La gerontocracia cubana, récord mundial

La gerontocracia cubana, récord mundial

Es una lástima que la organización a cargo del Libro Guinness de Records Mundiales no tenga más chispa y le pasen por delante carretas y carretones sin detectarlos.

Es mucho lo que se pierde al no poner un poco de atención en Cuba. Se le han escapado ya dos plusmarcas difícilmente superables: Fidel Castro es el único terrícola que sin ser rey o príncipe ha estado 50 años en el poder, y la isla es el único país en la historia moderna que ha tenido dos dictadores simultáneos avalados por una Constitución.

Cualquier simple aficionado en estas lides recordistas se puede dar banquete hallando marcas mundiales “made in Cuba”. Por ejemplo, hace poco vi una foto reciente en la que se ven juntos a Raúl Castro (78 años), Jose R. Machado Ventura (79), Ramiro Valdés (77) y Juan Almeida (82). Hice una breve pesquisa y salió a la luz otra plusmarca: la máxima dirección política y gubernamental de Cuba es la más anciana del planeta.

Esos cuatro comandantes históricos de la foto –Machado Ventura es también comandante de la Sierra–, junto con Fidel (83 años), controlan por completo el Buró Político del Partido Comunista (BP), máxima instancia de poder según la actual Constitución. El promedio de edad de los cinco es de 80 años.

A ellos deben agregarse los otros cinco hombres más poderosos del país, los generales Julio Casas Regueiro (74), ministro de Defensa; Abelardo Colomé Ibarra (70), ministro del Interior; Alvaro López Miera (66), Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas; Carlos Fernández Gondín (70), viceministro primero del Interior a cargo de la Seguridad del Estado y la represión; y Leopoldo Cintas Frías (68), viceministro primero de las FAR.

Esos 10 hombres, todos comandantes o generales constituyens la creme de la creme de la cúpula castrista. Son quienes tienen la sartén por el mango, pues ocupan los cargos en los que descansa el máximo poder politico y represivo-militar de la nación. Y esa super cúspide dictatorial, en la que no hay ni un civil siquiera para guardar la forma, tiene una edad promedio de 73.7 años.

Lea también / Read Also
Víctor Jara, el cantautor de la revolución, asesinado hace 46 años

A ese grupo todopoderoso hay que añadirle las seis figuras que completan la cabeza del régimen, por decisión de los Castro: Esteban Lazo (66), íntimo de Raúl, vicepresidente del Consejo de Estado y superpesado en el BP; el general Ulises Rosales del Toro (67), igualmente íntimo de Raúl y vicepresidente del gobierno; Ricardo Alarcón (72), presidente de la Asamblea Nacional; Guillermo García (81), el otro Comandante de la Revolución (junto con Valdés y Almeida); y José Ramón “El Gallego” Fernández (86), muy allegado a Raúl y el vicepresidente histórico del gobierno.

La edad promedio de esos 16 jerarcas principales de Cuba es de 74.6 años. Cuatro de ellos tienen más de 80 años y siete son septuagenarios. Si revisamos la edad del BP completo, el promedio es de 65 años, y la del Consejo de Estado es de casi 70 años. De manera que 2,500 años después de las sesiones del Consejo de Ancianos ateniense, o la Gerusía de Esparta, en Cuba gobierna igualmente una gerontocracia, sólo que estos viejitos isleños ni son sabios, ni tienen las buenas intenciones de aquellos.

En China y Vietnam, que emulaban con los soviéticos en la longevidad de su dirigencia comunista, ya no es así. Hoy la edad promedio del BP del PC de China es de 63.8 años, y la de la cúpula vietnamita es de 61.6 años. Y no hay ninguna otra élite gobernante planetaria que compita con los casi 75 años de la de Cuba.

Burla a los “vejestorios” soviéticos

Lea también / Read Also
EL SENDERO DE LOS SUEÑOS: Segunda semana

Lo irónico es que hasta los años 80 en Cuba se burlaban de los “vejestorios” que integraban la cúpula gubernamental y partidista de la Unión Soviética y de Europa del Este, China, Vietnam, Mongolia y Corea del Norte.

Fui testigo presencial, en dos ocasiones, de cómo Fidel Castro hacía chistes en privado sobre el “asilo de ancianos” soviético y el chino. Aquellas bromas eran comunes entre la nomenklatura castrista y en la población.

Cuando en 1981 se supo que Brezhnev estaba delicado de salud se extendió en la cúspide cubana y en toda la isla el temor de que a su muerte asumiese el mando el número dos del Kremlin, Mijail Suslov, ideólogo del PC desde los tiempos de Stalin — quien lo nombró director de Pravda en 1947. El temor no era por ser Suslov un ortodoxo de línea dura contrario a todo “aligeramiento” del sistema comunista, sino porque tenía 79 años.

Cuando Suslov murió, en enero de 1982, la noticia fue recibida con alivio en La Habana. Ya un casi octogenario no relevaría a Brezhnev. Y cuando éste ultimo murió, 10 meses después, la designación del jefe de la KGB, Yuri Andropov, fue recibida por la dirigencia cubana como un paso de avance, pues Andropov “sólo” tenía 68 años.

