jueves, enero 28, 2021
Más

    El lenguaje de las elecciones: monolitos y odiseas

    El lenguaje de las elecciones se nos muestra en ocasiones tan fuera de lugar como el controvertido monolito de Utah.  En los años que vivimos debería pensarse dos veces antes de hablar de “victorias” y “derrotas” electorales. Gana la democracia, no los votantes. El comienzo del filme “2001: Una odisea en el espacio” de Stanley Kubrick se inicia con una secuencia en que simios prehomínidos adquieren consciencia de su superioridad animal al reconvertir artefactos en armas. Aplicado al gran invento de la Democracia, recurrir a una terminología que incluye victorias y derrotas nos retrotrae a ese pasado tan primitivo como violento. 

    La votación democrática, vista como un avance en la socialización moderna, no debiera ser tratada como un duelo entre ciudadanos o partidos. La rutina de conseguir más votos y llegar a la Casa Blanca debe apartar todo lenguaje que insinúe una pelea. La mayoría de los votantes son tus vecinos, aquellos a los que saludas a diario. Con más de setenta millones de votos por bando en las últimas elecciones nadie en su sano juicio quiere armarse de un discurso que incite al belicismo cavernario. 

    La esencia de lo que nos mueve a votar debe ser una fecunda contribución a un proceso que beneficie a todos. 

    Aceptemos que haya propuestas no compartidas, pues así es como nos avenimos; de lo contrario, tendríamos que visitar al sicólogo muy seguido. En este sentido, las elecciones son grandes consultas siquiátricas, y gratuitas, que impiden que nos agarremos a trompazos.

    Por ello, las actitudes hegemónicas hacia votantes de distinto signo merecen repudio. El acceso a la Casa Blanca no se dirime en un octógono. La evolución de las especies nos ha llevado a un sereno consenso pacífico muy alejado del profético amanecer que plantea Kubrick.

    “Seré presidente para todos” es una entre otras expresiones a evitar porque solo son fiables si lo opuesto es creíble. Y nadie diría, aunque lo pensara, “voy a gobernar solo para mi gente”. Es pura futilidad.

    La música de la película de Kubrick: en español “Así hablaba Zoroastro”, de Richard Strauss, se inspira en la obra de mismo título de Nietzsche. El libro, escrito a finales del siglo XIX, parte de las ideas filosóficas de Zoroastro sobre el bien y el mal. Viene a cuento porque los votantes en las elecciones no pueden convertirse en votantes del bien y del mal. O de lo que el presidente Busch hijo redujo a un “o conmigo o contra mí”. 

    Se debería poner más empeño en entender cómo se promueve el voto a favor de un determinado candidato, o candidata. Es aviso para navegantes, antes de que nos caiga otro desubicado monolito cuyas manías infecten el valor del voto electoral.

     

    + posts

    Luis Silva-Villar, PhD, earned his Master of Arts in music and classical guitar from the Real Conservatorio Superior de Música de Madrid and his licensure in Hispanic language and literature from Universidad Complutense de Madrid, as well as a Master of Arts in Spanish from the University of California Los Angeles. Silva-Villar went on to earn his PhD in Hispanic Languages and Literatures from UCLA as well. He teaches First-Year Spanish, Advanced Spanish Grammar, History and Culture of Spain, Spanish and the Nature of Language, among others. Silva-Villar's research interests include Spanish language and linguistics, Spanish in the U.S., language variation, language in the media, Spanish heritage speakers and foreign language education.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Notas relacionadas

    Lo más reciente

    Si no lo haces por tí, hazlo por tu familia

    Antes , parecía que la pandemia del coronavirus no podía compararse con las bajas estadounidenses en la Segunda Guerra Mundial. Ahor es al revés. Porque ya son más los muertos por la pandemia.

    Cruzando líneas: Ángeles de la pandemia

    Las enfermeras hacen mucho más que sanar cuerpos. Su compasión es un bálsamo en los momentos más difíciles.

    Gracias Roberto, Cañón, hermano y amigo

    "Trabajaremos para que su legado sea parte de un pensamiento de avanzada y de construcción de una democracia verdadera", dice Juan José Dalton, sobre la muerte de Roberto Cañas.

    Estamos en Facebook y Twitter

    4,572FansMe gusta
    1,974SeguidoresSeguir

    Los más poupulares de la semana

    Los 5 comentarios más recientes