E-democracia

La mayoría de los países democráticos se caracterizan por ser bipartidistas, pero los ciudadanos sabemos que, al momento de votar, ambos partidos son las dos caras de la misma moneda…

Fin del bipartidismo

Un líder pragmático sabe que, para “manipular” a sus seguidores, deberá hacer promesas que nunca podrá concretar, y un líder idealista a pesar de creer en sus promesas, en su interior comprende que, por diferentes motivos y circunstancias, estas promesas son de muy difícil concreción.
Entonces, por causas opuestas, ambas ideologías efectúan promesas irrealizables y ambos candidatos a sabiendas engañan a sus seguidores.

¿El idealismo y pragmatismo van en retirada?

El siglo XXI nos presenta un nuevo desafío, que es la e-democracia, una forma de democracia participativa que, asociada al impacto de la tecnología en la administración y participación de la ciudadanía, da lugar a una nueva forma de gobierno.

e-democracia y e-participación

La digitalización y el derecho de acceso a documentos aumenta la transparencia y el conocimiento de las actividades políticas, con calidad de participación y responsabilidad en los ciudadanos, impactando directamente en la relación entre los habitantes y sus representantes electos, que pueden conectarse con su base electoral para conocer sus preferencias y evaluar las opciones políticas que se tomarán al momento de emitir su voto legislativo.

Alfabetización tecnológica

Por supuesto que será necesario una pronta y efectiva alfabetización tecnológica, para dar lugar a la mayor cantidad de ciudadanos a la e-democracia, para que todos y cada uno pueda presentar y/o debatir ideas. Hoy existe una gran cantidad de subrepresentados, que políticamente están ausentes de las plataformas democráticas, a los que los partidos políticos tradicionales buscan ocultar para retardar el impacto político.

Lee también:   Aborto: sigue el ataque contra la mujer

Nuevos conceptos

Junto a la e-democracia nacen varias formas tecnológicas de gobierno, como e-derecho, e-voto, e-participación, creando un potencial para mejorar la relación de los ciudadanos digitales con grandes ventajas en el impacto de sus democracias. Por supuesto que aún existen vacíos teóricos y empíricos que se analizan en proyectos presentados en Italia, Francia, Suecia y el Reino Unido, donde priorizan la perspectiva del usuario, en lugar de las visiones de los políticos y técnicos, para abordar los estándares de calidad democrática, equilibrando el debate en beneficio de la ciudadanía.

e-democracia y e-participación

Dentro de la idea de e-participación, incluye el intercambio, la discusión, el debate, el reconocimiento y, con suerte, pero no necesariamente el acuerdo, comprendiendo que, si bien esa búsqueda termina en lo colectivo, comienza en lo personal, apoyado en la investigación, el aprendizaje y la reflexión.
Por eso Internet debe ser un espacio abierto y libre, sin censura ni coerción, con privacidad de la comunicación, incluido el cifrado accesible, donde existan formas de verificar la precisión de la información y soluciones al problema de las noticias falsas.

Nuevos Desafíos

Seguramente surgirán un conjunto de nuevos desafíos que reemplace a los desafíos que resolverán los técnicos, políticos y ciudadanos especializados, para ello deben mantener una posición abierta y flexible mientras exploran el futuro de la democracia electrónica.
Uno de los nuevos desafíos es la contribución de la Inteligencia Artificial, que algunos ven como un enemigo de la e-democracia pero que, con el enfoque correcto puede transformarse en un avatar personal, que negocie los intereses políticos, de cada ciudadano de acuerdo con la información previa suministrada por él.
La tecnología cambio nuestras vidas, es hora que nos ayude a cambiar a nuestra sociedad y sus gobernantes.

Lee también:   Amenaza de recesión y crisis económica
Perfil del autor

Cesar Leo Marcus, nació en Buenos Aires, Argentina.
Doctor (PhD) en Logistica Internacional y Comercio Exterior, y Máster (MBA) en Sociología Económica, fue profesor de ambas cátedras en las Universidades de Madrid (España) y Cordoba (Argentina).
Periodista, publica en periódicos de California, Miami y New York. Escritor, publico 12 libros, y editor literario, director de Windmills Editions. Actualmente reside en California.

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado