Los escuadrones de la muerte de El Salvador, memorias y reflexiones

Los oligarcas siempre han utilizado escuadrones de la muerte. Esta ha sido una práctica punitiva de los gobiernos salvadoreños para silenciar a opositores y eliminar a personas que incomodan a los regímenes dictatoriales.

La muerte anunciada

En tiempos de la dictadura militar se conocían como «la mano blanca». Todo aquel que anduviese promoviendo la sindicalización de trabajadores del campo o la ciudad, alineándose como parte de la oposición política, corría el riesgo que en cualquier mañana podía encontrar la mano blanca pintada en la pared de su casa.

Era una señal inequívoca de que estaba en la lista del Escuadrón de la Muerte y, por consiguiente, sus días estaban contados.

En la guerra civil que vivió El Salvador entre 1970 y 1990, los escuadrones de la muerte se convirtieron en una estrategia contrainsurgente para purgar a los mismos de siempre: los pobres y desheredados de la tierra.

Los escuadrones de la muerte en El Salvador

La diferencia fue que se constituyó en un  plan de persecución, tortura, desaparición forzada y asesinato político de todo aquel que el régimen catalogaba como comunista.

Necesariamente la población se organizaba en sindicatos o en organizaciones campesinas, que crecían en la medida en que la crisis se agudizaba. Paralelo a esto, surgía la lucha armada de grupos guerrilleros. Los propagandistas del régimen, por su lado, promovían el odio y la descalificación de todo aquel que se atreviera a objetar el estado de cosas, del que cuestionaba que sus hermanos fueran secuestrados y asesinados.

La etiqueta de la muerte

Inmediatamente eran etiquetados como comunistas, subversivos, que promovían ideologías exóticas, ajenas a nuestro estado libre, democrático y republicano. Para la derecha, los comunistas buscaban destruir la familia, quitarles las casas a los obreros, enviar a los niños a campos de concentración en donde serian educados por personas ajenas. Todos serían adoctrinados con los ideales comunistas de ´come niños´ como Marx, Lenin y Fidel Castro.

Lee también:   Inmigración: anarquía en el gobierno
Los escuadrones de la muerte en El Salvador
Monumento a la Memoria y la Verdad en El Salvador. Al menos unas 75.000 personas perdieron la vida en la guerra civil que sufrió El Salvador entre 1979 y 1992. Se estima que hasta un 80% de las víctimas eran civiles.

Estados Unidos daba entrenamiento sobre desaparición forzada y técnicas de tortura. Para ello contaba con personal muy bien entrenado como el ´Chele´Medrano y su alumno favorito, el mayor Roberto d’Aubuisson, quien llegó a superar a al maestro. El valor de Roberto d’Aubuisson para la derecha salvadoreña es enorme debido a que pudo agrupar a diversos sectores y conformar un partido político, cuyo lema no oficial era “el mejor comunista, es el comunista muerto”.

Todavía entonan a todo pulmón, en su disminuido partido, frases como “cuando en la amada patria extrañas voces se oyeron”.

Se lanzaron grandes campañas de desprestigio contra la prensa internacional. Algunos periodistas fueron ´desaparecidos´, asesinados o torturados.  “Periodista, entrega a tu país, no al nuestro», era uno de sus slogans.  Debe entenderse “nuestro” como el país de los ricos y poderosos, el país de los oligarcas.

Los salvadores de la patria

Todo esto encaminado a justificar sus actos, erigiéndose como los salvadores de la patria.

Otro de los grandes valores que deben reconocerle a d’Aubuisson es que se echó al hombro toda la podredumbre del régimen, siendo la cara visible de asesinatos y considerándose el artífice y fundador de los temibles «escuadrones de la muerte».

Pero la realidad era otra, no existía una sola estructura de exterminio. Eran muchas que se conformaban con civiles de ultraderecha fanatizados que se juntaban para patrullar y asesinar a personas en base a la información obtenida de la red de ´soplones´ que, en el lenguaje popular, son conocidos como “orejas”.

Lee también:   La mayoría de los crímenes de odio no son reportados

Otros grupos lo conformaban militares en retiro o activos de los “cuerpos de seguridad” y del ejército. Uno de los casos de mayor repercusión, en el que se arrestó a guardias nacionales en actividad que participaban en escuadrones de la muerte, fue el de las monjas violadas y luego asesinadas.

Los escuadrones de la muerte en El Salvador
Josephine Butler, desde hace mucho tiempo D.C. Statehood Party y activista contra la guerra, habla en una conferencia de prensa convocada por la Movilización Popular contra la Guerra el 17 de marzo de 1981 en el National Press Building en 13th y F Streets NW convocando a una marcha nacional en el Pentágono en protesta contra los EE.UU. ayuda a las fuerzas de derecha en El Salvador y contra las políticas internas del presidente Ronald Reagan.

El Embajador de los Estados Unidos, Robert White, acudió a la exhumación de los cadáveres y se arrodillo ante ellos.

Al terminar su trabajo como embajador en El Salvador, White se convirtió en un gran activista político en contra de la guerra salvadoreña, refiriéndose a d’Aubuisson como asesino patológico.

No olvidar para no repetir

Estos casos dolorosos y extremadamente crueles nos deben llevar a reflexionar sobre si no estamos nuevamente transitando el mismo camino. El camino de tener un ejército represivo que vulnera los derechos humanos de la población.

¿Será que los mismos de siempre están observando los acontecimientos, como animal sediento de sangre que acecha a sus posibles víctimas escondido entre las malezas, esperando el momento propicio para dar el zarpazo?

Posterior a los acuerdos de paz, el periodista Jorge Gestoso le preguntó al presidente Alfredo Cristiani cuál era la razón de que ningún miembro de los escuadrones de la muerte había sido juzgado.

Escuadrones de la muerte en El Salvador

Cristiani se sintió ofendido. Ningún periodista local se atrevería a hacer semejante pregunta sin temer consecuencias. Así como Cristiani se ofendió por la pregunta, también los sectores de derecha protestaron airadamente por el hecho de que el periodista era extranjero, por lo tanto, no podía saber lo que sucedía en El Salvador. Esto mismo reclaman los seguidores de Nayib Bukele en contra de Fernando del Rincón, de CNN.

Lee también:   Día de la Tierra: ¿qué festejamos?

Y la fiscalía ahora anuncia que ha capturado a una agrupación conformada por «escuadroneros». Como si capturando gatos, las víctimas pudiesen obtener verdad y justicia.

Perfil del autor

Igor Iván Villalta Sorto nació en San Salvador. Ha trabajado en varias universidades en El Salvador, realizado diversas investigaciones en el campo de la Botánica Sistemática, Fitoterapia y Etnología. Ha publicado artículos periodísticos y científicos en diversas revistas y periódicos nacionales como internacionales, ha escrito libros sobre las virtudes que poseen las plantas medicinales que utiliza la población salvadoreña, documentos de texto para la enseñanza de las ciencias, en consultorías para el Consorcio español EXEX, UCA, MINED.

Biólogo graduado de la Universidad de El Salvador, ha desarrollado cursos de posgrado en Formación Pedagógica en la Universidad de El Salvador y en Didáctica de las Ciencias, en la Universidad de La Salle en Madrid, España. Diplomado de postgrado en Control de calidad de proteína de membrana en la Universidad de Buenos Aires (UBA), ha impartido conferencias sobre su quehacer académico en diversos organismos y universidades nacionales como internacionales. Forma parte del Comité Editorial de la revista International Journal of Phytocosmetics and Natural Ingredients.

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado