Migrar es ejercer el derecho a la vida

¿Qué se echa uno al corazón cuando se va? Uno empaca ligero todo, menos eso. El corazón se nos desborda, como si quisiéramos dejar que se nos cayeran las migajas del alma para saber cuál es el camino de regreso a casa. Pero ese no se olvida, aunque no volvamos la vista a atrás.

Lo que nos mueve también nos une

Migramos a la fuerza, casi siempre. Por la violencia, el hambre, la naturaleza y la pobreza, o el amor, los sueños y las ganas. Nos impulsa el vientre, el trabajo, el vacío, el hastío, el miedo y la vida. Nos mueve y se nos remueve todo: los recuerdos y los anhelos; las pesadillas y el deseo de que todo salga bien.

Nos vamos solos, aunque traigamos las manos y las maletas llenas. Cruzamos fronteras propias, geográficas y emocionales. Si tenemos suerte, nos acompañan en el camino o en las oraciones. Si no, nos entregamos a la penumbra de sabernos andar a lo incierto. Y no queremos girarnos a ver lo mucho que dejamos, porque siempre se nos queda una parte en donde el cordón umbilical tiene echadas las raíces… porque uno es, casi siempre, de donde tiene una madre.

Ser migrante

Migrar no es delinquir ni violar, no es imponer ni asimilar. Migrar no es todo extremos ni un recorrer dos puntos en línea recta. Migrar no es muros ni alambres de púas, no es un control aduanal ni banderas que marcan territorios. Migrar no es un idioma ni una política. Migrar no es una crisis. Migrar es vivir. Migrar es un fenómeno. Migrar es un derecho. Migrar es también soledad; mucha y muy dura. Es esperar que el tiempo lo cure todo.

Conjugar el verbo de la esperanza

Yo migro, tú migras, todos migramos.

Caminamos. Nos atropellamos. Cruzamos. Nos cruzan.

Ser migrante

Migrar es noche de llantos queditos, es buscar el ancla y la pertenencia, es extrañar, es siempre mirar dos veces, es espantar las sombras y los fantasmas, es demostrar, ceder y compartir, es exaltar y olvidar. Migrar es muy complejo. Migrar no es para todos, pero sí para los más de 281 millones que nos hemos desplazado por el mundo; representamos el 3.6%. Y nos seguiremos moviendo; por gusto, con necesidades o privilegio, a la fuerza o por la furia de los desastres.

Yo soy migrante.

Maritza Félix

Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años. Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra. En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el… More »

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Descubre más desde HispanicLA: la vida latina desde Los Ángeles

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Verificado por MonsterInsights