Jamal Khashoggi: periodistas bajo ataque y Trump calla

La cantidad de ataques contra periodistas sigue subiendo. En todos los continentes, se insulta, agrede, golpea, detiene, secuestra y finalmente asesina a nuestros colegas. A los trabajadores de los medios de comunicación.

En México, hubo 507 ataques en 2017. La mitad son atribuidos a funcionarios públicos, con al menos 8 muertos. 

En Rusia hubo 54 ataques con un total de 13 asesinatos.

Seis en Irak; en Siria, ocho muertes.

El año pasado asesinaron en todo el mundo a al menos 65 periodistas, según Reporteros sin Fronteras. Por haber realizado su labor informativa.

Los periodistas están indefensos cuando gobiernos y países que antes velaban por la libertad de prensa, aunque fuese de palabra, se echan atrás. Cuando ignoran múltiples abusos y violencia. Cuando incluso participan en su encubrimiento o justificación.

Trump encabeza los ataques

En este país de libertad de prensa y expresión, Donald Trump insulta y denigra a los periodistas. En los rallies multitudinarios del presidente, éstos son amontonados en jaulas; el mandatario los llama “enemigos el pueblo” y provoca en un público fanático el odio y el resentimiento.

Los gobiernos tiránicos del mundo lo ven con beneplácito y se sienten a salvo de sanciones que en el pasado hubieran sufrido por sus propias acciones represivas.

Lee también:   Todavía esperamos justicia para las víctimas de la masacre de Ayotzinapa

La semana pasada, Jamal Khashoggi, columnista del Washington Post, fue torturado y asesinado después de entrar al consulado de Arabia Saudita en Estambul, Turquía.

La reacción de la Administración fue de excusas, justificaciones veladas, intentos de desinformación y mentiras públicas. El presidente Trump trataba de excusar al gobierno saudita alegando que seguramente fue obra de un equipo de matones independientes y no de agentes del régimen. Hizo entender que el “rey” Salman negó la autoría del hecho “de una manera muy fuerte”. Hubo negociaciones entre turcos, sauditas y estadounidenses. Luego se dijo que sí, Jamal Khashoggi murió en el consulado y a manos oficiales, pero por un error, porque durante el interrogatorio se les fueron las manos.

El asesinato del periodista no fue aquí motivo de condena, alarma o sanciones.

La profesión riesgosa

Si así seguimos, Estados Unidos está en peligro de unirse al grupo de países donde la profesión periodística es riesgosa, las voces disidentes acalladas, y la información limitada y reemplazada por nuestro propio gobierno electo por una narrativa fantasiosa de la realidad.

Es triste cuando la prensa es el más importante obstáculo de los gobiernos antidemocráticos.  Eso quiere decir que las instituciones democráticas se están retirando de su obligación constitucional. Estos son los partidos políticos, el Congreso, el tribunal supremo. No cumplen su deber de controlar y limitar al ejecutivo.

Lee también:   ¿Qué modelo de mundo nos espera?
Perfil del autor

Fundador y co-editor de HispanicLA. Editor en jefe del diario La Opinión en Los Ángeles hasta enero de 2021 y su actual Editor Emérito.
Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y editor de noticias, también para La Opinión. Anteriormente, corresponsal de radio.
--
Founder and co-editor of HispanicLA. Editor-in-chief of the newspaper La Opinión in Los Angeles until January 2021 and Editor Emeritus since then.
Born in Buenos Aires, Argentina, lived in Israel and resides in Los Angeles, California. Journalist, blogger, poet, novelist and short story writer. He was editorial director of Huffington Post Voces between 2011 and 2014 and news editor, also for La Opinión. Previously, he was a radio correspondent.

Lee también:   Intolerancia: ecos de la guerra del Medio Oriente en los Estados Unidos

Comenta aquí / Comment here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba