El vocabulista, primer libro impreso con caracteres árabes

En febrero de 1505 es publicado en Granada, “El Vocabulista” o Diccionario Árabe-Castellano de Pedro de Alcalá.

Lengua Arauiga

Fue el primer libro impreso con caracteres árabes, que ha permitido conocer con precisión el dialecto Andalusí, hablado por los árabes españoles, antes de ser expulsados en 1492.

La obra filológica escrita por Fray Pedro de Alcalá ha sido reconocida universalmente consta de dos libros: 

-Arte para ligeramente saber la lengua Arauiga 

-Vocabulista Arauiga en letra castellana 

Dos obras diferentes en su contenido, pero complementarias. Por eso, Fray Pedro de Alcalá recomienda a su superior que sean publicadas juntas.

Consecuentemente las dos obras se encuentran reunidas en un solo volumen en el ejemplar R 2158 de la Biblioteca Nacional de España, con el escudo del Arzobispo Hernando de Talavera en portada. 

Importancia

La finalidad de esta obra era facilitar el entendimiento recíproco con los moriscos, comenzando por el conocimiento mutuo de las lenguas árabe y castellana, necesario tanto para los granadinos, como para los pastores que comenzaban la tarea de su conversión o, como dice el autor “sacar a esta gente nuevamente convertida de las tinieblas y muchos errores”.

Se trata de una obra única para conocer el idioma y la cultura árabe andalusí, al momento de la conquista de Granada. 

Lee también:   Fronteras abiertas: la mentira vuelve al debate republicano

Recién en 1514, se publica en Italia el Libro de Horas (Kitāb ṢalāŤ al-sawā‘ī), primer libro impreso completamente en árabe, aunque su edición fue rechazada y desconocida oficialmente por el Imperio Otomano.

Fray Pedro de Alcalá

Por sus conocimientos de la lengua árabe se ha pensado que Fray Pedro de Alcalá era un morisco nacido en el Reino Nazarí de Granada, antes de la conquista y luego converso al cristianismo. Pero él siempre negó esta versión, sosteniendo que sabia poco de dicha lengua, que aprendió con mucho esfuerzo y estudio. 

Sin embargo, el dominio del árabe que demuestra en su obra, indica que podía ser de educación familiar ancestral y que, por ello, se le encomendase la tarea, pues no es nada fácil el lenguaje castellano-árabe, si no se tiene un conocimiento profundo de esa materia

Estos conocimientos profundos del árabe apoyan la hipótesis de que Alcalá fuera un converso, un «cristiano nuevo», cuya primera lengua fue el árabe.

Conversión musulmana

La impresión de la obra en Granada a pocos años de la expulsión de los moriscos de España revela el objetivo del Arzobispo de Granada, Hernando de Talavera, en lograr la conversión “voluntaria” de los musulmanes granadinos que aun residían en el lugar.  

Fomentó el estudio del árabe entre los sacerdotes de su diócesis, para explicarles las bondades de la religión cristiana en su propia lengua,. Por supuesto las conversiones fueron muy escasas y el obispado retomo la utilización de “métodos más duros» para lograr la transformación de nuevos cristianos.

Lee también:   Economías en América Latina y los embates de la inflación

Revisiones

En 1805 el Fray Patricio de la Torre, monje de San Lorenzo de El Escorial, hizo una revisión del “Vocabulista”,  el trabajo se conserva en el códice H.II.23. En el siglo XXI, Elena Pezzi ha realizado una nueva revisión, creando una nueva estructura, que tituló “Vocabulario de Pedro de Alcalá”.

Perfil del autor

Cesar Leo Marcus, nació en Buenos Aires, Argentina.
Doctor (PhD) en Logistica Internacional y Comercio Exterior, y Máster (MBA) en Sociología Económica, fue profesor de ambas cátedras en las Universidades de Madrid (España) y Cordoba (Argentina).
Periodista, publica en periódicos de California, Miami y New York. Escritor, publico 12 libros, y editor literario, director de Windmills Editions. Actualmente reside en California.

Botón volver arriba

Descubre más desde HispanicLA: la vida latina desde Los Ángeles

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo