Hispanic L.A.LiteraturaPoesíaMónica Velásquez Guzmán y...

Mónica Velásquez Guzmán y la poesía boliviana

Con esta entrega sobre la boliviana Mónica Velásquez Guzmán, abrimos nuestro nuevo ciclo de poesía latinoamericana. , en donde recorreremos los países de nuestra América Latina para reproducir y detallar la obra de los poetas que los definen

  • Mónica Velásquez Guzmán y la poesía boliviana

Mónica Velásquez Guzmán nació en La Paz, Bolivia, el 9 octubre de 1972. Es una de las primeras voces de las letras bolivianas. Con un doctorado en literatura hispánica por El Colegio de México, se desempeña actualmente como docente de la Carrera de Literatura en la Universidad Mayor San Andrés UMSA.

Gran crítica y estudiosa de la tradición literaria, editó la antología de poesía boliviana del siglo XX, La crítica y el poeta (UMSA 2010-2020), que consta ya de 13 volúmenes. Recibió el Premio Nacional de Poesía Yolanda Bedregal (2007) por su libro Hija de Medea (Plural, 2008) y la distinción Caballero de la orden de las artes y las letras del gobierno de Francia en 2017. Su último libro de poesía es Abdicar de lucidez (Plural, 2016).

Obra poética

Tres nombres para un lugar (1995)

Fronteras de doble filo (1998)

El viento de los náufragos (2005)

Hija de Medea (2008)

La sed donde bebes (2011)

Mónica Velásquez Guzmán
Mónica Velásquez Guzmán

Hechicera 

Apenas abrí los ojos, ahí estaban ellos, los muertos

Ignorantes todavía de su propio morir, 

o los otros, los viejos amantes de la muerte, 

en cuyo mirar la vida era siempre más aguda;

unos adelantan la despedida de sus cuerpos

y andan sus palabras buscando mensajeros del después, 

otros ya agotados equivocan las sendas del no retorno

y se refugian refunfuñando en muecas que da miedo ver

suelen venir a recostarse a mi sombra

con olor a pena reciente y madera encerada. 

Mi mano, que ya les conoce el modo, 

toma con prisa el dictado de lo pendiente. 

Hay heridas hondas – me dicen- necesitadas de decirse. 

Es el frío que inaugura mis ojos, 

el frío de los muertos que me visitan. 

Siete conjuros contra la tristeza

Podría ahora vender tu cuerpo al peor postor
vigilar personalmente que se empapen tus sábanas
y que gires y grites y gimas toda la noche
entre piernas inclementes abrirte ante mil extraños
encargarme de que te guste hasta que lo implores
pasarte por la piel los que demoran el latido,
los que llegan pronto,
los que tienen miedo
los que se van
podría llenarte de lentejuelas y escotes de esquina
darte un disfraz, una lengua insaciable, unas manos que aprieten
una paciencia terca de los dedos en tus nervios
un líquido inundando cada tanto tu vientre hambriento
podría mandarte quien te sacie
entonces, tal vez, se te iría el horror a lo vulnerable.

 

Ahora mismo podría meterte en los banquetes,
a gotas, diluido caramelo rozando tus labios
entibiando dulce tu garganta feroz
despacio, un picante apenas dirigido a los lacrimales del ardor
equilibrar cilantros y canela
mientras toman su tiempo las cerezas que endulzan la carne
cubren tu escalofrío las sopas invernales
mientras la frescura de lechugas y toronjas abiertas…
un litro de naranjas para la contorsión de la lengua
medallones de pavo y dátiles de lejanías
soya a granel, tibia manzana en su crocante envoltura
el hambre cubierta por capas
-más – pedirías – golosa
todas las cantidades multiplicaría por tu solo pedir
más de todo hasta cubrir el cuerpo, el cuarto, el mundo
más relojes y más anillos y más a todas horas,
entonces, tal vez, se te iría el vacío.

13.

La mano que escribía

que a veces repartía papelitos

quería un hijo porque no le quedaba tiempo,

arañó la nada entre las preguntas

empujó el hombro amado diciendo corre,

fue desconocida por los amigos

en los corredores del horror,

la que esposada cura a la otra, le da cariсo

la que deshojaba sus dedos para contar los meses

estб alambrada.

Rota de mн

esperando su cuerpo

en el fondo del mar.

[De El viento de los náufragos]

Esta es la parte 1 de un total de 1 partes en la serie Poesía latinoamericana
Adriana Briff
Adriana es educadora en el Distrito de San Carlos, California.Tiene una licenciatura en Comunicación Social de la Facultad de Ciencias Políticas, de la Universidad Nacional de Rosario. Madre de Dante, un joven autista de 23 años, Adriana disfruta en escribir crónicas diarias, que ella ha titulado "Fotos con palabras". Sus textos pueden verse en Facebook. También ha publicado en las revistas Urbanave y en Brando, del Diario Nación y Página 12 Rosario.

Comenta aquí / Comment here

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe una revista semanal con lo más nuevo de HispanicLA y con los artículos que hicieron historia.

En portada

Walt Whitman: Canto a mí mismo; prólogo y traducción de Jorge Luis Borges

0
Presentamos en Hispanic L.A. el prólogo de Borges a su propia traducción del Song of Myself de Walt Whitman, la traducción misma y el original en su versión de 1892, además de varios facsímiles del manuscrito original con las correcciones del poeta

Lo más reciente

Relacionado