El debate sobre la reapertura de escuelas

¿Abrir o no abrir las escuelas? Esa parece la pregunta casi existencial que el COVID-19 nos plantea y que no parece contar con una respuesta que refleje consenso.

“Algo que sabemos es que los niños se infectan con menos frecuencia que los adultos… parece que los niños producen menos receptores ACE2… ”, comentó el Dr. Louis Freedberg, director ejecutivo de EdSource, en una conferencia de prensa organizada por Ethnic Media Services. “Los estudios demuestran que cuando los niños se infectan con COVID es más por contactos en la casa, no en la escuela».

Los estudios

Esos mismos estudios han motivado al Centro de Control de Enfermedades (CDC) y a líderes políticos como el presidente Joe Biden y el gobernador Gavin Newsom a apoyar la reapertura de las escuelas.

Para ellos, no solo es cuestión de que los niños tienen tasas de contagio más bajas que los adultos, sino que perder días de clase conlleva consecuencias para ellos, para sus padres y para la sociedad toda.

Nadie parece disputar que el cierre de las escuelas está provocando consecuencias negativas en los jovencitos. La Asociación Americana de Pediatría meses atrás ya alertó sobre el peligro del cierre sugiriendo que no asistir a la escuela “frecuentemente resulta en aislamiento social y dificulta… identificar y solucionar importantes déficits en el aprendizaje, al igual que el abuso físico y sexual de niños y adolescentes, el uso de drogas, la depresión y tendencias suicidas”.

Que los niños no corran tantos riesgos, no significa que los maestros, consejeros, enfermeros, policías, personal administrativo y todos los adultos que trabajan en escuelas y en servicios colaterales no estén a riesgo. Como el Dr. Freedberg sugirió, “los adultos no están seguros”.

Esta es una preocupación más que válida en los Estados Unidos en donde las infecciones, de acuerdo a Johns Hopkins University, son alrededor de 26 millones y en donde más de 461,000 han muerto por el COVID-19. Más alarmante para los adultos es que, de acuerdo a estadísticas de la CDC, 8 de cada 10 muertes se dan entre personas de más de 65 años.

Las minorías

El peligro es mayor entre minorías étnicas y raciales y entre personas con ciertas características demográficas. Los afroamericanos, los latinos, los asiáticos y, aparte, personas con ingresos bajos son los que están más a riesgo.

“Las tasas de infección en la comunidad Latinx, han crecido 1,000%… desde noviembre”, dijo Tyrone Howard, profesor de educación en la Universidad de California Los Ángeles (UCLA) y director del Black Male Institute.

Seguridad y más seguridad

Los niños no se infectarán como los adultos, pero también sufren las consecuencias de la pandemia ya que han perdido a padres, abuelos, amigos, y viven en hogares en donde muchos han quedado sin trabajo, en donde las tensiones aumentan, con todo lo que eso implica psicológicamente.

Aparte, muchos jóvenes que con el cierre de las escuelas deben tomar clases online, no cuentan con internet y wifi apropiado. Pero si vuelven a las escuelas, “las escuelas no tienen los recursos para apoyarlos apropiadamente”, sugiere el profesor Howard. No los tenían antes, mucho menos ahora.

Para el profesor Howard no se debe volver a las escuelas hasta tanto no se vacunen a los maestros.

“Las tres prioridades son seguridad, seguridad y seguridad”, dijo Howard.

Los maestros

Eso es exactamente lo que algunos sindicatos de maestros han venido argumentando. El Sindicato de Maestros de Chicago (CTU) amenazó con una huelga si se los fuerza a retornar a las escuelas. En Los Ángeles, el sindicato (UTLA) se niega a la reapertura de todas las escuelas hasta tanto no se cuente con la seguridad y los protocolos necesarios para que estudiantes, maestros y empleados estén seguros. El mismo debate se da en San Francisco y en otras ciudades del país.

Para muchos, considerando que los adultos son los que están más a riesgo, la reapertura de las escuelas depende, en gran medida, en que los maestros sean vacunados.

¿Qué piensan los padres?

Por más que la CDC y superintendentes escolares aseguren que no hay un riesgo desmedido y que es necesario empezar a programar las reaperturas, algunos no confían mucho en las autoridades.