Andropov falleció 15 meses más tarde, en febrero de 1984, y el nombramiento de Konstantin Chernenko para sucederle fue considerado en Cuba como un disparate, pues el nuevo líder soviético tenía 73 años. Chernenko duró solo 13 meses, y a su muerte la preocupación en la isla era que le correspondía el cargo a Andrei Gromiko, canciller soviético desde 1957 y el miembro del BP con más “areté” (como diría Homero), un “carcamal” de 76 años.

Pero Gromiko sorprendió a todos. No aceptó el cargo y sacó de la manga a Mijail Gorbachov, un “mozuelo” de 54 años, a quien propuso y fue elegido — el 11 de marzo de 1985– como nuevo jefe supremo de la URSS.

Lea también / Read Also
De Ballesteros a Neunen bajo una sucia nube rosada

A Castro esta vez no le gustó la jugada, pues como le llevaba cinco años de edad a Gorbachov se percató de que ahora el vejestorio era él .

Otros cuatro récords

Pero los récords no escampan. “El Gallego” Fernández, nacido en 1923, es ministro desde 1972 y vicepresidente del gobierno desde 1978. Difícilmente haya otro ministro en alguna parte que tenga 86 años, que lleve 37 años en el gabinete, y que haya hoy otro vicepresidente de un país en toda la galaxia que se haya mantenido en el cargo por 31 años.

Por otra parte, Raúl Castro fue ministro de Defensa durante 48 años y 4 meses. ¿Hay algún colega que le haga sombra siquiera?

Lo que explica el enquistamiento de esta gerontocracia es que Fidel y Raúl Castro sólo confían en ellos mismos y en los históricos de la Sierra Maestra. Perciben que únicamente así evitan toda “idea fresca” aperturista que agriete su férreo monopolio del poder. Solo así se garantizan a sí mismos el disfrute de lo que Fidel cínicamente llama “la miel del poder” cuando se refiere a terceros y no a él y sus apadrinados, miel que significa el goce de una dolce vita tan insólita como inmoral, afincada en la miseria y la desesperanza de 11 millones de conciudadanos.

De esta forma la élite castrista eterniza el inmovilismo y la continuidad del “nazionalsocialismo” que ha convertido en ruinas a un país que en 1958 duplicaba el ingreso per cápita de España y casi igualaba el de Italia.

Moraleja: los Castro y sus estrujados colaboradores de cabecera le temen a las ideas renovadoras y al cambio más que el conde Drácula a la cruz.

Roberto Alvarez-Quinones
Acerca de Roberto Alvarez-Quinones 40 Articles
Roberto Alvarez Quiñones (1941), periodista, economista y licenciado en Historia cubano residente en California, con 40 años de experiencia como columnista en el área económica, primero en Cuba en el periódico “Granma” (1968-1995), y simultáneamente en la Televisión Cubana, donde fue comentarista de economía internacional, desde 1982 a 1992. Profesor de la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Habana desde 1982 a 1992. Llegó a EEUU en 1995, y en 1996 comenzó a trabajar en el diario “La Opinión” de Los Angeles, donde fue editor y columnista de las secciones de Negocios, Latinoamérica, El Mundo, y el suplemento “Tu Casa” (bienes raíces), hasta 2008. Actualmente es analista económico de Telemundo (TV), y escribe columnas y artículos para varios medios en español de EEUU y España. Es autor de 6 libros, 4 publicados en La Habana y 2 en Caracas, Venezuela. Ha recibido 11 premios de periodismo.

2 Comments

  1. Es un fenómeno digno de ser observado, especialmente desde nuestro punto de vista, tan marcado por la televisión. Cristina Fernández tiene muy lindo cabello, muy vistoso y, asimismo, los Obama tienen un look de avasallante atractivo, Rodriguez Zapatero es guapetón. Ninguna de estas apreciaciones prometen que estos dedicados gobernantes resulten más responsables, más talentosos o más valientes que sus colegas vejetes. Claro, dado que los vejetes no han sido elegidos sino que se han emplazado en sus puestos de poder muy a la fuerza, sentimos rechazo, yo siento un profundo rechazo…pero no es la edad lo que me repele.
    Si Ang Sang Su Ki fuese fofa, gordita y feúcha…¿la querríamos como la queremos?

  2. Amigos, esto es excelente, tanto el articulo como la foto. Me complace mucho, Roberto, que te estes convirtiendo en el seguidor de los records de este tipo de gente y de Gobierno. Creo que ello contribuye mucho a dar prueba fehaciente al mundo de toda la hipocresia y desfachatez de una dictadura durante cincuenta anos y mas, y de como esta ultraizquierda es lo mismo que la ultraderecha. Han tenido siempre los mismos objetivos: vivir a costa del sufrimiento de los demas. No habia visto aun una foto y un articulo que ilustrara esto de mejor manera que como aparece aqui. Felicitaciones para el articulista y para quien selecciono esta foto

Los comentarios están cerrados.