El retorno de los muchachos peronistas en la Argentina, por Néstor Fantini

La victoria de Alberto Fernández y Cristina Kirchner en Argentina, con 48% de los votos, es el retorno del peronismo a la Casa Rosada después de casi cuatro años de políticas neoliberales del presidente Mauricio Macri quien, al final, fue apoyado por apenas un 41% del electorado. Políticas económicas que resultaron en el incremento del desempleo, la inflación, la pobreza, desvalorización de la moneda nacional, un crecimiento desmedido de la deuda externa y una demoledora recesión económica.

Regulaciones e intervencionismo

Con un movimiento peronista que con Fernández logró unificarse y proyectar una imagen de moderación (gracias al estratégico renunciamiento de Cristina Kirchner a la presidencia), retorna una filosofía económica keynesiana orientada a regulaciones e intervencionismo estatal que tiene el objetivo de generar una redistribución de la riqueza nacional que beneficie a los sectores medios y trabajadores. También se perfila un nuevo camino en relaciones internacionales que se espera que lleve a reafirmar la soberanía nacional con un de facto alejamiento de Washington.

Realineamiento geopolítico

Más allá de los cambios domésticos que tendrán lugar a partir del 10 de diciembre cuando Fernández asuma la presidencia, la victoria peronista desde ya redefine el tablero geopolítico latinoamericano.

En la Nueva Guerra Fría regional promovida desde Washington, en la que la contradicción entre democracia capitalista versus totalitarismo soviético del siglo XX ha sido reemplazada por neoliberalismo versus keynesianismo, la Argentina de Fernández-Kirchner seguramente se alejará de cualquier tipo de “relaciones carnales” y mantendrá una convivencia pragmática con Uncle Sam.

Lee también:   Desafíos a la democracia en América Latina

Al mismo tiempo que, seguramente, se encaminará hacia un sendero más independiente, similar al que promueven las cancillerías de México y Uruguay. Y para que no quepa ninguna duda de este nuevo horizonte diplomático, en su primer discurso Fernández reconoció la legitimidad del gobierno de Evo Morales en Bolivia y pidió la liberación de Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil.

Medidas económicas

No es necesario ser adivino para saber que en materia económica, la prioridad de Fernández será renegociar la deuda con el Fondo Monetario Internacional, que Macri le deja como espada de Damocles; introducirá regulaciones en el mercado cambiario que, irónicamente ya comenzaron a ser implementadas por los supuestos promotores de una economía laissez faire; y buscará la colaboración empresarial para controlar los precios.

Toda una serie de medidas económicas que alejarán a la nueva Argentina de fórmulas neoliberales que, en última instancia, son la versión contemporánea de las viejas recetas de los otrora Chicago Boys que siguen causando tanto daño en la región y que, últimamente, han desencadenado reacciones populares masivas en Chile, Ecuador y Perú.

Un futuro complicado

La profundidad de la crisis financiera argentina actual, lleva a recordar que no hace mucho, más específicamente en el 2001, políticas económicas neoliberales similares a las de la Administración Macri, también empujaron a la nación del tango y la yerba mate a grandes movilizaciones, muertes, la cesación de pagos y la caída del gobierno.

Lee también:   La frontera de Arizona: sueños, miserias y ambiciones

Sabemos que las soluciones a corto plazo son casi imposibles y que a Fernández le espera una tarea ciclópea. Pero también sabemos que el proyecto neoliberal de Mauricio Macri & Associates está políticamente muerto después de cuatro años de excepciones tarifarias para el sector agroexportador, una fiesta financiera que favoreció a especuladores, la destrucción del sector manufacturero nacional y la acumulación de una deuda externa, especialmente con el Fondo Monetario Internacional, que de llegar al default puede hacer tambalear al sistema financiero internacional.

Treinta tres días con Macri

Fernández es solamente presidente electo. Macri seguirá hasta el 10 de diciembre a cargo de un tren que, por momentos, parece a punto de descarrilar. Todavía hay treinta y tres días de Macri. Un tiempo con algo de relatividad einsteiniana que lo hará parecer una eternidad. Un tiempo de declaraciones, acuerdos, negociaciones, equipos de transición, que ante cualquier error de las partes puede hacer descarrilar definitivamente el tren.

Los muchachos peronistas

Y aunque el horizonte de las pampas está cubierto de nubarrones inestables, los muchachos peronistas con sus banderas nacionales, con sus cánticos que irritan a las señoras de doble apellido de Recoleta, con esas manos callosas y hambrientos de justicia social, están de vuelta salpicando esperanzas a una Argentina que ha sido demolida por el neoliberalismo macrista.

Lee también:   Diferencias en la Cumbre, migración y la cuestión energética

Este artículo fue originalmente publicado en el diario La Opinión de Los Ángeles.

Perfil del autor

Co-editor de HISPANIC LA y profesor adjunto de sociología en Rio Hondo College, Whittier, California.

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado