Ex presidenta boliviana arrestada por sedición

Tal vez haya justicia después de todo. Eso es lo que pienso al recibir la noticia de que, con el retorno de la democracia en Bolivia, se ordenó la detención de la ex mandataria Jeanine Áñez acusada de nada menos que “sedición y terrorismo”.

Algunos la recordarán porque fue quien, Biblia en mano, instauró una dictadura en Bolivia tras el golpe de estado de 2019 que forzó la renuncia del presidente Evo Morales. Una dictadura que, no olvidemos, desató una feroz represión contra opositores políticos.

Otros, con menos memoria política pero más interesados en cuestiones estéticas, tal vez la recuerden por ese cabello mal teñido de rubio con el que la pobre doña Áñez parece querer esconder sus orígenes indígenas.

Junto a Áñez también se arrestó a miembros de su gobierno de facto, como el ex ministro de Energía Álvaro Rodrigo Guzmán y el de Justicia Álvaro Coímbra. Además, hay órdenes de arresto para más de una docena de otros ex funcionarios.

Es interesante recordar que el golpe de estado contra Morales incluyó la complicidad de la poco imparcial Organización de Estados Americanos (OEA) y el cuestionable silencio de la Administración Trump. Conductas tradicionales de tanto una institución que parece existir solo para convalidar las políticas que emanan de Washington, DC, y de una superpotencia con una lamentable historia de intervencionismo en América Latina.

Lee también:   ¡Sí se puede!: "Marcha por la firma del gobernador"

Sin embargo, con el arribo de Joe Biden a la Casa Blanca se creó la expectativa de que también llegarían nuevas políticas que alejarían a Estados Unidos de los errores del pasado. Y al menos en el terreno doméstico, se empezaron a cumplir algunos de estos deseos. Desde el primer día, el nuevo presidente firmó órdenes ejecutivas orientadas a controlar la crisis creada por el COVID-19 y revertir el énfasis represivo de las políticas migratorias.  Además, propuso y se aprobó un paquete económico de $1.9 trillones en el que algunos ven trazos del Estado de Beneficiencia de  Franklin Delano Roosevelt y la Guerra contra la Pobreza de Lyndon B. Johnson que, en última instancia, beneficiaron a amplios sectores populares.

Lo que no parece haber cambiado es el instinto intervencionista de nuestras relaciones con América Latina. Esto quedó en claro con las declaraciones de Julie Chung, encargada de Latinoamérica en el Departamento de Estado, quien instó a Bolivia a defender los derechos civiles interamericanos. Una declaración con la que no se puede estar en desacuerdo, pero que es más que sospechosa cuando se hace al mismo tiempo que se arresta a la ex dictadora Áñez.

“Instamos a nuestros amigos y vecinos en Bolivia a defender todos los derechos civiles y las garantías del debido proceso de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y los principios de la Carta Democrática Interamericana”, escribió Chung en su cuenta de Twitter.

Uno debería preguntarse, ¿quién le dio derecho a Estados Unidos para opinar sobre un asunto interno boliviano?

Aún más, ¿dónde estaban la diplomacia estadounidense y la OEA cuando bandoleros policiales, grupúsculos neofascistas y el Ejército boliviano forzaron la renuncia de Evo Morales? Cuando lo amenazaron, cuando tuvo que escapar al exilio, cuando se le armaron cargos criminales.

Lee también:   ¡Feliz Día de Gracias!

En lugar de meter las narices donde no nos corresponde, tal vez deberíamos concentrarnos en resolver nuestros propios problemas en materia de derechos civiles: la brutalidad policial y los asesinatos de afroamericanos, la inaceptable situación de 11 millones de indocumentados que mantenemos sin derechos políticos, el racismo institucional, la segregación de minorías raciales y etnoculturales, un sistema de justicia criminal que mantiene a más de dos millones de sus ciudadanos en la cárcel… y la lista continúa.

El arresto de Jeanine Áñez y sus socios en la aventura golpista es una cuestión boliviana que debe ser resuelta exclusivamente por la justicia boliviana y no por el Departamento de Estado. Los jueces deben investigar el papel de los golpistas en el derrocamiento del presidente constitucional Evo Morales y su responsabilidad criminal en la persecución y represión que resultó en numerosos muertos.

El castigo a estos usurpadores antidemocráticos debe servir como advertencia histórica a aquellos que en América Latina puedan sentirse tentados a violar las instituciones democráticas para que sepan que, pase el tiempo que pase, algún día deberán rendir cuentas de sus actos.

OTROS ARTÍCULOS:

Evo Morales renuncia: golpe en Bolivia
Impresiones de Bolivia, por Luciano Giuliani

Perfil del autor

Nestor M. Fantini, M.A., Ph.D. (ABD), is an Argentine-American journalist, educator, and human rights activist based in California. Since 2018, Fantini has been co-editor of the online magazine HispanicLA.com. Between 2005 and 2015 he was the main coordinator of the Peña Literaria La Luciérnaga. He is the author of ´De mi abuela, soldados y Arminda´ (2015), his stories appear in ´Mirando hacia el sur´ (1997) and he is co-editor of the ´Antología de La Luciérnaga´ (2010). He is currently an adjunct professor of sociology at Rio Hondo College, Whittier, and at AMDA College of the Performing Arts, Hollywood, California. As a refugee and former political prisoner who was adopted as a Prisoner of Conscience by Amnesty International, Fantini has dedicated his life to promoting the memory of the victims of state terrorism of the Argentine civil-military dictatorship of the 1970s and is currently coordinator of Amnesty International San Fernando Valley. Fantini graduated from Woodsworth College and the University of Toronto.

Lee también:   Violencia en la frontera sur: 31 migrantes secuestrados

- - -

Néstor M. Fantini , M.A., Ph.D. (ABD), es un periodista, educador y activista de derechos humanos argentino-estadounidense que reside en California. Desde 2018, Fantini es coeditor de la revista online HispanicLA.com. Entre 2005 y 2015 fue el coordinador principal de la Peña Literaria La Luciérnaga. Es autor de De mi abuela, soldados y Arminda (2015), sus cuentos aparecen en Mirando hacia el sur (1997) y es coeditor de la Antología de La Luciérnaga (2010). Actualmente es profesor adjunto de la cátedra de Introduction to Criminology, en Rio Hondo College, Whittier, California, y de The Sociological Perspective, en AMDA College of the Performing Arts, Hollywood, California. Como refugiado y ex prisionero político que fuera adoptado como Prisionero de Conciencia por Amnistía Internacional, Fantini ha dedicado su vida a promover la memoria de las víctimas del terrorismo de estado de la dictadura cívico-militar argentina de la década de 1970 y actualmente es coordinador de Amnesty International San Fernando Valley. Fantini se graduó de Woodsworth College y de la Universidad de Toronto.

Escuelas comunitarias de California

Comenta aquí / Comment here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Descubre más desde HispanicLA: la vida latina desde Los Ángeles

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo