Lukeville: un puerto fronterizo cerrado y sin fecha de reapertura

Nadie entra. Nadie sale. No hay paz ni silencio. No es una pausa en el tiempo. No hay nada congelado en el aire. El puerto de entrada de Lukeville, Arizona, no está en coma; es una hemorragia migratoria a la que no para ni una restricción fronteriza temporal. El cierre de una garita es como tapar un chorro de agua en un chapoteadero, seco aquí y desbordado por allá.

Suspensión  del cruce fronterizo arizonense

No es la primera vez que Estados Unidos cierra temporalmente una garita. Hay otras que han durado clausuradas por días o, incluso, años. En la pandemia, los puertos fronterizos se convirtieron en filtros de privilegios más herméticos, pero había fugas y cuenta gotas. Pero esta vez es distinto: el flujo migratorio se les ha ido de las manos. No es que los que vienen sean muchos, sino los que están aquí son pocos. No es una invasión. No hay paso libre. No hay olas. Es un fenómeno del que nos gusta hacernos de la vista gorda.

Muro fronterizo de acero cerca de Lukeville, AZ Foto: George Lamson

La interrupción de las operaciones y las restricciones al cruce fronterizo arizonense son una pregunta que lleva escondida la respuesta. Este paro tan intempestivo, evidencia la falta de recursos destinados a la seguridad pública, en una franja fronteriza a la que la mayoría de los políticos prostituye en campaña. No es que urjan millones para la tecnología, es que falta gente; es que está muy lejos y los de la Casa Blanca y el Congreso no alcanzan a ver bien. Es una miopía que distorsiona retóricas, mientras los que están acá sobreviven.

Lee también:   Inauguran el mural 'El abrazo de Long Beach', porque en el condado de Los Ángeles no hay lugar para el odio

¿Cuándo se reabrirá el puerto fronterizo?

Nadie responde. Los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza dicen que dependerá de cuántos migrantes aún falten de ser procesados, las detenciones y encuentros, el flujo y los recursos. Las autoridades de los dos lados de la frontera exigen la reapertura y lo utilizan como estandarte para los próximos comicios, pero pocos se dan una vuelta por ese lugar antes olvidado el mundo. No hay una fecha ni un plazo. Es también una maniobra política.

Lukeville no es un puerto de entrada para tramitar asilo; no aparece como opción en la aplicación CBP One, entonces ¿por qué hay tantos solicitantes hacinados frente al muro? ¿De dónde vienen y cómo llegaron?

Según las autoridades estadounidenses son, quizá, víctimas también de los contrabandistas de humanos que los sueltan en el desierto con la esperanza de que sean procesados. Quizá solo son migrantes que poco saben y mucho creen. Es una combinación de todo: buscar huecos físicos y legales, buscar sueños para escapar de pesadillas… buscar un cruce donde solo hay muros.

Mientras, son cientos los que esperan del lado estadounidense del muro entregarse para ser procesados, desde Lukeville hasta Ajo, Yuma, Tucsón o Nogales. Tienen días haciendo fila en el extremo desierto y las autoridades estadounidenses no se dan a basto.

Lee también:   Récord de muertes por sobredosis en California
Perfil del autor

Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años.
Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al
Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra.
En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona.
Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.

Lee también:   La crisis fronteriza es real y grave, más allá de la confrontación política

Comenta aquí / Comment here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba