Danza en el lago

0
24
Danza en el lago
Danza en el lago

Sábado, ya es tarde y nos apuramos para llegar al Centro Cívico del Este de Los Angeles, el que reinaguraron después de casi un decenio de construcción y que queda al otro lado de mi casa en este barrio de 130,000 almas, pasando la zona de los cementerios que las ciudades apilaron por aquí y cruzando por debajo de la maraña de  freeways que aquí se entrelazan y desencuentran y despiden para todas partes.

Ya es tarde pero la gente aún está aquí, en la calle Tercera, mis vecinos, todos practicamente latinos, incluyendo señores hispanos con el uniforme del Sheriff y los guardias que dirigen el tránsito y los que operan los puestos de comida y bebida y los músicos en el escenario, y un público entusiasmado, casi mil personas ya de noche vitoreando a la banda Tierra, formada aquí, en East Los, en 1971 por los hermanos Rudy y Steve Salas.

Tierra interpreta sus éxitos de antaño, con preciocismo vocal, elementos de jazz y rock chicano clásico y su hit “Together”, que llegó en 1981 cerca de la cima nacional de ventas.

Lea también / Read Also
El miedo a México, por Maritza Félix

Los miembros de la banda, la policía, todos hablan en inglés. El público: en español.

“Alguien me preguntó si sabíamos tocar cumbia”, brama Steve Salas. Lo hacen, y el pequeño anfiteatro natural que desemboca en el escenario y luego en el pequeño y encantador lago del Parque Belvedere, y en una extensión de césped detrás de los edificios del Centro Cívico, se desdibuja y metamorfosea en pista de baile.

Primero, salen las muchachas; luego las madres con sus niños, y finalmente aparecen las parejas, y bailan y cantan al aire libre en una encantadora noche de primavera, en un espacio para respirar y gozar en pleno Este de Los Angeles, y también el escenario se llena de mujeres y hombres de todas las edades, riendo y danzando, como también danzó este redactor.

Esta aglomeración urbana que habito, el Este de Los Angeles, con su 90% de latinos, que festeja esta semana 150 años aunque le documentan al menos 156, depende para todo del condado. Pese a su historia particular, a ser origen de una cultura chicana que vibra en todo el país, no es ciudad. Algunos quieren que lo sea.

Lea también / Read Also
I’m supposed to be Mexican

Mientras tanto, su representación política está dividida, en la Asamblea, en cuatro partes, en el Senado Estatal y el Congreso, en tres fracciones.

“¡East Los, sí se puede, sí se puedeee!”, gritan desde el escenario, y ese grito une al Este de Los Angeles de antes y de siempre, el mexicoamericano, el integrado, el del inglés, con el Este de Los Angeles de los inmigrantes. Les dan la bienvenida. Y la gente enarbola sus puños, y la fiesta sigue. Vendrá Willie G y luego fuegos artificiales.

El Centro Cívico: tiene su biblioteca, su zona de esparcimiento, en breve una clínica, la estación del Sheriff, el tribunal, y se viene una estación del Metro. Y lo confronta un centro comercial con ese presunto logro del globalismo, el café en vasito de cartón.