos fondos para su compañía que su competencia masculina, y entonces hay algo que no encaja. Hay muy pocas mujeres liderando compañías y están todo el tiempo en foco. Y si una de esas mujeres fracasa, toda la comunidad la pisotea. No pasa lo mismo con los hombres ni por asomo.

“UNA DE LAS COSAS A CAMBIAR ES EL ACCESO A LAS SUBVENCIONES. LAS MUJERES ESTÁN EMPEZANDO A CONSTRUIR COMPAÑÍAS INCREÍBLES, COMO “GLASSES T-SHIRT”, “CANVA” O “MAMBO 23” (…) CREO QUE DESDE EL COLEGIO HAY QUE ENSEÑARLES A LAS MUJERES A ABOGAR POR SÍ MISMAS. TENEMOS QUE DARLE A LAS MUJERES EL PERMISO DE FRACASAR. Y NO ESTAMOS HACIENDO ESO COMO SOCIEDAD. HAY MUY POCAS MUJERES LIDERANDO COMPAÑÍAS. Y SI UNA DE ESAS MUJERES FRACASA, TODA LA COMUNIDAD LA PISOTEA. NO PASA LO MISMO CON LOS HOMBRES, NI POR ASOMO”.
SHERNAZ DAVER

Fábrica de helados italianos

Por último, Sierra Georgia, fundadora de Gelat´oh!, de Washington, habló sobre su historia personal y los retos a la hora de expandir su empresa.

Lee también:   HispanicLA presenta a su Figura Destacada 2020: el actor Marcelo Tubert

“Crecí en New Jersey, en una familia de empresarios; y eso tuvo un impacto en mí. Luego me gradué pero la empresa cerró. Fue la primera vez que tuve que conseguir un trabajo fuera de mi familia. Pero en 2023 me fui de esos trabajos y empecé con un camión de “gelato” junto mi hermana. Luego pedí una licencia, y me fui a la universidad en Italia, donde me gradué de maestra fabricante de helado artesanal y lo empecé a hacer yo misma, sin necesidad de proveedor. En Italia descubrí un mundo que no sabía que existía. Y al volver, entendí que Estados Unidos era un país virgen en “gelato” italiano. De hecho, cuando desarrollé mi negocio, era la única persona de color y la única estadounidense que lo hacía. Y éramos sólo 3 mujeres de 20. Pero lo que yo fabrico es “gelato estadounidense”. Cuando recibí mi financiación de la CDFI (Instituciones de Desarrollo Financiero Comunitario), me dieron la mitad de lo que pedía, que no me alcanzaba para abrirme un negocio. Pero eso me bastó. Empecé con muy poco, pero igual salí adelante en la industria, yendo directo a la manufacturación. Y hoy estamos en otras ciudades como Michigan, Filadelfia, Detroit…”.

-¿Fue difícil empezar a manufacturar?
-Sí. Y Estados Unidos tiene un problema con la manufacturación. Algo tan simple como un vaso impreso, por ejemplo, es muy caro para mí. Y me conviene ir a China e imprimir las tasas allá, antes de encargarlas acá. Y eso no es competitivo. Estoy seguro que las fábricas que acá hacen vasos, tienen que pagar muchos extras de impuestos. En mi opinión, el gobierno que apoya a instituciones como las mías, debe apoyar también a la de los vasos. Los dueños de las pequeñas empresas somos de las personas que más trabajamos en los Estados Unidos. No pedimos nada gratis. Pero no quiero encargar vasos a China. Yo me podría haber quedado en Italia. Pero cuando vi que podía construir una empresa en nuestra comunidad, me pareció maravilloso. Ahora me uní a Union Kitchen, que tiene un verdadero ecosistema alrededor. Yo quiero que mi empresa me trascienda, que sea mucho más que mi persona”.

“ESTADOS UNIDOS TIENE UN PROBLEMA CON LA MANUFACTURACIÓN. ALGO TAN SIMPLE COMO UN VASO IMPRESO PARA EL HELADO, ES MUY CARO para mí. Y ME CONVIENE IR A CHINA E IMPRIMIR LAS TASAS ALLÁ. Y ESO NO ES COMPETITIVO. EL GOBIERNO QUE APOYA A INSTITUCIONES COMO LAS MÍAS, DEBE APOYAR TAMBIÉN A LA DE LOS VASOS. LOS DUEÑOS DE LAS PEQUEÑAS EMPRESAS SOMOS DE LAS PERSONAS QUE MÁS TRABAJAMOS EN LOS ESTADOS UNIDOS Y NO PEDIMOS NADA GRATIS”.
SIERRA GEORGIA

Escuelas comunitarias de California
Botón volver arriba

Descubre más desde HispanicLA: la vida latina desde Los Ángeles

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo