Transpirando rock: coachella y el alto precio del rock masivo

COACHELLA- No soy crítico de música pero decidí cubrir el Festival de Música y Arte de Coachella por curiosidad y también en parte motivado por los comentarios de mi hijo.

Coachella cumplió 10 años en esta edición 2009, que tuvo lugar los días 17, 18 y 19 de abril en la comunidad de Indio, en pleno desierto californiano de Mojave.

La lista de artistas que se presentaron y la variedad de estilos musicales fue impresionante: desde el ex Beatle Paul McCartney hasta Tinariwen, del norte de Africa. En total, ¡más de 40 bandas o artistas por día en cuatro escenarios!

Los organizadores de este evento anual dedican espacio y tiempo a artistas latinos de calidad. Este año estuvieron El Gran Silencio, de Monterrey; la banda chilanga Molotov; los sudamericanos de Bajofondo; Instituto Mexicano de la Música, también del DF y de Nuevo México llegó Calexico.

Es difícil elegir qué ver cuando dos artistas actúan simultáneamente, pero es parte del encanto -y desencanto a veces- de este tipo de festivales. Hay algo para cada gusto.

Lea también / Read Also
Eco, Martini y el aborto en México

Lo más espectacular de la edición 2009 fue sin duda la presentación de Paul McCartney. Durante más de dos horas y media, ofreció una impresionante gama de temas musicales de su creación como solista después de la separación del mítico grupo The Beatles (en 1969) y, por supuesto, muchos temas creados junto a John Lennon.

Como homenaje a éste ultimo, McCartney interpretó “Give Peace a Chance”, una de las canciones favoritas de Lennon y que se convirtió en himno pacifista durante los 60s y 70s.

No todo fue nostalgia musical, claro. Pero ver a este músico que en junio cumplrá 67 años, escuchar su música -Los Beatles representaron no solo a una generación sino también revolucionaron el rock’n roll y abrieron puertas a la creatividad de miles de músicos que siguieron sus pasos- fue una experiencia única.

Los latinos tuvieron una gran presencia.

El Gran Silencio, con su fusion de cumbia y hip hop, enloqueció a sus seguidores. Poco después, Molotov atrajo a una mayor audiencia que siguió con entusiasmo sus temas tradicionales y los de su nuevo CD. Como de costumbre, no escatimaron críticas al gobierno mexicano y a la corrupción.

Lea también / Read Also
Hermosillo: cuando el Sur no es suficiente

La noche del viernes, Bajofondo presentó una nueva versión del tango. Más rítmico, con claras influencias hip hop, el grupo puso la música sudamericana ante una audiencia ávida de nuevos tonos y en su mayoría compuesta por jóvenes.

“El tango es una musica muy tradicional, pero nosotros también estamos influidos por las nuevas corrientes musicales”, dijo Gustavo Santaolalla, uno de los dos directores del grupo, durante una breve entrevista. “Somos como la diversidad que hay en Coachella”.

Santaolalla, quien ganó un Oscar por la composición musical de la película “Amores Perros”, del mexicano Alejandro González Iñarritu, es también un exitoso productor. Con él graban artistas como Juanes, Molotov, Café Tacvba, Bersuit, Divididos, Julieta Venegas y muchos más.

La coreografía de Bajofondo es también una verdadera fusion de épocas. Porque si bien el vestuario es tradicional, los movimientos de los artistas en el escenario es jóven, provocativo y apasionado. La audiencia vivió la experincia tanguera plenamente.

Lea también / Read Also
Good cop, bad cop: America's policy in Honduras

Y hablando de tradiciones musicales, la presentación del legendario Leonard Cohen impresionó incluso a quienes no habían escuchado hablar de él. A sus 74 años, Cohen luce su extraordinaria voz, sus rítmos cálidos de los 50s y 60s, con un acompañamiento de voces femeninas que le dan a sus canciones un toque “angelical”. La ovación que lo despidió es prueba de que la audiencia reconoce a los artistas.

Artículo anteriorVideo: Los Angeles maravilloso, lejano
Artículo siguienteLos derechos de los otros terminan donde comienzan los nuestros
Eduardo Stanley
Nacido en Rosario, Argentina. Después de graduar de la Escuela de Bellas Artes (área de cinematografía), de la Universidad Nacional de La Plata, realizó un curso de postgrado en la Universidad de Bucarest, Rumania, sobre teoría de la comunicación. Durante tres años impartió clases de Lógica y Semiótica en la Universidad Autónoma de Sinaloa (Culiacán, Sinaloa), México. A mediados de los 80 se trasladó a Estados Unidos. Durante más de 30 años realizó trabajos de periodismo y documentación en el Valle Central de California, desempeñándose en diferentes medios de comunicación —principalmente en español. Actualmente es colaborador de publicaciones nacionales e internacionales y autor de dos ensayos: “Latino immigrant Civic and Political Participation in Fresno and Madera, California” y “Proyecto Campesino - 60 Years of History and Commitment for Equality and Justice in the San Joaquin Valley, California”.