Hispanic L.A.SociedadPeriodismoLa objetividad en la...

La objetividad en la prensa

La objetividad en la prensa, en principio, está garantizada desde que hay un compromiso deontológico del periodista y una seria tarea de investigación. Lo rutinario pasa a ser reconvertir información en palabras, audio o imágenes y asegurarse de que llegue al público.

¿Cómo salir indemnes del desconcierto?

Mientras tanto la verdad de la información viaja de incógnito. Tomemos el caso de las mascarillas o tapabocas. Vimos en la pandemia a profesionales de la sanidad que con similares cualificaciones apoyaban su uso y lo contrario. Lo mismo en el caso de  las vacunas, unos que sí (una buena mayoría) y otros que no. Aún resuena la noticia del tenista Djokovic confesando que él no se vacuna.

Casos con la verdad comprometida, abundan. Todos recordarán que cuando Barak Obama ganó las elecciones presidenciales se publicó la noticia de que era el primer presidente “negro” (o “afroamericano”) de nuestro país. ¿Seguro? Pues es fácil disentir porque si el padre de Obama es “negro” y su madre “blanca”, ¿por qué sería “negro” y no “blanco”? ¿Dónde está la objetividad lógica? De hecho, es una humillación hacia las mujeres blancas. ¿Es que lo “blanco” de una mujer vale menos que lo “negro” de un hombre? Hay una conclusión obvia: ¿no será que blanco y negro no sirven con personas? ¿Se llevó el caso a la Corte Suprema? ¿Acaso hay colores legales?.

Lee también:   Amenaza de recesión y crisis económica

Hablando de colores, Amanda Gorman ha publicado recientemente un libro de poesía: “Call us what we carry”.

Gorman, la poeta que leyó poesía el día de la toma de posesión de Biden, nos confiesa que de joven creía que la poesía era cosa de “blancos y viejos”. Total: que no se sentía representada.

La decisión afecta el grosor de la verdad

Aún siendo verdad, ¿sacamos la conclusión de que se debe promocionar a más poetas jóvenes y afroamericanas, o que, en poesía, y en general, hay que dar su espacio a una mayor variedad de sensibilidades?

El título del libro de Gorman se ha traducido al español como “Mi nombre es nosotros” y da pie a hurgar más en la noticia. Se nos hace poco verosímil que una joven que exige que sus traductores sean mujeres apruebe un “nosotros” inclusivo. Con la traducción, en cualquier caso, nos acercamos transversalmente a la verdad de la noticia.

Basternier periodismo
Miguel Ángel Bastenier Martinez( Barcelona, septiembre 1940, 28 de abril de 2017). Periodista, columnista, editor, autor e historiador.

Para terminar, una loa a la prensa hispana. Se convierte en noticia porque la Escuela de periodismo de Northwestern acaba de publicar que la prensa local en español no solo añade una capa más de verdad a la sociedad, sino que donde circula, encontramos menos pobreza, más educación, y sociedades más cohesionadas. (Northwestern University´s Medill School of Journalism, Media and Integrated Communications, v. Bauder, 2022).

Lee también:   El romanticismo de la precariedad laboral
Perfil del autor

Luis Silva-Villar, PhD, earned his Master of Arts in music and classical guitar from the Real Conservatorio Superior de Música de Madrid and his licensure in Hispanic language and literature from Universidad Complutense de Madrid, as well as a Master of Arts in Spanish from the University of California Los Angeles. Silva-Villar went on to earn his PhD in Hispanic Languages and Literatures from UCLA as well. He teaches First-Year Spanish, Advanced Spanish Grammar, History and Culture of Spain, Spanish and the Nature of Language, among others. Silva-Villar's research interests include Spanish language and linguistics, Spanish in the U.S., language variation, language in the media, Spanish heritage speakers and foreign language education.

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado