Hispanic L.A.SociedadEconomíaReactivación del empleo en...

Reactivación del empleo en tiempos de pandemia

Los desafíos de la reactivación productiva y la generación de empleos en la nueva economía.

Se trata de un fenómeno mundial, como era de esperarse. Fuera de toda discusión, se han realizado importantes esfuerzos de reactivación, de superación de los efectos del Covid-19, que aún sigue golpeando en algunos países con rebrotes y nuevas cepas. No obstante, los retos económicos se encuentran más que vigentes, en medio de agravadas dinámicas sociales.

No es sólo el caso de Europa, Estados Unidos y Latinoamérica. Ahora, cuando más estamos necesitando de un eficaz entramado institucional, es cuando los desafíos encuentran relativamente débiles los andamiajes de las entidades de lo público, a fin de hacer frente a los costos que se demandan, a la implementación de políticas de sostenibilidad social.

Esas circunstancias están relacionadas con los esquemas fundamentalistas de mercado, con el desmantelamiento del andamiaje público que se impuso en particular desde 1980.

Uno de los factores más dramáticos de la práctica de políticas confiadas al cien por cien en las fuerzas de oferta y demanda, ha sido la generación de condiciones poco favorables al empleo. En cambio, esas mismas políticas han alentado el poder de capitales especulativos, de esos que no se vinculan estrechamente con la producción de bienes y servicios, ni con la apertura de oportunidades para la población.

Tómese en consideración que en especial en Latinoamérica, el doble choque simultaneo de oferta y demanda, producto de la embestida del Covid-19, significó el empobrecimiento de amplios sectores sociales. De nuevo aquí surge la evidencia de que el crecimiento económico es importante, más no suficiente para alcanzar cuotas aceptables de desarrollo.

Ese crecimiento debe activar las correas de transmisión para poder ampliar las capacidades y las oportunidades de la población. Esos enlaces desde el crecimiento, por lo general están constituidos por las efectivas transferencias de los gobiernos, los sistemas de protección y de seguridad social; y sobre todo por la generación de empleo, de oportunidades que se puedan ofrecer. De allí la importancia de la economía real, la de bienes, servicios y puestos laborales, más que de los circuitos de la economía financiarista.

Es decir que, de manera permanente, el empleo es un elemento crucial. La creación de puestos de trabajo constituye el eslabón por excelencia que relaciona al crecimiento económico con la promoción y el reforzamiento de desarrollo sostenible en un país.

Tal y como lo ha sostenido desde hace más de treinta años el profesor Amartya Sen, Premio Nobel de Economía de 1998, las sociedades desarrolladas en lo fundamental deben establecer dos condicionantes esenciales: aumentar las capacidades e incrementar las oportunidades de las personas. El primer aspecto se lograría en general, por medio de la educación y la capacitación. El segundo, mediante la generación de empleo y emprendimiento.

Todo lo anterior, en función de que las sociedades deben encaminarse por la senda de un desarrollo que sea equitativo en lo social, sostenible en lo económico y sustentable en lo ecológico.

Aproximadamente desde 1980, el mundo ha sido el escenario para el establecimiento de verdaderas políticas económicas “fundamentalistas” en lo que respecta a su fe, a pie juntillas, en las fuerzas del mercado.

Su credo esencial había sido que el “mercado” podía resolver todos los problemas, que se debía des-regularizar a mansalva, disminuir los impuestos a como diera lugar y que el Estado, cuanto más pequeño, mucho mejor. Esto se traducía, además, en privatizaciones, incluso de monopolios naturales como el de las comunicaciones. De allí, en un caso puntual, la riqueza de Carlos Slim en México. Se desmanteló el estado de bienestar o lo poco que de ello iba quedando en algunos países latinoamericanos.

Tanto la pandemia actual, como la crisis financiera última, cuyo detonante ocurrió en septiembre de 2008, constituyó una de las muestras de que el mercado “dejado a la libre” no exactamente corrige los errores de sus mecanismos, sus fallas, sino que puede exacerbarlos. En la actualidad la generación de empleo debe enfrentar a al menos dos grandes obstáculos.

En primer lugar, dado el mayor avance tecnológico, se requieren mayores montos de inversión para generar empleos productivos permanentes con ingresos de calidad, que aseguren la ampliación de la demanda agregada, de la demanda interna en los mercados domésticos.

En segundo lugar, las políticas de los gobiernos, incluso los de países más desarrollados, están creando empleos de segunda y tercera categoría, tal y como lo ha documentado el profesor Ulrich Beck de la London School of Economics. La gente, para establecer el “rebusque”, la consecución permanente de ingresos complementarios, entra en una fase de “multiactividad nómada” en los mercados.

Algo como la informalidad, que ahora también se va haciendo presente en Europa y en Estados Unidos. En la propia Alemania se sabe que, en la década de los sesenta, un 10% de los trabajadores tenía empleos precarios. En 1980 esa cifra fue de un 25%, y la tendencia demuestra que para 2025, esa cifra podría llegar a un 43%.

Las crisis implican realizar ajustes. Indiscutible. Lo que debe debatirse son al menos tres aspectos medulares: cuáles serían, las fases del ajuste, mecanismos de distribuirán los costos, y grupos que los pagarían. Hacer persistir el peso exclusivamente en sectores asalariados, en los grupos más vulnerables, es asistir a “victorias” de corto plazo, generando situaciones insostenibles. Podemos celebrar esos “avances”, no sería algo nuevo. También la fiesta continuaba la noche del 14 de abril de 1912; seguía el disfrute incluso en el momento exacto del hundimiento del Titanic.

Giovanni E. Reyes
Giovanni Efrain Reyes Ortiz, Ph.D. en Economía para el Desarrollo y Relaciones Internacionales, de la Universidad de Pittsburgh, con post-grados de la Escuela de Altos Estudios Comerciales -HEC- en París, Francia, y de la Universidad de Harvard. Ha sido Director de Integración Latinoamericana y del Caribe en el Sistema Económico Latinoamericano y Director de Informe en Naciones Unidas. Google Scholar: https://scholar.google.com/citations?user=lr_tofcAAAAJ&hl=en Academia Edu: https://urosario.academia.edu/GiovanniEReyes

Comenta aquí / Comment here

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe una revista semanal con lo más nuevo de HispanicLA y con los artículos que hicieron historia.

En portada

Walt Whitman: Canto a mí mismo; prólogo y traducción de Jorge Luis Borges

0
Presentamos en Hispanic L.A. el prólogo de Borges a su propia traducción del Song of Myself de Walt Whitman, la traducción misma y el original en su versión de 1892, además de varios facsímiles del manuscrito original con las correcciones del poeta

Lo más reciente

Relacionado