Después de todo, comenta Karla Franco, una madre de estudiantes del Distrito Escolar de Los Ángeles (LAUSD), estas son las mismas autoridades que no han podido resolver los graves problemas que tradicionalmente afectan a escuelas públicas urbanas como la posesión de armas y drogas.

“Si no pueden controlar lo que ven, ¿cómo van a controlar lo que no ven?, se pregunta la Sra. Franco.

Autor

  • Néstor M. Fantini

    Nestor M. Fantini, M.A., Ph.D. (ABD), is an Argentine-American journalist, educator, and human rights activist based in California. Since 2018, Fantini has been co-editor of the online magazine HispanicLA.com. Between 2005 and 2015 he was the main coordinator of the Peña Literaria La Luciérnaga. He is the author of ´De mi abuela, soldados y Arminda´ (2015), his stories appear in ´Mirando hacia el sur´ (1997) and he is co-editor of the ´Antología de La Luciérnaga´ (2010). He is currently an adjunct professor of sociology at Rio Hondo College, Whittier, and at AMDA College of the Performing Arts, Hollywood, California. As a refugee and former political prisoner who was adopted as a Prisoner of Conscience by Amnesty International, Fantini has dedicated his life to promoting the memory of the victims of state terrorism of the Argentine civil-military dictatorship of the 1970s and is currently coordinator of Amnesty International San Fernando Valley. Fantini graduated from Woodsworth College and the University of Toronto. - - - Néstor M. Fantini , M.A., Ph.D. (ABD), es un periodista, educador y activista de derechos humanos argentino-estadounidense que reside en California. Desde 2018, Fantini es coeditor de la revista online HispanicLA.com. Entre 2005 y 2015 fue el coordinador principal de la Peña Literaria La Luciérnaga. Es autor de De mi abuela, soldados y Arminda (2015), sus cuentos aparecen en Mirando hacia el sur (1997) y es coeditor de la Antología de La Luciérnaga (2010). Actualmente es profesor adjunto de la cátedra de Introduction to Criminology, en Rio Hondo College, Whittier, California, y de The Sociological Perspective, en AMDA College of the Performing Arts, Hollywood, California. Como refugiado y ex prisionero político que fuera adoptado como Prisionero de Conciencia por Amnistía Internacional, Fantini ha dedicado su vida a promover la memoria de las víctimas del terrorismo de estado de la dictadura cívico-militar argentina de la década de 1970 y actualmente es coordinador de Amnesty International San Fernando Valley. Fantini se graduó de Woodsworth College y de la Universidad de Toronto.

    Ver todas las entradas

Néstor M. Fantini

Nestor M. Fantini, M.A., Ph.D. (ABD), is an Argentine-American journalist, educator, and human rights activist based in California. Since 2018, Fantini has been co-editor of the online magazine HispanicLA.com. Between 2005 and 2015 he was the main coordinator of the Peña Literaria La Luciérnaga. He is the author of ´De mi abuela, soldados y Arminda´ (2015), his stories appear in ´Mirando hacia el sur´ (1997) and he is co-editor of the ´Antología de La Luciérnaga´ (2010). He is currently an adjunct professor of sociology at Rio Hondo College, Whittier, and at AMDA College of the Performing Arts, Hollywood, California. As a refugee and former political prisoner who was adopted as a Prisoner of Conscience by Amnesty International, Fantini has dedicated his life to promoting the memory of the victims of state terrorism of the Argentine civil-military dictatorship of the 1970s and is currently coordinator of Amnesty International San Fernando Valley. Fantini graduated from Woodsworth College and the University of Toronto. - - - Néstor M. Fantini , M.A., Ph.D. (ABD), es un periodista, educador y activista de derechos humanos argentino-estadounidense que reside en California. Desde 2018, Fantini es coeditor de la revista online HispanicLA.com. Entre 2005 y 2015 fue el… More »

Un comentario

  1. Lo más difícil en esta situación es…Educar.
    Pero no es algo imposible la educación, convengamos estar de acuerdo.
    Tratar de convencer a las sociedades de que son necesarios los cambios es una tarea ardua en donde muchos factores pueden detonar cambios bruscos que pueden ser positivos o negativos con la misma intensidad.
    Los lideres tienen que resistir y dar ejemplo de ello.

Comenta aquí / Comment here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Descubre más desde HispanicLA: la vida latina desde Los Ángeles

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo