viernes, julio 10, 2020
More
    Inicio Literatura Cuento Paper gangster, un cuento de Liza Rosas Bustos

    Paper gangster, un cuento de Liza Rosas Bustos

     

    “I don’t want no paper gangster”
    Lady Gaga

    Ahí va Julia Matilde Ramos Cosgrove, enamorada hasta las patas del fotógrafo de Jpeg, de su blog, de lo que postea a diario. Es alto, fornido, porta ojos verdes y una masculinidad por la que no pide perdón que se deduce de los mensajes que, oh especie, escribe a diario.

    En una especie de rito obnubilante, Julia Matilde Ramos Cosgrove, deja de doblar la ropa en la tienda donde trabaja, baja al sótano, saca el laptop de la cartera, se mete a la Net y registra el blog del fotógrafo una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once, doce, trece, catorce, quince veces al día.

    La cifra se dobla cuando el fotógrafo le contesta su correo electrónico. Se triplica cuando la llama por teléfono después de intercambiar varios mensajes que cuatriplican sus visitas y a él su ego. Se verán en una semana, cuando él vuelva de su tercer viaje a Pekín.

    Entretanto, al otro lado de la ciudad, Tom Kuzniak, de padres ucranianos, surfea el Web para encontrar buenas fotos para colocar en su blog que según él cuenta, saca con su Cannon 2000.

    La memoria no le falla, aunque a veces sí, especialmente tras cinco operaciones al cerebro que hace diez años le sacan las ganas de trabajar, de tener amigos, de frecuentar bares, de buscar mujeres.

    Sin trabajo y con nada qué hacer, viviendo en el sótano de su madre, lo único que le queda es la pantalla de su Mac.

    Los ataques han menguado desde entonces, a cambio de tres ticks nerviosos que incomodaban enormemente a sus empleadores de la pizzería. Tras sus ausencias y con el pretexto de la crisis lo han despedido hace seis meses sin posibilidad de recontratarlo. Disability todavía no cumple su promesa de pagar. No hay mejor lugar para hallar sosiego de la tonelada de realidad, que la red desde la cual escribe.

    Desde el otro lado le contesta Julia Matilde Ramos Cosgrove, que lo sueña.

    Nos veremos la próxima semana, escribe Kuzniak, cuando vuelva de mi asignación en Pekin…

    Se citan en Grand Central… ella lleva un vestido verde. El…

    Liza Rosas Bustos
    Liza Rosas Bustos
    Profesora chilena (Valparaíso, 1970). Reside en Nueva York (EUA) desde hace doce años. Ha colaborado para el periódico literario Puente Latino, Hoy de Nueva York. Forma parte del Espacio de Escritores del Bronx Writer’s Corps. Cuentos suyos han aparecido en las revistas Hybrido y Conciencia. Sus poemas, ensayos, artículos y cuentos han sido publicados por la Revista virtual Letralia de Venezuela. Sus poemas aparecen en las publicaciones mexicanas La Mujer Rota y la Revista Virtual Letrambulario además de Centro Poetico, publicación virtual española. Actualmente se desempeña como profesora de español de segunda lengua en Frederick Douglass Academy II de Harlem y realiza estudios de Doctorado en Literatura Hispánica y Luso Brasileña en Graduate Center, City University of New York.

    2 COMENTARIOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Publicaciones recientes

    Benjamín Cuéllar: Por culpa del estado salvadoreño sólo Montano es enjuiciado

    El experto en DDHH, Benjamín Cuéllar, sostiene que el proceso en España terminará en justicia y que todos los reclamados por Caso UCA tendrán...

    El condado San Mateo y el censo, una historia de éxito

    Muchos residentes inmigrantes en el condado San Mateo tienen desconfianza debido a su experiencia en sus países de origen, pero la organización ha utilizado su relación con esas comunidades y familias para que participen en el censo

    La corrupción judicial en México es crimen autorizado

    lLs ministerios públicos integran mal las acusaciones; los jueces se encargan de destacar las fallas y los abogados se convierten en coyotes que articulan la disfuncionalidad del sistema

    Estamos en Facebook y Twitter

    8,501FansMe gusta
    2,450SeguidoresSeguir

    Publicaciones al azar

    Por qué no estuve en el final de la función

    Me hubiera gustado estar hasta el fin, pero hubo quienes ya olían la muerte y como dicen por ahí el león y el  ladrón creen que todos son de su condición, se me restringió todo contacto con él.

    Autismo en la comunidad: nuevo enfoque de investigación

    Los niños de grupos minoritarios son diagnosticados mucho más tarde que los niños caucásicos, por lo que se reduce su acceso a los servicios de salud, educativos y otros

    Sida: la lucha continúa después de 25 años

    Hoy ofrecemos pruebas de VIH/HEP-C, tratamientos de salud mental, servicios de prevención de abuso de drogas a las comunidades LGBTQ, latinas y otras comunidades desatendidas