Our man in honduras

“Si quiere comprender quién es el poder verdadero detrás del golpe de estado” [hondureño], dice Robert White, presidente del Centro de Política Internacional con sede en Washington D.C., en una reciente entrevista, “halle quién le paga a Lanny Davis”.

Davis, un aliado de la familia Clinton mejor conocido como el abogado que defendió a Bill durante los procedimientos de enjuiciamiento presidencial, se presentó recientemente en Capitol Hill para cabildear entre miembros del Congreso y prestar testimonio en el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes contra el exiliado presidente Manuel Zelaya. White –quien sirvió previamente como embajador de Estados Unidos en El Salvador– creía que esa información sobre quienes eran los clientes de Davis sería “muy dificil de encontrar”.

Pero fue facil. Davis, un socio del bufete de abogados Orrick, Herring, & Sutcliffe, los nombró abiertamente. Sus clientes son los mismos poderosos detrás del golpe de estado militar. “Mis clientes representan CEAL, la sección hondureña del Concejo Empresarial de América Latina”, dijo Davis el jueves pasado en su oficina. “Y no represento al gobierno ni hablo con el presidente [Roberto] Micheletti. Mis principales contactos con Camilo Atala y Jorge Canahuati. Me siento orgulloso de representar a empresarios comprometidos al gobierno de la ley”, dijo Davis. Atala, Canahuati y otras familias con intereses corporativos y que son representados por Davis y la CEAL se hallan en la cúspide de una pirámide económica en la que el 62% de la poblacion vive en la pobreza, de acuerdo con el Banco Mundial.

Para muchos hondureños y observadores de Honduras, la confirmación de que Lanny Davis trabaja para familias poderosas y establecidas en Honduras es significativa. Para ellos, demuestra que Davis está al servicio de los intereses empresariales que administraron, reprimieron y pusieron en la ruina a Honduras en las décadas previas al viraje hacia la izquierda del gobierno de Zelaya.

“Los golpes de estado no suceden porque un buen día a algunos militares y políticos se les ocurre una buena idea”, dijo White cuando se enteró para quién trabaja Davis. “Los golpes de estado ocurren porque hay gente muy muy rica que quiere que sucedan y ayudan a que sucedan. Es gente acostumbrada a considerar el pais como una máquina de hacer dinero para ellos y para quienes toda legislación social que beneficie a los pobres como una amenaza sus intereses. El salario medio de un trabajador en zonas libres de impuestos es de 77 centavos la hora”.

Lea también / Read Also
También los latinos tienen un sueño, como MLK; tienen que luchar

“La tragedia es”, agrega White, “que los Canahuatis y los Atalas y otros grandes empresarios no comprenden que es para su beneficio ayudar a que la gente gane decentemente, se reduzca la cesantía y se aumente el salario mínimo”.

Davis no está de acuerdo. Cree que la tragedia de Honduras radica en Zelaya y que el presidente causó el golpe. “Es innegable que Zelaya violó la Constitución. Mi deber es aclarar los hechos”.

Al preguntársele si le molesta representar a empresarios vinculados con gobiernos golpistas denunciados e irreconocidos por Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos y muchos países en todo el mundo, incluyendo Estados Unidos, Davis responde que “hay hechos referentes a Zelaya que el mundo no conoce. Me enorgullece representar clientes que apoyan la decisión de la secretaria de Estado Hillary Clinton de apoyar la mediación del presidente Arias en el conflicto. Pero mi principal preocupación es la seguridad de la gente de Honduras”.

Davis no es el único preocupado con la seguridad de la gente de Honduras. El Comité de Familias de Detenidos-Desaparecidos en Honduras (COFADEH), una ONG de derechos humanos, publicó la semana pasada un informe que documenta más de 1.100 violaciones a los derechos humanos, desde detenciones arbitrarias, ataques físicos, asesinatos y ataques contra los medios de comunicación por parte del gobierno y elementos clandestinos afines a éste. Todos ocurrieron después del golpe del 28 de junio.

Lea también / Read Also
Gil Cedillo: no nos olvidemos

COFADEH responsabiliza del golpe y el terror que causó de manera directa a muchos de los fundadores de la Alianza para el Progreso y Desarrollo de Honduras (APROH), un predecesor de CEAL. Aunque ya no existe, APROH unió en sí a varios de los mismos intereses empresariales y militares que componen el núcleo político y económico de la extrema derecha hondureña, incluyendo a los Canahuatis, los Atalas y otras familias y negocios de CEAL representados por Davis.

