Buenos días estimados lectores. Mientras preparábamos el editorial del domingo, elegimos como foto inicial una foto de Mafalda sosteniendo un cartel anti-sopa.

Mafalda odia la sopa

Una pregunta lógica

A alguien en la redacción se le ocurrió preguntar ¿Por qué Mafalda odiaba la sopa? Nadie dijo una palabra. Pero bastaron un par de miradas, para saber qué allí había una historia.

Mafalda odia la sopa

Y vaya si la había. ¿Qué metáfora escondía la sopa de Mafalda? ¿Por qué aparecía en cada uno de sus libros como tema recurrente? ¿Por qué Mafalda odiaba tanto la sopa?

El 30 de septiembre de 2020, Joaquín Salvador Lavado Tejón, más conocido como Quino falleció a los 88 años en su ciudad natal, Mendoza, en Argentina.

Su creación más famosa, Mafalda, había celebrado un día antes, su aniversario número 56 el día anterior, ya que apareció por primera vez, el 29 de setiembre de 1964.

¡Mafalda duró solamente nueve años!

Apenas nueve años trabajó Quino sobre los personajes de Mafalda. Dejó de hacerlo en junio de 1973, hace casi cincuenta años. Desde entonces, nunca más volvió a dibujarla. Sin embargo, Mafalda, sus padres, su hermanito Guille, y sus inolvidables amigos nunca dejaron de acompañarnos.

Siguen ahí como si nunca se hubieran ido. Y es porque en realidad, no se fueron nunca. Pero, ¿cómo es posible eso? ¿Por qué una niña de los años 60’ sigue hablándonos 50 años después?

Lee también:   Condado de Los Ángeles inaugura plan piloto de ingreso garantizado

Tal vez una de las claves la tenga Judith Gociol, quién fue la curadora elegida para la muestra Mafalda en su sopa que se inauguró en la Biblioteca Nacional el 17 de septiembre 2014, en ocasión del 50º Aniversario de Mafalda.

Una respuesta

“Porque se trata de un mensaje humanista. Y que siga tan vigente 50 años después es una alegría y una tristeza por igual, porque es la constatación de que el mundo no cambió.

Quizás hubiera sido mejor tenerla como un libro de historia, pero no es lo que ocurre. Creo que los aspectos coyunturales que atraviesan las inquietudes de Mafalda, como la guerra de Vietnam, Mao Tsé Tung, Los Beatles, son la cáscara.

Lo que subyace a todo eso y la convierte en un clásico de vigencia permanente es su pregunta por el destino de la humanidad”.

La metáfora de la sopa y Mafalda

La sopa es un símbolo que adoptó Quino para oponerse a todo hecho autoritario. Y a Quino le gustaba mucho la sopa.

Mafalda odia la sopa, porque en su universo representa todo el mal que existe en el mundo y que nos obligan a tener que tragárnoslo, sin decir nada.

Y por más protestas, pataleos, berrinches o argumentos, siempre el principio autoritario de “la sopa”, va terminar sometiéndola y obligándola a tomársela.

Lee también:   La Cumbre de las Américas: migración, océanos... y exclusión

Nuestro colega Luis Lahitte, escribió el día del fallecimiento de Quino, en Cucinare, una nota titulada El día que Quino explicó por qué Mafalda odia tanto la sopa.

En ella cuenta que en una entrevista realizada a Quino en 2004 por la BBC, se le preguntó al autor el porqué de la tirria de Mafalda hacia ese plato, y respondió que el odio a la sopa “era una alegoría a los regímenes militares que tuvimos que soportar en esta parte del Cono Sur. Porque todo lo que impone normas estrictas y hay que hacerlo por obligación, quita la libertad y eso es muy desagradable”.