Periodismo y el respeto a la privacidad ajena: el caso Alicia Navarro

Cuando Alicia Navarro desapareció, su mamá transformó el dolor en fuerza. Pasó cuatro años buscándola; no dio tregua. Su instinto de madre le decía que su hija adolescente estaba viva. Y así fue. Justo después de su cumpleaños número 18, la niña reapareció muy lejos de Arizona, ya como una mujer mayor de edad y sin signos aparentes de maltrato o violencia.

¿Qué había pasado en este tiempo?

No se sabe y quizá tardaremos en descubrir el misterio… y está bien. Después de que la jovencita se presentara por voluntad propia en una estación de Policía en Montana para pedir que la quitaran de los posters de desaparecida, la vida de la familia Navarro se convirtió en un escenario lleno de preguntas insistentes, exigencia de respuestas y un acoso constante de periodistas. La madre pide respeto y privacidad, un espacio que como sociedad no estamos acostumbrados a dar.

Nos involucramos en el caso; nos sentimos parte de la historia; nos creemos merecedores de derechos que no nos corresponden: aquí la familia no nos debe algo, mucho menos la respuesta a una exigencia urgente de explicaciones. Estas vendrán después, estoy segura, cuando ellos mismos asimilen lo que pasó en cuatro años de incertidumbre y muchas figuraciones. Las suposiciones se irán convirtiendo en mitos, leyendas o verdades. El tiempo lo dirá, incluso cuando muchos callen.

Lee también:   Si el sexo fuera como tomar café, qué bueno sería; pero no es lo mismo

¿Hasta dónde llegar?

Es un caso con muchas interrogantes, una desaparición extraña, una búsqueda incansable, una batalla en los medios y un reencuentro con datos muy escuetos. Los periodistas con la premura de tener la primicia pisamos muchas minas emocionales en nuestros entrevistados; a veces por ceder a la presión de productores sin escrúpulos o editores avejentados en un sistema en donde la exclusiva aseguraba la permanencia; otras, por el mero ego que nos mueve como si fuéramos los salvadores de la historia y no los narradores de la verdad.

Es indispensable parar y reflexionar antes de publicar; recordar que estamos contando, indagando, invadiendo, en muchos de los casos, los momentos más vulnerables de una persona, ¿cómo nos sentiríamos si fuera nuestra familia? ¿Cómo evitar la revictimización? Por eso tan importante el entrenamiento, la ética y el acompañamiento.

Nos falta mucha empatía. Intento practicarla siempre, aunque no lo consigo todo el tiempo. Justo ahorita estoy trabajando en una investigación que me hace cuestionármelo todo, pero pido ayuda: el acompañamiento legal y emocional es crucial. Soy humana y reconozco mi humanidad, eso es lo más poderoso que tengo para mover la pluma y los labios.

Todos nos encontramos con encrucijadas éticas en nuestras carreras o profesiones, ¿cuáles han sido las suyas?

Lee también:   Sobre el debate nacional: la máscara como ideología
Perfil del autor

Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años.
Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al
Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra.
En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona.
Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.

Lee también:   Inteligencia Artificial (IA): Lo bueno, lo malo y lo feo

Escuelas comunitarias de California
Botón volver arriba

Descubre más desde HispanicLA: la vida latina desde Los Ángeles

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Verificado por MonsterInsights