El prontuario de cumplimiento de los derechos humanos por parte del predecesor de CEAL es menos que estelar. En 1983, el diario hondureño El Tiempo filtró un documento de APROH que recomienda una solución militar para los problemas de Honduras y el resto de Centroamérica, a la Comisión Kissinger de Ronald Reagan, un comité bipartidario que estaba encargado en aquel entonces de formular la política estadounidense en la región. Más revelador aún, APROH es considerado por COFADEH y otras organizaciones de derechos humanos como la eminencia gris detrás de las ejecuciones de los escuadrones de la muerte conocidos como el infame Batallón 316 durante los años ochenta.

Enterado de las declaraciones de Davis, José Luis Galdamez, un periodista de Radio Globo, ríe: “Davis, o ignora Honduras o a sabiendas ensangrenta su nombre y el de los Clinton a cambio de mucho dinero”, dice. Galdamez tuvo que bajar a la clandestinidad recientemente después de que miembros de las fuerzas armadas y elementos paramilitares le agredieron a él y a sus colegas. Los militares cayeron sobre la estación de radio, golpearon a los empleados y les amenazaron por trabajar en uno de los pocos medios de comunicación dispuesto a “informar lo que realmente sucede en Honduras”, dice Galdamez.

“Me gustaría que Davis viniese aqui, donde estoy escondiéndome, para mostrarle cómo se siente estar amenazado, no solamente por [el presidente de facto] Micheletti y el ejército, sino por los Canahuatis y otros grupos de poder que él representa”, dice Galdamez.

Lea también / Read Also
A la extremísima izquierda

Galdamez, así como Gilda Rivera del Centro para Derechos de la Mujer y otros entrevistados para esta historia temen que al contratar al aliado de Clinton Davis, Canahuati, Atala y CEAL utilicen el brillo liberal del partido Demócrata de Estados Unidos para desviar la atención de la historia detrás del actual golpe de estado en Honduras.

“Los ricos simplemente envían a matarte y matan con impunidad. Jamás investigan quién mató a quién, porque los grupos en el poder controlan los medios de comunicación, el poder judicial y ahora tienen nuevamente el control del gobierno”, dijo Galdamez. “Davis trata de legitimizar a gente que utiliza la violencia y la intimidación psicológica. Representa los intereses de un estado terrorista”.

En una reciente declaración en la que condenaba el golpe, COFADEH describió a sus seguidores como “el mismo grupo que durante los ochenta era conocido como la Alianza para el Progreso y el Desarrollo de Honduras, que mantiene el terror a través de escuadrones de la muerte”. El informe de COFADEH contiene documentos sobre cuatro casos de asesinatos extra judiciales, incluyendo la muerte a tiros, el 5 de julio, del joven Isis Obed Murillo de 19 años, que fue expuesta posteriormente en un vídeo explícito colocado en YouTube.

En cuanto a las violaciones de los derechos humanos cometidas por el gobierno de Micheletti, Davis nuevamente culpa de la crisis a Zelaya. “He investigado los hechos de lo que ocurrió durante la presidencia de Zelaya. El condujo la violencia de la turba y eso se puede ver en un video de YouTube”.

Cuando insisto acerca de la toma estremecedora de la muerte de Isis Murillo, Davis responde: “¿Se ve en el video a quien disparó? Hay que conocer los hechos”. Agrega: “Si me demuestran en los hechos que mis clientes están implicados en violaciones de libertades civiles, renunciaré”.

(Este artículo fue inicialmente publicado en The American Prospect)

3 COMENTARIOS

  1. Todavia recuerdo a Lanny Davis durante la campania electoral entre Hillary y Obama. Defendiendo las peores expresiones de racismo, justificando equivocaciones de su candidata. Ahora veo que hara lo que sea, que esta detras de designios oscuros. Un cinismo caracteristico. Y lo peor es pensar que en realidad, si, esta representando a su ‘aliada’, la canciller de este pais. Que su postura es la de ella. Lo que significa que Zelaya se puede ir olvidando de la presidencia. Y que mas importante, los centenares de miles en Honduras y en todo el mundo que protestaron, no porque tanto quieren a Mel sino porque protegen lo poco que adquirieron de democracia, fracasaron.

Comments are closed.